Dos procedimientos resultan igual de eficaces en complicación intestinal de bebés prematuros

Estudio halla que esta infección intestinal puede tratarse con drenaje o laparotomía

MIÉRCOLES 24 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- La enterocolitis necrotizante es una complicación seria que puede ocurrir en bebés prematuros, y ha habido mucho debate sobre la mejor manera de tratar este problema médico.

Un nuevo estudio, que aparece en la edición del 25 de mayo del New England Journal of Medicine, halló que los resultados para los bebés prematuros con esta seria complicación intestinal eran similares tanto si se sometían a una laparotomía como a un drenaje peritoneal.

"La enterocolitis necrotizante sigue siendo un gran problema. Las tasas de mortalidad no han cambiado en los últimos 30 años", señaló el autor principal del estudio, el Dr. R. Lawrence Moss, cirujano en jefe del Hospital Infantil New Haven de Yale en New Haven, Connecticut.

"Uno de los problemas ha sido qué operación elegir. Una es muy invasiva y la otra muy poco invasiva, pero no contamos con buenos datos acerca de los resultados sobre los cuales basar una decisión", explicó. Este estudio, agregó, halló que "la opción de operación no pareció afectar los resultados de ninguna manera".

En los términos más sencillos, la enterocolitis necrotizante es una infección que ocurre en los intestinos de los bebés prematuros. Hay muchas razones que explican por qué ocurre esto, que incluyen un sistema digestivo inmaduro y el hecho de que los bebés prematuros no regulan el flujo sanguíneo a los intestinos tan bien como los bebés a término, de acuerdo con el Dr. Michael Giuliano. El Dr. Giuliano es jefe de la división de la unidad de cuidados intensivos neonatales/neonatología en el Hospital Infantil Joseph M. Sanzari en el Centro Médico de la Universidad Hackensack en Nueva Jersey.

La enterocolitis necrotizante es una complicación precoz muy seria que puede destruir partes de los intestinos e incluso causar la muerte o problemas de neurodesarrollo a largo plazo.

La laparotomía ha sido el procedimiento quirúrgico estándar para los bebés con enterocolitis necrotizante severa. En este procedimiento, se abre al abdomen y se extirpan las partes muertas del intestino. El problema es que, aún con este procedimiento, muchos bebés aún lograban pobres resultados.

Con la esperanza de mejorar los resultados de estos bebés prematuros, los cirujanos en Toronto intentaron con un procedimiento menos invasivo conocido como drenaje peritoneal. Este procedimiento es mucho menos invasivo y permite permite que la infección se drene, y alivia cierta presión en el abdomen. Pero, en estos bebés tan pequeños, el cuerpo de algún modo reabsorbe el tejido muerto. Moss apuntó que los médicos no estaban realmente seguros por qué o cómo sucedía esto en bebés prematuros.

Ambos procedimientos parecen un tanto efectivos, pero no existía una evidencia clara y convincente que respaldara a uno de ellos, de acuerdo con Moss y Giuliano.

Para tratar de resolver el debate sobre qué procedimiento es mejor o más seguro, Moss y sus colegas asignaron de manera aleatoria 117 bebés prematuros de 15 centros médicos diferentes para que se sometieran a un drenaje peritoneal o laparotomía con resección del intestino. Los bebés fueron evaluados 90 días después de la cirugía.

Cincuenta y cinco bebés recibieron drenaje peritoneal mientras que 62 se sometieron a laparotomía. Veinte y dos bebés del grupo de drenaje peritoneal se sometieron eventualmente a una laparotomía debido a las complicaciones del intestino. Estos bebés aún estaban incluidos en el grupo de drenaje peritoneal.

Después de 90 días, el 35 por ciento de los bebés en el grupo de drenaje peritoneal había muerto, en comparación con el 36 por ciento de los bebés en el grupo de laparotomía.

El periodo de permanencia en el hospital fue ligeramente menor para los del grupo de laparotomía: 116 días frente a 126 días para los del grupo de drenaje peritoneal.

"Resulta tentador indicar el drenaje peritoneal, porque los resultados son similares y es menos invasivo, pero para los cirujanos y centros de manera individual, diría que es preferible llevar a cabo el procedimiento con el que tanto uno como otro se sientan más cómodos al hacerlo", aconsejó Moss.

Giuliano señaló que "este estudio añade una cantidad inmensa de información a la literatura, pero no resuelve el debate".

Moss agregó que le gustaría ver un cambio de enfoque en el debate hacia la prevención de estas infecciones en un primer lugar.

Más información

Para saber más sobre las consecuencias para la salud de un parto prematuro, visite March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: R. Lawrence Moss, M.D., chief of pediatric surgery, Yale Medical School, surgeon-in-chief, Yale New Haven Children's Hospital, New Haven, Conn.; Michael Giuliano, M.D., M.Ed., chief of the division of neonatology/neonatal intensive care unit, the Joseph M. Sanzari Children's Hospital at Hackensack University Medical Center, N.J., and associate professor of pediatrics, State University of New York Downstate, New York City; May 25, 2006, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish