En los castillos de arena, los gérmenes son reyes

Una encuesta encuentra que es más seguro dejar que la playa se quede en los pies en lugar de en las manso

MARTES, 14 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Investigadores advierten que hay que tener cuidado con los peligros que acechan en los castillos de arena.

Científicos de la Agencia de Protección Medioambiental de EE. UU. y de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill han encontrado que los amantes de la playa que construyen castillos de arena están en mayor riesgo de desarrollar diarrea y enfermedades gastrointestinales que las personas que evitan cavar en la arena.

Y si alguien se entierra en la arena, está en un riesgo aún mayor, según un estudio que se publicó hace poco en línea en la revista American Journal of Epidemiology.

"La arena de la playa puede contener indicadores de contaminación fecal", apuntó Chris Heaney, autor principal del estudio y estudiante postdoctoral de epidemiología en la Universidad de Carolina del Norte. "Este es uno de los primeros estudios en mostrar una relación entre actividades específicas que conllevan contacto con la arena y enfermedades", explicó en un comunicado de prensa de la universidad.

Heaney y los demás investigadores usaron datos de más de 27,000 personas que participaron en el Estudio nacional de evaluación epidemiológica y ambiental sobre usos recreativos del agua. Se entrevistó a personas que fueron a la playa en siete lugares de agua marina y dulce, todos a poca distancia de descargas de plantas de aguas negras. Sin embargo, se desconocía la fuente real de la arena infectada, y tal vez incluya contaminación de desperdicios locales o animales.

La encuesta preguntó a la gente cuánto y qué tipo de contacto habían tenido con la arena durante una visita reciente a la playa. Dos semanas más tarde, los investigadores los entrevistaron de nuevo para establecer si habían experimentado cualquier síntoma de enfermedad.

Alrededor del trece por ciento de los encuestados que cavaron en la arena, construyeron castillos o realizaron actividades parecidas reportaron problemas gastrointestinales. Pero esa cifra aumentó a 23 por ciento entre las personas que informaron haberse enterrado en la arena. Los investigadores también encontraron evidencia de erupciones cutáneas, dolores de oído, problemas en los ojos y enfermedades del tracto respiratorio superior.

Los autores del estudio advirtieron al público no preocuparse demasiado sobre los hallazgos del estudio. Después de todo, millones de estadounidenses visitan playas cada verano, y la cantidad de infección fue en realidad de menos de diez por ciento en todos los grupos de edad, apuntó Heaney.

Aún así, los visitantes de playas pueden tomar algunas precauciones después jugar con arena. Tim Wade, epidemiólogo de la EPA y autor principal del estudio, aconsejó lavarse las manos o usar un gel desinfectante.

Wade añadió que "no debe disuadirse a la gente de disfrutar la arena de la playa".

Más información

Para más información sobre algunos tipos de bacterias encontrados en la arena, visite la Surfrider Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTE: University of North Carolina at Chapel Hill, news release, July 9, 2009
Consumer News in Spanish