See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Botox alivia la distonia

Estudio holandés halla que el 70 por ciento de los pacientes informó sobre mejorías importantes

JUEVES 21 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Botox, bastante celebrado ya por sus propiedades para borrar las arrugas, ahora también se está proclamando como tratamiento eficaz para la distonia.

"Este estudio ofrece evidencia abundante del efecto beneficioso de la toxina botulínica sobre la distonia", aseguró el Dr. Jose Kruisdijk, autor líder del estudio, del departamento de neurología del Centro médico académico de Ámsterdam, Países Bajos.

"Las inyecciones de la toxina botulínica pueden ser administradas por un neurólogo u otro especialista que tenga algo de experiencia con el tratamiento", agregó Kruisdijk.

Los expertos externos recomendaron precaución. "El estudio muestra algo de evidencia sobre la eficacia, pero es relativamente pequeño y sólo es un artículo, por lo que es difícil generalizar", aseguró el Dr. Robert A. Weber, profesor asociado de cirugía del Colegio de medicina del Centro de ciencias de la salud A & M de Texas y jefe de la sección de cirugía de la mano del Hospital Scott & White.

La distonia se refiere a contracciones musculares involuntarias de los dedos, la mano o el brazo al escribir o realizar otras actividades manuales. En la cuarta parte de los casos, la afección se presenta en ambas manos. Según los autores, en general, la distonia afecta a entre tres y siete de cada 100,000 personas, una proporción relativamente reducida, pero puede afectar negativamente el trabajo, la autoestima y la vida social, entre otras cosas.

Weber tuvo un paciente que era primer violín y tuvo que enfrentarse al horror de que su mano se moviera por sí sola y soltara el arco en la mitad de un solo. Otros pacientes sólo pueden usar sus manos durante algunos minutos antes de que la distonia comience.

No existen medicamentos efectivos para el tratamiento de la distonia. Otras terapias, como la relajación, al hipnosis, la retroalimentación y la acupuntura sólo tienen un éxito limitado.

La toxina botulínica tipo A es un complejo proteínico producido por la bacteria Clostridium botulinum y contiene la misma toxina que causa intoxicación alimenticia. Pero la toxina botulínica purificada y esterilizada en pequeñas dosis también bloquea la liberación de acetilcolina, una sustancia química producida por las neuronas que le indica a los músculos cuándo contraerse.

La sustancia fue aprobada por primera vez en 1988 para el tratamiento de los problemas oculares como la ambliopía. Luego, recibió la aprobación de la U.S. Food and Drug Administration para el tratamiento de un trastorno del movimiento que causa contracciones del cuello y los hombros. También se utiliza para ayudar a las víctimas de accidente cerebrovascular para recuperar algo de la función de las extremidades y para ayudar a los niños que tienen parálisis cerebral.

Para el nuevo estudio, que aparece en la edición en línea del 20 de diciembre Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry, se asignó aleatoriamente a 40 pacientes de distonia para que recibieran inyecciones de Botox o de un placebo durante 12 semanas.

Catorce de los 20 pacientes (el 70 por ciento) que recibieron Botox informó sobre mejorías significativas y eligió continuar con el tratamiento. Apenas seis de cada 19 pacientes (el 31.6 por ciento) del grupo del placebo informó sobre mejorías y su deseo de continuar. Una persona abandonó el ensayo.

Los participantes que recibieron inyecciones de Botox también obtuvieron mejores clasificaciones en las escalas clínicas.

Luego de un año, el 50 por ciento de los participantes originales seguía recibiendo inyecciones de Botox y las encontraba provechosas.

Algunos de los participantes informaron sobre debilidad ligera en las manos, pero este efecto secundario por lo general fue transitorio.

Esta debilidad muscular es una de las desventajas principales del Botox y una de las razones por las que Weber aseguró que no lo utilizó. Otra desventaja es el hecho de que Botox no es un tratamiento permanente.

En este estudio, los pacientes obtuvieron alivio de la distonia durante 3 a 18 meses y tuvieron un periodo libre de síntomas de cuatro meses y medio, en promedio. Los efectos de Botox no son permanentes y exigen inyecciones reiteradas alrededor de cada tres meses.

Según los investigadores, el ensayo fue el de mayor tamaño realizado hasta la fecha sobre el tema.

"Nuestro estudio es el primer ensayo doble ciego aleatorio controlado por placebo de gran tamaño sobre los efectos del tratamiento con la toxina botulínica para la disnea", aseguró Kruisdijk. "Anteriormente se informó sobre estudios de etiqueta abierta y pequeños ensayos aleatorios controlados y mostraron resultados positivos".

Además, para los autores, los hallazgos no fueron sorprendentes.

"Los resultados fueron acordes con nuestras expectativas", sostuvo Kruisdijk.

Más información

Para saber más sobre Botox, visite la U.S. Food and Drug Administration.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Jose Kruisdijk, M.D., department of neurology, Academic Medical Centre, Amsterdam, The Netherlands; Robert A. Weber, M.D., associate professor of surgery, Texas A&M Health Science Center College of Medicine, College Station, Texas, and chief, Section of Hand Surgery, Scott & White Hospital, Temple Texas; Dec. 20, 2006, Journal of Neurology Neurosurgery and Psychiatry, online
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined