¿Café antes de ir al gimnasio? Piénselo dos veces antes de tomarlo

Estudio halla que la cafeína reduce el flujo sanguíneo al corazón durante el ejercicio

MARTES 17 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Tomar una taza de café antes de una sesión de ejercicios tal vez no sea la mejor idea, según sugiere un estudio.

Investigadores en Suiza hallaron que la cantidad de cafeína contenida en dos tazas de café limita la capacidad del cuerpo para incrementar el flujo sanguíneo al corazón durante el ejercicio.

"Siempre que hacemos un ejercicio físico, el flujo sanguíneo miocárdico tiene que incrementarse en la misma medida que aumenta la necesidad de oxígeno. Hallamos que la cafeína puede afectar de forma adversa este mecanismo. Mitiga parcialmente el aumento necesario en el flujo", dijo en una declaración preparada el Dr. Philipp A. Kaufmann, del Hospital Universitario de Zurich y del Centro de Fisiología Humana Integral.

El estudio comprendió a 18 personas jóvenes y sanas que eran bebedores habituales de café. No bebieron nada de café durante 36 horas antes de la prueba del estudio. Los investigadores usaron la tomografía por emisión de positrones (TEP) de alta tecnología para medir el flujo sanguíneo al corazón de los participantes antes y después de pedalear una bicicleta estacionaria. Diez de los participantes lo hicieron en condiciones normales, y ocho hicieron el ejercicio en una cámara que simulaba que estaban a 15,000 pies de altitud.

Ambos grupos repitieron el procedimiento de la prueba tras ingerir una tableta que contenía 200 miligramos de cafeína, una cantidad equivalente a dos tazas de café.

Tal como se informa en la edición del 17 de enero del Journal of the American College of Cardiology, la cafeína no afectó el flujo sanguíneo al corazón cuando los participantes estaban inactivos. Sin embargo, las medidas tomadas inmediatamente después del ejercicio mostraron descensos en el flujo sanguíneo al corazón tras haber tomado las tabletas de cafeína, en comparación con los resultados previos.

El flujo sanguíneo al corazón era 22 por ciento menor en aquéllos que se ejercitaron bajo una presión de aire normal y 39 por ciento menor en los que se ejercitaron en la cámara de alta elevación, informaron los investigadores.

Consideran que la cafeína podría bloquear ciertos tipos de receptores en las paredes de los vasos sanguíneos, al interferir con el proceso de señalización normal que hace que los vasos sanguíneos se dilaten como respuesta al ejercicio.

"Aunque estos hallazgos parecen no tener una importancia clínica en voluntarios sanos, podrían levantar interrogantes con respecto a la seguridad de los pacientes que tienen una reserva reducida de flujo coronario, como la observada en la enfermedad de la arteria coronaria, especialmente antes del ejercicio físico y en la exposición a altas altitudes", escribieron los autores del estudio.

Aunque algunas personas consideran la cafeína como un estimulante, este estudio sugiere que podría no incrementar el rendimiento atlético.

"Ahora contamos con buena evidencia de que, al nivel del flujo sanguíneo miocárdico, la cafeína no es un estimulante útil. Podría ser un estimulante a nivel cerebral en términos de estar más despierto y alerta, lo que podría ofrecer de forma subjetiva la sensación de tener un mejor rendimiento físico. Pero en estos momentos no recomendaría a ningún atleta que bebiera cafeína antes de practicar deportes", dijo Kaufmann.

Más información

La Universidad del Estado de Iowa tiene más información sobre la cafeína y los atletas.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTE: American College of Cardiology, news release, Jan. 13, 2006
Consumer News in Spanish