JUEVES 24 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Seis infecciones de fácil tratamiento son responsables de la mayoría de muertes de niños pequeños de los países en vías de desarrollo, de acuerdo con un reciente informe de investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Lo más trágico, afirman los expertos, es que todas estas enfermedades son fáciles de tratar.

De los 10.6 millones de niños menores de 5 años que mueren cada año alrededor del mundo, la mayoría cae víctima de la neumonía (19 por ciento), la diarrea crónica (18 por ciento), la infección sanguínea o neumonía del recién nacido (10 por ciento), parto prematuro (10 por ciento) y asfixia al nacer (8 por ciento), de acuerdo con los resultados de un estudio que aparece en la edición del 26 de marzo de The Lancet.

Desafortunadamente, estas tristes estadísticas son principalmente innecesarias, pues cada uno de estos problemas "es en gran parte susceptible a una simple intervención", de acuerdo con el coautor del estudio, el Dr. Robert E. Black, profesor y presidente del Departamento de Salud Internacional de la Facultad Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins.

Cerca del 98 por ciento de esas muertes ocurre en países en desarrollo, apuntó Black. De las muertes de niños, el 42 por ciento ocurre en África, mientras que otro 29 por ciento ocurre en el suroriente asiático.

A pesar de la carga sostenida de alta mortalidad infantil de enfermedades como la neumonía y la diarrea, la mayoría de estadounidenses no está consciente de que estas enfermedades tienen un precio tan trágico. Black apuntó que, en los Estados Unidos, la percepción es que las causas principales de muerte entre los niños alrededor del mundo son el VIH/SIDA y la desnutrición.

La desnutrición es la causa subyacente del 53 por ciento de las muertes, según el informe, ya que hace que los niños sean vulnerables a las enfermedades. Por otro lado, el VIH/SIDA, si bien es un problema serio, no es la peor amenaza para los niños en los países en desarrollo.

"Claramente, hay importantes causas de enfermedades infecciosas que son predominantes y no son el SIDA", apuntó Black. "En los niños de 5 años, el SIDA es responsable por sólo el 3 por ciento de las muertes infantiles".

Black subrayó que la mayoría de estas muertes son evitables. "Tenemos la oportunidad de reducir estar muertes muy drásticamente con medios muy asequibles y fáciles de proporcionar", señaló. "Y no lo estamos haciendo". Estima que si se trataran las enfermedades, las muertes entre los niños pequeños se podrían reducir en dos tercios.

Sin embargo, mejores tratamientos requerirían una acción política que simplemente no está ocurriendo. "Todavía no hay ni la conciencia global ni la voluntad política para hacer que suceda", dijo Black.

Un factor clave estaría dirigido a fortalecer los sistemas de atención sanitaria existentes en los países más pobres. "No hay necesidad de construir hospitales bonitos", apuntó Black. "Lo que necesitamos es un sistema de entrega que alcance a las comunidades".

Opina que los recursos de los EE.UU. dedicados a la atención sanitaria en el mundo en desarrollo muchas veces no dan en el clavo. "No estamos dirigiendo nuestra ayuda extranjera racionalmente", dijo. "En proporción con la ayuda militar, dirigimos sólo una cantidad muy pequeña a problemas en los sectores de salud y sociales".

Dentro de la atención sanitaria, arguyó Black, se gasta demasiado en el SIDA a costo de las demás enfermedades infecciosas mencionadas. "La cantidad de dinero que va hacia el SIDA es de alta prioridad", señaló. "Pero no debería dominar el patrocinio".

Además, anotó Black, "los EE.UU. está entre los peores países del mundo en términos de contribuciones a la ayuda extranjera".

De acuerdo con Black, los países ricos han prometido que cada uno donará el 0.7 por ciento de su producto interno bruto a la ayuda internacional. "Actualmente, los EE.UU. se encuentra en 0.17 por ciento, mientras que los países europeos han alcanzado el 0.7 por ciento", apuntó Black. "Los EE.UU. asiste a conferencias y promete ayuda adicional, pero no la materializa".

El experto de la Johns Hopkins también culpa a organizaciones internacionales como el UNICEF y la OMS. "Hasta hace poco, estos grupos no se han concentrado en la supervivencia infantil como un gran problema internacional, un importante derecho de los niños del mundo a sobrevivir".

En un comentario acompañante en la publicación, Peter Byass, de la Universidad de Umea en Suecia escribe: "Contar a los niños del mundo no es todo lo que implica hacer que los niños del mundo cuenten. Es importante ver el determinante más importante de todos de la muerte infantil, que tiene que ser la pobreza. La mortalidad infantil está inversamente relacionada de manera muy fuerte con el gasto en salud per cápita. En el mundo de hoy, un niño etíope tiene 30 veces más probabilidades de morir antes de alcanzar su quinto cumpleaños que un niño de Europa occidental".

El Dr. David L. Katz, profesor asociado clínico de salud pública y director del Centro de Investigación de la Prevención de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale dijo que "el objetivo de reducir la mortalidad entre la población global de niños menores de 5 años para 2015, mencionado en la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, es loable. Pero sin los medios para alcanzar estas nobles metas, la declaración es tan sólo un chorro de tinta".

Katz afirmó que los niños no saben nada de fronteras políticas ni de ideología. "Si la tragedia de estos inocentes nos ayuda a ver que sólo hay un mundo para la salud pública, comenzaremos el progreso hacia la meta de la Declaración del Milenio".

Katz considera que si cada padre pensara "¿y si fuera mi hijo?" todos los niños del mundo recibirían la mejor salud pública que podemos ofrecer. "Tenemos tanto los fines como los medios, pero falta mucho para que podamos dormirnos confiados en nuestro éxito", señaló.

Más información

La Organización Mundial de la Salud le puede dar más información sobre las enfermedades infantiles en los países en desarrollo.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ