See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

ERGE: Mucho más que una simple acidez estomacal

El reflujo ácido puede causar serios problemas, aunque existen tratamientos beneficiosos

MARTES 23 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Tras la cena empieza, como se podía predecir, ese ardor miserable debajo del esternón. Una vez más, usted opta por el uso de antiácidos y bloqueadores de ácidos, pero nada parece eliminar ese infierno interno.

Tal vez sea más que un caso grave de indigestión. La acidez frecuente puede ser una señal de una condición potencialmente seria conocida como enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). A diferencia de muchas enfermedades crónicas, esta es una altamente tratable si los pacientes toman su medicación y se comprometen a ciertas modificaciones de estilo de vida.

"Del ochenta al 85 por ciento de los pacientes obtendrán grandes alivios de sus síntomas", afirmó el Dr. William Chey, vocero de la American Gastroenterological Association (AGA) y profesor asociado de medicina interna del Centro Médico de la Universidad de Michigan.

Esta enfermedad se encuentra entre los mensajes que los gastroenterólogos compartirán durante la semana de concienciación sobre ERGE del 21 al 27 de noviembre.

ERGE es el flujo ácido inverso que va del estómago hacia dentro del esófago. Bajo condiciones normales, un músculo denominado esfínter esofágico inferior actúa como una válvula entre el esófago y el estómago, contribuyendo a la prevención del reflujo ácido. Cuando falla en cerrar correctamente, el ácido puede filtrarse de nuevo en el esófago, de acuerdo con el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK).

Se estima que la ERGE afecta de un 5 a un 7 por ciento de la población mundial, de acuerdo con la International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders. Y aunque es común, el problema a menudo no es reconocido.

Las personas que tienen el reflujo ácido experimentan con frecuencia una acidez crónica, pero ese no es el único síntoma. A veces los que sufren de esta dolencia reportan dolor de pecho, problemas para tragar, ronquera, irritación crónica en la garganta y mal aliento. Los médicos apuntan que cualquiera que experimente síntomas severos con frecuencia debe procurar atención médica.

Sin el tratamiento adecuado, el reflujo ácido puede causar serias complicaciones, incluyendo un tipo de daño tisular conocido como esofagitis erosiva, una inflamación del esófago. Las personas que tienen esta condición pueden experimentar acidez estomacal de moderada a severa, hemorragias o vómitos, de acuerdo con la AGA.

Los comerciantes de reductores ácidos con receta resaltan el daño a largo plazo que puede provocar la ERGE. Aunque Chey indicó que aproximadamente el 75 por ciento de las personas con reflujo ácido no sufre de erosiones en las paredes del esófago.

"Parte de este énfasis con respecto a la esofagitis erosiva, considero, es algo exagerado", subrayó.

Los enfermos de ERGE también enfrentan un alto riesgo de padecer la enfermedad del esófago de Barrett, un cambio celular en la pared del esófago que puede conducir a un raro pero mortal tipo de cáncer del esófago, anotó el NIDDK. Para diagnosticar esta enfermedad, un médico debe introducir un tubo flexible conocido como endoscopio dentro del esófago y eliminar la muestra de cualquier tejido sospechoso para una biopsia.

A pesar que se desconoce el origen exacto de ERGE, el tener una hernia de hiato puede contribuir al problema, y facilitar que los ácidos estomacales suban. Otros factores como el sobrepeso, el consumo de alcohol, el tabaquismo o el embarazo pueden contribuir con la enfermedad.

Asimismo, se debe limitar el consumo de ciertos alimentos conocidos como detonantes de acidez estomacal. La lista de causantes potenciales abarca alimentos picantes, alimentos fritos, productos a base de tomate, alcohol, chocolate, cítricos, cafeína y menta. No hay que eliminar el consumo de estos alimentos por completo, sólo controlar su cantidad, indicó el Dr. J. Patrick Waring, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory en Atlanta.

Abstenerse de comer próximo a la hora de dormir y comer comidas más pequeñas también puede ayudar a reducir los síntomas. "Comer en demasía es posiblemente el mayor problema", agregó Waring, miembro del consejo de asesores de la International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders.

Pero aún las personas que disfrutan de comidas ocasionales de salchichas, cebollas, y pimientos no necesitan sufrir las consecuencias. Existen muchos medicamentos sin receta para aliviar la acidez.

Los antiácidos, la primera línea de defensa habitual contra la acidez estomacal, neutralizan los ácidos en el estomago y el esófago. Aunque son seguros, por lo regular ofrecen un alivio temporal. Los bloqueadores de ácidos sin receta, Tagamet, Pepcid, Axid y Zantac incluidos, también resultan efectivos y fáciles de tolerar para una ERGE moderada, apuntó la AGA.

Además, los que sufren de ERGE pueden tratar uno de los tan conocidos inhibidores de la bomba de protones, medicamentos que trabajan en parar la producción de ácidos en el estomago. Estos medicamentos, incluyendo las prescripciones de Prilosec, Prevacid, Protonix, Aciphex y Nexium, ofrecen alivio de los síntomas a largo plazo y curan la esofagitis erosiva. Un medicamento, el Prilosec OTC, está ahora disponible a los consumidores sin receta, expandiendo aún más las opciones de tratamientos para los que sufren de acidez estomacal con frecuencia.

"Prilosec es una medicina muy poderosa y realmente funciona muy, pero muy bien en el tratamiento de la acidez estomacal", recomendó Waring.

Sin embargo, una nueva investigación sugiere que el tomar los inhibidores de la bomba de protones por periodos prolongados puede incrementar el riesgo de desarrollar una neumonía. Un estudio holandés de 364,000 pacientes, publicado en la edición del 27 de octubre de Journal of the American Medical Association, encontró que el riesgo de neumonía casi fue el doble para las personas que tomaron el medicamento durante periodos prolongados.

Aún así, con tratamientos tan potentes a la mano, los enfermos de ERGE que no mejoran se están volviendo una clase rara, indicaron los médicos. Por lo tanto, los investigadores se están centrando en la pequeña porción de individuos que sufren síntomas persistentes a pesar del tratamiento.

"Los pacientes que vemos como especialistas son los que no se recuperan cuando los médicos de atención primaria hacen todo lo que deben hacer", declaró Chey.

Más información

La International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders tiene más información sobre le ERGE.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: William Chey, M.D., spokesman, American Gastroenterological Association, and associate professor, internal medicine, University of Michigan Medical Center, Ann Arbor; J. Patrick Waring, M.D., advisory board member, International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders, and professor of medicine, Emory University School of Medicine, Atlanta; National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, Bethesda, Md.
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined