See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El ejercicio intenso reduce riesgo cardiaco

Estudio encuentra que trotar, remar y levantar pesas son los mejores

Martes, 22 octubre (HealthDayNews) -- ¿Deseas mejorar tu salud cardiaca? Corre mientras puedas, no camines. Rema en el agua en lugar de jugar con ella.

Un nuevo estudio añade un nuevo giro a la teoría de "no hay ganancia, sin dolor" al encontrar que la intensidad incrementada del ejercicio reduce significativamente el riesgo de cardiopatía coronaria (CHD, por sus siglas en inglés) en hombres. La investigación aparece en la "Journal of the American Medical Association" de mañana.

"Todos sabemos que la actividad física es buena para las condiciones cardiacas. Esta es la primera vez que hemos demostrado que la intensidad del ejercicio más allá de la cantidad de energía utilizada, hace la diferencia", dijo el doctor Frank Hu, autor titular del estudio y un profesor asociado de nutrición en Escuela de Salud Pública de Harvard. "Si el ejercicio es adecuado para las personas, creo que éstas deben procurar hacer ejercicios más vigorosos debido a la cantidad de energía utilizada".

En otras palabras, si puedes quemar 100 calorías, caminando durante una hora o corriendo por media, elige correr.

La asociación entre la actividad aeróbica y el riesgo reducido para la CHD se esperaba. Más sorprendentes fueron los resultados que documentan una reducción de riesgo similar con el entrenamiento con pesas. "Este es el primer estudio que evalúa directamente la relación entre el entrenamiento con pesas y el riesgo de CHD, y ésta es la primera evidencia de que el entrenamiento de resistencia es beneficioso contra la cardiopatía", dijo Hu.

El estudio examinó un grupo de 44,452 dentistas, optómetras, farmacéuticos, podiatras, osteópatas y veterinarios varones enlistados en el Estudio de Seguimiento a Profesionales de la Salud quienes fueron entrevistados en un intervalo de dos años entre 1986 y comienzos de 1998.

Los hombres que corrieron durante una hora o más cada semana tuvieron un 42 por ciento de riesgo reducido de CHD en comparación con los hombres quienes no corrieron. Los hombres quienes entrenaron con pesas por 30 minutos o más por semana tuvieron un 23 por ciento de riesgo reducido de CHD en comparación con aquellos que no lo hicieron. Remar durante una hora o más por semana se asoció con 18 por ciento de riesgo reducido. Una media hora o más de caminata rápida cada día también se asoció con un 18 por ciento de reducción en el riesgo de CHD. Mientras más rápido caminaban, mayor era la reducción.

Sin embargo, Hu dijo, "los hombres quienes hacían ejercicios una hora por semana tuvieron un 30 por ciento de riesgo reducido en comparación con quienes se ejercitaron una hora por semana. Esto es un estimado general y no considera tipos e intensidad de ejercicio".

Los hombres físicamente activos en el estudio solían tener índices de masa corporal más reducidos, menor consumo de grasa total, insumos mayores de fibra y alcohol y menores incidencias de fumar en hipertensión arterial.

"Esto ciertamente demuestra el enorme potencial del ejercicio en reducir el riesgo de cardiopatía", sostuvo Hu.

La actividad aeróbica, sabemos, tiene un efecto directo en el músculo cardiaco puede aumentar el colesterol bueno y reducir el colesterol malo, y puede reducir la hipertensión arterial. Entrenamiento con pesas no tiene un efecto directo en los músculos del corazón, pero puede tener un efecto beneficioso en la resistencia insulínica y la grasa corporal, que a su vez puede tener un efecto en las condiciones cardiacas.

El valor de un estudio como este es cómo se utiliza para combatir la "epidemia de pereza" en los Estados Unidos, dijo el doctor Alan Rozanski, director de cardiología nuclear y prueba de estrés cardiaco en St. Lukes-Roosevelt Hospital y profesor de medicina en el Colegio de Médicos y Cirujanos de Columbia University, ambos en la ciudad de Nueva York. "En un nivel social, tenemos que empezar un proceso donde difundamos el mensaje. El problema hoy día es que las personas entienden intelectualmente que el ejercicio es útil pero, debido a nuestro estilo de vida y la combinación de factores en nuestra sociedad, necesitamos traducir esto a la acción".

Actuales recomendaciones de ejercicios enfatizan actividades moderadamente intensas tales como caminar, y no hacen hincapié en el entrenamiento con pesas. "Nuestros resultados sugieren que el entrenamiento de resistencia se puede incorporar en combinación con el ejercicio aeróbico", señaló Hu.

Rozanski considera que las cosas necesitan ser más simples que esto: "Sube las escaleras en lugar de tomar elevador y lleva tus comestibles en lugar de pagar a alguien para que lo haga". La otra forma es demasiado conveniente. Piensas: ahorraré unos minutos aquí, otros minutos allá, pero literalmente estás perdiendo días, meses, minutos de tu vida".

Qué hacer

Para más sobre tu corazón y el ejercicio, visita el Centro de Acondicionamiento Personal de la Asociación Americana del Corazón. También puedes visitar HealthierUs.

Fuentes: Frank Hu, M.D., Ph.D., profesor asociado, nutrición, Escuela de Salud Pública de Harvard, Boston; Alan Rozanski, M.D., director, cardiología nuclear y centro de prueba de estrés cardiaco, St. Lukes-Roosevelt Hospital, y profesor, medicina, Colegio de Médicos y Cirujanos de Columbia University, ciudad de Nueva York; 23-30 octubre de 2002, "Journal of the American Medical Association"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined