El reemplazo hormonal podría elevar el riesgo enfermedad de la vesícula biliar de una mujer

Sin embargo, un estudio halla que si la terapia no se recibe por vía oral se podrían reducir las probabilidades

JUEVES, 10 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una mujer posmenopáusica que usa terapia de reemplazo hormonal (TRH) podría incrementar su riesgo de enfermedad de la vesícula biliar, según los investigadores, aunque el riesgo parece variar según la manera como recibe las hormonas.

"Para las mujeres que usan TRH, el riesgo de enfermedad de la vesícula biliar es menor si reciben la terapia por parche o gel, en lugar de tableta", anotó la Dra. Bette Liu, epidemióloga clínica de la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

"Existe evidencia creciente de que el parche podría tener menos efectos negativos que la pastilla. Necesitamos asegurarnos de que estamos hablando del parche de terapia de hormonal para la menopausia, no del anticonceptivo. Podría haber menos efectos adversos que si se toma estrógeno por vía oral", señaló la Dra. Patricia J. Sulak, profesora de ginecoobstetricia del Colegio de medicina del Centro de ciencias de la salud Texas A & M y ginecoobstetra de Scott & White.

Según Sulak, quien no participó en el estudio, la terapia hormonal se puede administrar por vía no oral de varias maneras, como gel (para frotar), el parche y hasta en aerosol.

Los parches y geles no solo son administrados en dosis bajas sino que no es necesario que sean metabolizados por el hígado, lo que reduce sus efectos sobre la vesícula, explicaron los autores. La vesícula biliar almacena la bilis producida en el hígado y menos estrógeno acumulado en la bilis podría explicar la reducción en el riesgo, según anotó el equipo.

Los hallazgos fueron publicados esta semana en la edición en línea de la revista British Medical Journal.

Grandes cantidades de mujeres siguen usando la TRH para aliviar los síntomas de la menopausia, a pesar de la evidencia de que tiene diversos riesgos para la salud, como mayores probabilidades de cáncer de mama y accidente cerebrovascular.

El riesgo de desarrollar enfermedad de la vesícula también aumenta al llegar a la menopausia y los expertos han sabido por mucho tiempo que la TRH aumenta este riesgo. Hasta ahora, sin embargo, nadie ha analizado si el riesgo varía según como se administre la TRH. Un estudio reciente sí halló que el riesgo de coágulos era inferior entre las mujeres que usaban TRH por partes en la piel, en comparación con las pastillas.

En el nuevo estudio, Liu y sus colegas examinaron datos sobre más de un millón de mujeres que habían participado en el Estudio del millón de mujeres en Inglaterra y Escocia. La edad promedio de las mujeres era de 56 y se les dio seguimiento durante un promedio de seis años.

Las mujeres que actualmente utilizaban TRH tenían 64 por ciento más probabilidades de resultar hospitalizadas por enfermedad de la vesícula, pero solo tuvieron 17 por ciento más probabilidades de ser admitidas si habían usado geles o parches.

Las dosis superiores de estrógeno se relacionaron con un mayor riesgo, en comparación con las dosis más bajas. El riesgo también se redujo entre más tiempo hubieran pasado las mujeres sin usar la TRH, aunque seguía habiendo algo de riesgo una década después de suspender el tratamiento.

El riesgo parecía reducirse principalmente al estrógeno. Agregar progesterona no tuvo un impacto significativo sobre el riesgo de enfermedad de la vesícula.

Los implantes de estrógeno implicaron un nivel de riesgo que se ubicó por debajo del que enfrentan las usuarias de TRH oral y las usuarias de parches o geles.

Entre las mujeres que usaron TRH, una colecistectomía (extirpación de la vesícula biliar) se pudo evitar por cada 140 mujeres que usaron terapia transdermal en lugar de terapia oral en un periodo de cinco años, según halló el equipo.

Según el estudio, cerca de 1.1 por ciento de las mujeres de mediana edad del R. U. que nunca han usado TRH terminarán sometiéndose a una colecistectomía. La proporción aumenta a 1.3 por ciento entre las mujeres que usaron parches o gel y a 2 por ciento para las mujeres que tomaron TRH en pastilla.

"A la mayoría de la gente le va bien con las pastillas, aunque algunos pacientes propensos a la enfermedad de la vesícula biliar o hasta a coágulos podrían obtener mejores resultados con el parche", señaló Sulak. "Sin embargo, no todas las mujeres pueden tolerar el parche. Podrían sufrir reacciones cutáneas o el parche se podría desprender".

Más información

Para más información sobre la terapia de reemplazo hormonal, visite Women's Health Initiative.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Patricia J. Sulak, M.D., professor, obstetrics/gynecology, Texas A&M Health Science Center College of Medicine, and an obstetrician/gynecologist, Scott & White; Bette Liu, clinical epidemiologist, University of Oxford, U.K.; July 10, 2008, online edition, British Medical Journal
Consumer News in Spanish