See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Beber en exceso puede desencadenar arritmia

Los expertos advierten que la fibrilación auricular puede conducir al accidente cerebrovascular y al ataque cardiaco

JUEVES 10 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- Esas copas de más podrían hacer que los que beben en exceso tengan riesgo de fibrilación auricular, una peligrosa afección cardiaca que puede provocar un accidente cerebrovascular o insuficiencia cardiaca, según advierten expertos británicos.

Afortunadamente, reducir el consumo de alcohol aunque sea un poco hace una gran diferencia, según afirmaron los autores de un estudio que se presentará el jueves en la reunión anual de la Heart Rhythm Society en Denver.

"No podemos extrapolar por este estudio que beber en exceso sea el responsable, pero ciertamente es un hallazgo interesante", añadió el Dr. Rudolph Nisi, jefe de cardiología del Centro médico de Westchester Square en la ciudad de Nueva York. Nisi no participó en el estudio.

El hallazgo también subraya la importancia de beber de manera responsable.

"Beber con moderación . . . es seguro y no aumenta significativamente las probabilidades de desarrollar una nueva fibrilación auricular (FA)", señaló el Dr. Joe Martins, autor principal del estudio y cardiólogo del Imperial College de Londres. "Sin embargo, beber en exceso se relacionó intensamente con un aumento en las probabilidades de desarrollar una FA nueva".

La fibrilación auricular es la arritmia cardiaca más común. Un estudio reciente indica que el problema podría ser aún más común de lo que se pensaba anteriormente. Ese estudio, que aparece en la revista Circulation, calculó que 5.1 millones de estadounidenses sufren de fibrilación auricular y no 2.2 millones como se pensaba originalmente.

"La FA se está volviendo una creciente carga para la salud pública", afirmó Martins. "Se asociada con un aumento de cinco veces en el riesgo de accidente cerebrovascular, una triplicación del riesgo de insuficiencia cardiaca y hasta una duplicación del riesgo de muerte".

Beber se ha relacionado con la enfermedad cardiaca en el pasado, lo que incluye los trastornos del ritmo, señalaron los expertos.

Hay una mayor incidencia de arritmias cerca de las fechas festivas, dando origen al llamado "síndrome cardiaco de fin de año", anotó el Dr. John P. Erwin III, profesor asistente de medicina interna del Colegio de medicina del Centro de ciencias de la salud Texas A&M y cardiólogo del Hospital Scott & White. "Cerca de las fiestas de fin de año, cuando la gente bebe más de lo que acostumbra, hay más gente que llega con inicios de fibrilación auricular nueva", dijo Erwin. "Así que hay una correlación un poco floja entre el consumo de alcohol y la fibrilación auricular".

Además, según los autores del estudio, beber compulsivamente se ha relacionado con la fibrilación auricular en el pasado, aunque los datos del consumo de alcohol a largo plazo y el riesgo son menos claros.

Para este estudio, a todos los pacientes que llegaban con una arritmia al Hospital Charing Cross de Londres con síntomas de una nueva arritmia cardiaca se les preguntaba sobre su consumo semanal de alcohol.

Los participantes se agruparon según cuánto bebían: los abstemios (los que no bebían en lo absoluto), los bebedores moderados (1 a 14 unidades por semana para las mujeres y una a 21 unidades por semana para los hombres) y los que bebían en exceso (cualquier cantidad por encima de moderado). En el estudio, dos unidades eran más o menos equivalentes a una pinta (470 ml) de cerveza.

Los que tenían fibrilación auricular confirmada eran entonces comparados con los que no tenían arritmia.

Cerca de la mitad (el 48 por ciento) de las personas de cada grupo eran bebedores moderados, lo que no sugería un aumento en el riesgo.

Sin embargo, la bebida en exceso fue mucho más frecuente en los pacientes de fibrilación auricular que en los pacientes que no tenían la afección (27 por ciento frente a 17 por ciento, respectivamente).

De hecho, los que bebían en exceso aumentaron su riesgo de fibrilación auricular en 2 por ciento por cada unidad adicional que bebían, frente a los abstemios.

No está claro cómo podrían estar relacionados el alcohol y los trastornos del ritmo, pero los expertos ofrecieron algunas teorías.

Una es que beber mucho aumenta la respuesta de "luchar o huir" del cuerpo, dijo Erwin. Otra es que beber puede aumentar el nivel de ácidos grasos en el torrente sanguíneo.

"Se han sugerido varios mecanismos a partir de estudios muy pequeños, entre ellos el estado de adrenalina alta, la abstinencia del alcohol y problemas con el control del ritmo cardiaco vagal", dijo Martins.

Apuntó que reducir la ingesta de alcohol podría disminuir el riesgo.

"Encontramos que casi uno de cada cinco de todos los 984 pacientes que evaluamos en nuestro estudio admitió beber más del nivel recomendado", añadió Martins. "Si esta conducta se pudiera modificar, se podría especular que podría causar potencialmente una reducción significativa en la cantidad de casos de FA nuevos".

Más información

Para más información sobre la fibrilación auricular, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: John P. Erwin III, M.D., assistant professor of internal medicine, Texas A&M Health Science Center College of Medicine and cardiologist, Scott & White Hospital, College Station; Rudolph Nisi, M.D., chief, cardiology, New York Westchester Square Medical Center, New York City; Joe Martins, M.D., cardiologist, Imperial College, London; May 10, 2007, presentation, annual meeting, Heart Rhythm Society, Denver
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.