See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Nacidos para correr

Estudios con ratas sugieren que la resistencia comienza en los genes

LUNES 4 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Si no logra terminar la maratón o ni siquiera puede comenzarla, empiece buscando en su árbol genealógico.

Investigadores aseguran que estudios con animales sugieren que la tendencia de cada uno hacia el campo de juego o el sofá depende de los genes.

En una serie de experimentos que duraron 15 generaciones, las ratas criadas para desempeñarse mejor, corrieron más rápido y lograron resultados mejores que sus contrapartes sedentarias.

"Esto subraya el hecho de que la base genética de nuestra capacidad de resistencia es muy alta, sorprendentemente alta", aseguró Richard Howlett, profesor de la facultad de medicina de la Universidad de California en San Diego.

"Estas ratas estaban predestinadas a desempeñarse mejor", agregó el Dr. Todd Schlifstein, médico de medicina de rehabilitación deportiva del Centro Médico de la Universidad de Nueva York en esa ciudad.

Howlett es coautor de tres artículos que se presentan el 5 de abril en el congreso anual de la International Union of Physiological Sciences en San Diego. Los artículos forman parte de un proyecto mucho más amplio en el que participaron una gran cantidad de colaboradores.

El proyecto se realizó inicialmente tomando igual cantidad de ratas de laboratorio macho y hembra que habían sido procreadas en consanguinidad. "La idea es que son genéticamente similares, así que si se toman dos de la mismas población, las diferencias observadas no serán genéticas", explicó Howlett.

Aún en esta población inicial, algunas ratas corrieron bien en una caminadora y otras no.

Luego, los investigadores tomaron los 10 ó 20 mejores machos y hembras y los cruzaron. También tomaron 10 ó 12 de los que tenían el peor desempeño de cada sexo y los cruzaron. A ninguna de las ratas se le entrenó para correr en la caminadora.

Luego de siete generaciones, las ratas no entrenadas de la línea "atlética" tenían mayor resistencia y un consumo 12 por ciento mayor de oxígeno que las ratas sedentarias. Las diferencias se debieron principalmente a diferencias en el músculo esquelético, dijeron los investigadores.

"La mayor parte de la divergencia entre los dos grupos [en la utilización del oxígeno y la mejor resistencia] estaba a nivel muscular", explicó Howett. "El músculo podría tomar y utilizar más oxígeno, pero el cuerpo no rindió necesariamente más.

Los investigadores ya habían presentado antes sus hallazgos.

Ahora, Howlett y sus colegas están presentando los resultados de la décimo quinta generación, en la que las diferencias en el rendimiento entre ambas líneas fueron aún mayores. Hubo una diferencia 44 por ciento mayor en el consumo de oxígeno y la resistencia entre la décimo quinta generación y la séptima.

Y los cambios biomecánicos en el desempeño se observaron en otros lugares del cuerpo. "Vimos más cambios en la función pulmonar y cardiovascular. La estructura y función del corazón y la estructura y función del pulmón habían mejorado", relató Howlett. "Respiraban más veces por minuto y bombeaban más sangre, a la vez que suministraban más oxígeno al músculo. Los músculos seguían siendo distintos, pero todo lo demás se había igualado".

Los roedores "atletas de élite" tenían corazones 16 por ciento más grandes y un flujo sanguíneo 33 veces mayor. Los pulmones también eran 17 por ciento mayores y podían suministrar oxígeno con mayor eficacia.

"En cuando al desempeño, esta es una diferencia bien marcada", agregó Howlett. "No son cambios pequeños. En cuanto a extenuarse corriendo, la diferencia es de tres o cuatro veces. La velocidad es de dos a dos y media veces mayor".

¿Qué significa todo esto para los bípedos humanos?

Aunque la investigación sugiere que la destreza atlética puede estar en los genes, Howlett dijo, "lamentablemente , para nosotros, no podemos escoger a nuestros padres".

"Las personas de élite lo son por una razón, aunque la dieta y otros aspectos mentales podrían ayudar a mejorar el desempeño", agregó. "No es una regla de oro, pero siempre habrá algunos límites".

Y traducir los hallazgos de las ratas a los de los humanos puede ser complicado, señaló Schlifstein.

Aún así, podría llevar a otras investigaciones interesantes, como determinar que mecanismos genéticos podrían ser responsables por el mejor desempeño de las ratas de élite. De hecho, las ratas de los dos grupos siguen siendo criadas para llevar más allá los estudios.

Los expertos indicaron que la investigación podría llevar algún día a terapias para mejorar los problemas musculares, cardiovasculares y respiratorios de las personas.

Más información

El American Council on Exercise tiene más información acerca del ejercicio, incluso para los sedentarios.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Richard Howlett, Ph.D., faculty member, department of medicine, University of California, San Diego; Todd Schlifstein, M.D., sports rehabilitation physician, New York University Medical Center, and assistant professor, rehabilitation medicine, New York University School of Medicine, New York City; April 5, 2005, presentations, Congress of the International Union of Physiological Sciences, San Diego
Consumer News in Spanish