Estudio revela cómo E. Coli se adhiere a los intestinos

Investigadores señalan que el hallazgo podría ayudar en la prevención y tratamiento de la enfermedad

LUNES 18 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Científicos estadounidenses han descubierto cómo una forma potencialmente mortal de la bacteria E. Coli se adhiere a y coloniza los intestinos.

La Escherichia Coli enterohemorrágica O157:H7A , o E. Coli, es una causa común de intoxicación alimentaria.

Los autores del estudio esperan que el descubrimiento pueda algún día contribuir al desarrollo de estrategias de prevención contra la enfermedad. Sin embargo, otros opinan que ese tipo de avance aún está muy lejos.

"El estudio fue realizado in vitro, y no en un modelo animal, humano o de cualquier otro tipo", anotó el Dr. Pascal James Imperato, profesor de servicio distinguido y presidente del departamento de medicina preventiva y salud comunitaria del Centro médico Downstate de la Universidad de Nueva York en esa misma ciudad. "Aún queda por demostrar si este resultado in vitro refleja lo que ocurre en [el intestino] vivo".

Existen varias cepas de E. Coli y una en particular, la E. Coli 0157:H7, puede ser mortal.

Las infecciones humanas más frecuentes resultan de la ingestión de carne molida de res sin cocer, debido a que el ganado porta el patógeno en sus intestinos sin enfermarse. La E. coli también puede contraerse al consumir productos lácteos contaminados, verduras, jugos no pasteurizados, a través del contacto directo con una persona infectada o al nadar en o beber aguas contaminas con aguas negras.

La infección por E. Coli 0157:H7 puede resultar en cólicos abdominales y diarrea sanguinolenta y, con menos frecuencia, en una afección llamada síndrome urémico hemolítico (SUH), que se caracteriza por anemia e insuficiencia renal y puede causar la muerte.

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention estiman que alrededor de 73,000 infecciones y 61 muertes se deben al E. Coli 0157:H7 cada año. Los niños pequeños y los adultos mayores son especialmente propensos a desarrollar el mortífero SUH.

Para este estudio, los investigadores de la Universidad de Arizona en Tucson, hallaron que varias proteínas se agrupaban para formar una estructura conocida como pilus IV tipo adhesivo, a la que denominan coli pilus hemorrágico (HCP, por sus siglas en inglés). Este conjunto de HCP permite a la bacteria adherirse a las células epiteliales del intestino humano, señalaron los investigadores.

Los autores también hallaron que los individuos con SUH tenían una respuesta inmune a un componente de la HCP.

El grupo de investigación tiene ahora previsto poner en marcha experimentos en animales y/o humanos. "En nuestro laboratorio, realizamos experimentos in vitro, pero estamos tratando de establecer colaboraciones con otras universidades para llevar a cabo algunos de los experimentos en organismos vivos [en animales o humanos]", afirmó Partha Samadder, becario posdoctoral en el laboratorio de Jorge A. Giron, principal autor del estudio.

"En general, todo esto debe ser corroborado por otros investigadores", apuntó Imperato. "Independientemente de lo planteado, las intervenciones terapéuticas significativas para prevenir esta cascada de eventos biológicos a nivel molecular aún están a años de distancia. Mientras tanto, la clave es prevenir estas infecciones en primer lugar".

Existen maneras de ayudar a prevenir las enfermedades transmitidas por alimentos. Entre éstas se encuentran:

  • Asegurarse de que la carne molida de res y otros tipos de carne así como los huevos estén bien cocidos antes de ingerirlos.
  • Lavar las frutas y verduras crudas con jabón. Prestar atención particular a las verduras de color verde ya que tienen muchas grietas y hendiduras dónde puede ocultarse la E. Coli.
  • No cortar las verduras en la misma tabla donde se acaba de preparar hamburguesas de carne vacuna u otro tipo de carne. Mantener la carne cruda separada de los alimentos que están listos para comer.
  • Mantener la carne cruda y los alimentos listos para comer completamente separados.
  • Refrigerar de inmediato la comida sobrante.
  • Evitar los productos magullados como los tomates.
  • Asegurar que todos los utensilios de cocina, incluido el termómetro para medir la temperatura de la carne y las superficie de cortar sean limpiados por completo con jabón y agua caliente después su manipulación.
  • Lavarse las manos con regularidad con jabón y agua caliente.
  • Beber solamente leche, jugo o zumo de manzana pasteurizados.
  • Beber el agua municipal que ha sido tratada con cloro y otros desinfectantes.

Más información

Hay más información sobre la E. Coli en los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Partha Samadder, Ph.D., postdoctoral fellow, department of immunobiology, University of Arizona, Tucson; Pascal James Imperato, M.D., distinguished service professor and chair, department of preventive medicine and community health, State University of New York Downstate Medical Center, New York City; Journal of Clinical Investigation
Consumer News in Spanish