See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los ruidos de la barriga podrían ayudar a diagnosticar un trastorno intestinal

man with heartburn

MARTES, 5 de junio de 2018 (HealthDay News) -- Un cinturón que se coloca alrededor del estómago y que escucha los sonidos característicos del síndrome del intestino irritable (SII) podría facilitar la detección de la enfermedad, famosa por ser escurridiza.

"El SII es difícil de diagnosticar porque afecta a la función del intestino, en lugar de causar un cambio físico obvio", explicó el investigador principal del estudio, Barry Marshall, profesor y director del Centro Marshall de Investigación y Entrenamiento en Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Australia Occidental.

Con frecuencia, los médicos se ven obligados a utilizar cuestionarios largos o poco fiables que buscan los síntomas, o unas colonoscopias invasivas. Los síntomas del SII pueden incluir dolor estomacal, hinchazón, y diarrea y/o estreñimiento.

"Esos [métodos] son costosos, incómodos y conllevan riesgos", dijo Marshall, "y de cualquier forma no ofrecen un diagnóstico positivo del SII. Los pacientes se quedan confundidos y sienten que el médico no los toma en serio".

El cinturón acústico busca cambiar esa situación.

"Cuando nos encontramos con un paciente con un SII posible, [los médicos] deben primero evaluar las señales de alerta de enfermedades físicas", anotó Marshall. "Entonces indicarles que usen nuestro cinturón. Un resultado positivo con el cinturón les daría confianza en un diagnóstico de SII, de forma que tanto el médico como los pacientes puedan comenzar el tratamiento".

Mientras tanto, se podrían utilizar análisis sanguíneos adicionales para descartar otros posibles problemas.

Las evaluaciones iniciales de "prueba de concepto" indican que "es posible diferenciar entre los pacientes con SII y las personas con unos intestinos sanos con una precisión del 87 por ciento", señaló Marshall.

En 2005, Marshall ganó el Premio Nobel por sus innovadores esfuerzos al descubrir una bacteria culpable tanto de las úlceras estomacales como del cáncer de estómago.

Desafiando la creencia que existió durante años de que las úlceras eran causadas por el estrés, Marshall se propuso probar lo contrario en los años 80. En lugar de experimentar con los demás, convirtió su propio cuerpo en un laboratorio, tragando un líquido que contenía una bacteria en forma de sacacorchos llamada Helicobacter pylori. Como había anticipado, enfermó.

El hallazgo condujo al tratamiento actual de rutina para las úlceras con una ronda de antibióticos. También condujo a hacer que el cáncer de estómago, que una vez fue una enfermedad común, sea ahora raro en el mundo desarrollado.

La más reciente investigación de Marshall se centra en el SII, que según los estimados afecta a más o menos un 11 por ciento de todos los hombres y mujeres.

Su equipo anotó que la tecnología utilizada por el cinturón acústico se diseñó inicialmente para rastrear los sonidos de masticación que emitían las termitas.

En el estudio, el cinturón se evaluó en individuos sanos y en pacientes ya diagnosticados con el SII.

Los participantes utilizaron los cinturones durante unas dos horas después de ayunar, y una vez más durante más o menos 40 minutos tras comer.

En un primer grupo de 68 participantes, el cinturón tuvo una precisión de alrededor de un 90 por ciento al distinguir el SII. En el segundo grupo de 30 participantes, el cinturón tuvo una precisión de más o menos un 87 por ciento.

Marshall presentó los hallazgos el martes en la reunión de la Semana de las Enfermedades Digestivas, en Washington, D.C. Las investigaciones presentadas en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Marshall planteó que "el próximo paso es trabajar con los desarrolladores de productos para hacer un prototipo de cinturón más refinado y más robusto. Lo evaluaremos en la clínica a principios del próximo año" con el objetivo de llevar el cinturón al mercado en 2021.

La Dra. Andrea Shin, profesora asistente en la división de gastroenterología y hepatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, dijo que el método del cinturón "es interesante y podría ser útil para evaluar la función intestinal mediante un método que no dependa del todo de la descripción de un individuo de sus patrones de síntomas". Shin no participó en el estudio.

Pero en el futuro, Shin añadió que "también sería útil saber si los sonidos intestinales varían según la gravedad de los síntomas en los pacientes con SII. Por ejemplo, ¿pueden los sonidos discriminar entre los pacientes con SII que experimentan una exacerbación de los síntomas y los que no?".

Y anotando que "los síntomas pueden variar mucho entre una persona y otra", Shin también sugirió que la investigación de seguimiento se debe enfocar en distintos tipos de pacientes con SII, como por ejemplo en los que tienen diarrea en comparación con los pacientes estreñidos.

Más información

Para más información sobre el síndrome del intestino irritable, visite el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Barry Marshall, MBBS, Nobel Prize Laureate, and director, Marshall Centre for Infectious Diseases Research and Training, University of Western Australia, Crawley; Andrea Shin, M.D., assistant professor, division of gastroenterology and hepatology, Indiana University School of Medicine, Indianapolis; June 5, 2018, presentation, Digestive Disease Week annual meeting, Washington, D.C.
Consumer News in Spanish