See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los inmigrantes hacia los EE.UU. están asimilando la obesidad

Estudio halla grandes aumentos de peso entre mayor tiempo permanecen en el país

MARTES 14 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Entre más tiempo pasan los inmigrantes en los Estados Unidos, más posibilidades tendrán de adquirir lo que se está convirtiendo cada vez más en una características estadounidense, la obesidad.

Un reciente estudio señala que los inmigrantes que han vivido en este país por al menos quince años son casi igual de obesos a sus contrapartes nacidas en EE.UU. El aumento de peso pareció comenzar luego de que las personas habían estado viviendo en el país durante 10 años.

"Sorprende lo rápido que la gente cambia", aseguró la Dra. Mita Sanghavi Goel, autora líder del informe acerca de la tendencia que aparece en la edición del 15 de diciembre del Journal of the American Medical Association.

"En 15 años, tienen más posibilidades de verse como alguien que nació en EE.UU. que como un inmigrante recién llegado", aseguró Goel, instructora de medicina de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern de Chicago. "Es otra señal de alarma".

Los inmigrantes actualmente componen más del 11 por ciento de la población estadounidenses, más que muchos grupos minoritarios. En total, más de 127 millones de adultos estadounidenses tienen exceso de peso y unos 70 millones son obesos o gravemente obesos.

Un estudio anterior había hallado que permanecer más tiempo en los Estados Unidos estaba relacionado con la obesidad. El estudio, sin embargo, intentó determinar cuándo tenía lugar el aumento de peso y de cuánto era.

Goel y sus colegas analizaron la información que suministraron 32,374 personas que participaron en el 2000 National Health Interview Survey (Encuesta Nacional sobre Salud). El catorce por ciento de los que respondieron eran inmigrantes. La prevalencia de la obesidad fue del 16 por ciento entre los inmigrantes y del 22 por ciento entre los nacidos en los EE.UU.

Apenas el 8 por ciento de los inmigrantes que había vivido en los Estados Unidos durante menos de un año eran obesos, en comparación con el 19 por ciento de aquellos que han estado viviendo en el país por al menos 15 años. La relación se observó en todos los subgrupos de inmigrantes, con excepción de los de raza negra nacidos en el exterior.

Para una inmigrante típica de 1.60 m de estatura, hubo un aumento de peso de cuatro kilos y para un hombre típico de 1.75 m de estatura, el aumento fue de 5 kilos.

Este aumento de peso fue adicional a cualquier aumento debido a otros factores como la edad, el nivel de ingresos y la raza o etnia.

Aunque el estudio no estaba diseñado para entender con precisión por qué sucede esto, Goel tiene una teoría. "Imagínese que usted acaba de llegar como inmigrante a los Estados Unidos", comenzó. "Puede que viva en un centro urbano en el que haya otros inmigrantes como usted, haga compras en un supermercado local y prepare comidas tradicionales. Es posible que no tenga carro y entonces camine más frecuentemente".

Ahora imagínese que su trabajo cambia o que tiene hijos y se cambia a otro barrio. En ese momento puede comenzar a adquirir más hábitos estadounidenses, como comprar chocolates cerca al cajero del supermercado o conducir más que caminar.

"Los inmigrantes se convierten en estadounidenses relativamente rápido", agregó Maritza Marchante-Henry, nutricionista del Servicio de Enfermeras Visitadoras de la ciudad de Nueva York, que originalmente llegó de Cuba. "Quieren americanizarse. Se enfrentan a una gran variedad de alimentos distintos, como comidas rápidas por montón, que contienen mucha grasa y un alto contenido de sodio, incluso algunos contienen mucha azúcar".

Para complicar las cosas, el estudio halló que los inmigrantes tenían menos posibilidades que los individuos nacidos en los EE.UU. a informar que hubieran conversado con sus proveedores de atención de la salud sobre la dieta y el ejercicio (18 por ciento contra 24 por ciento).

Este fallo también podría ser una oportunidad, especialmente con los inmigrantes recién llegados. "Los inmigrantes generalmente tienden a estar más sanos cuando llegan por primera vez a los EE.UU.", aseguró Goel. "Eso cambia con el tiempo. Esta es la población ideal para abordar acerca de mantener comportamientos saludables".

Pero los proveedores de atención de la salud apenas son una pequeña parte del asunto, agregó Goel. La sociedad también tiene que implementar algunos cambios.

"Más implicaciones sobre políticas y acceso a alimentos saludables, así como qué hacer como sociedad para buscar la manera de tener alimentos que sean realmente saludables. ¿Será que son demasiado costosos para que la gente los compre? ¿Será que es más difícil conseguir frutas y verduras?", se preguntó. "¿Será que es muy fácil subirse a un carro y conducir hacia algún lado? Quizá necesitemos crear un ambiente que estimule salir a caminar".

Más información

Visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention para más información acerca del exceso de peso y la obesidad.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Mita Sanghavi Goel, M.D., instructor, medicine, Feinberg School of Medicine, Northwestern University, Chicago; Maritza Marchante-Henry, R.D., nutritionist, Visiting Nurse Service, New York City; Dec. 15, 2004, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined