Written by Steven Reinberg

Updated on July 26, 2022

LUNES 2 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un nuevo estudio encuentra que el abuso de sustancias y la depresión no están tan interrelacionadas como la sabiduría popular piensa, sino que son enfermedades independientes que afectan a aproximadamente uno de cada 10 estadounidenses.

Aunque una minoría sustancial de personas con uno de estos trastornos tiene otro trastorno, la mayoría de personas sufren de sólo uno, según un informe que aparece en la edición de agosto de Archives of General Psychiatry. Pero en estos casos en que se mezcla más de un trastorno, los médicos no deben suponer que pueden matar dos pájaros de un tiro y deberían tratar los problemas de manera separada, afirman los investigadores.

"Cerca del 20 por ciento de las personas con un problema de abuso de sustancias tienen un trastorno del ánimo o de ansiedad", afirmó la autora principal, Bridget F. Grant, jefa del Laboratorio de Epidemiología y Biometría del National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. "Y cerca del 20 por ciento de las personas con un trastorno de ánimo o de ansiedad tienen un problema de abuso de sustancias".

Anteriormente, se suponía que para la mayoría de las personas que tenían problemas con el abuso de sustancias y problemas de ánimo o ansiedad, los problemas psicológicos desaparecerían una vez dejaran de tomar o de usar drogas, explicó Grant.

"Pero encontramos que muchas personas que abusaban del alcohol o las drogas tenían trastornos reales de ánimo o de ansiedad que deberían ser tratados", añadió.

En su estudio, el equipo de Grant recolectó datos sobre 43,093 adultos que formaron parte de la National Epidemiologic Survey on Alcohol and Related Conditions (Encuesta epidemiológica nacional sobre el alcohol y las condiciones relacionadas) del National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism.

Durante esta encuesta de 2001-2002, los voluntarios contestaron preguntas sobre el uso de sustancias y los trastornos de ánimo y ansiedad durante los pasados 12 meses.

El grupo de Grant encontró que el 9.21 por ciento de la población de los EE.UU. tenía trastornos del ánimo, el 11.08 por ciento sufre de ansiedad, y el 9.35 por ciento tiene problemas de abuso de sustancias.

"Aunque la literatura clínica señala que en el 60 por ciento de las personas que abusan de sustancias los síntomas de trastornos de ansiedad y de ánimo desaparecerán cuando dejen de beber o de usar drogas, esto no es así", apuntó Grant, y añadió que el hallazgo sorprendió a los investigadores. "Estos son trastornos duraderos".

Como el abuso de sustancias y los problemas psicológicos muchas veces se presentan juntos, aunque son independientes, las personas que tratan los problemas de abuso de sustancias deben evaluar los problemas de ánimo y ansiedad de los pacientes y viceversa, aconsejó Grant.

"Cuando las personas que abusan de sustancias presentan trastornos de ánimo o de ansiedad, la mayor parte del tiempo es probable que los trastornos de ánimo o de ansiedad no se deban al abuso de la sustancias, sino que serán duraderos si no se tratan", recalcó.

Grant considera que los problemas combinados de abuso de sustancias y los trastornos de ánimo y de ansiedad están aumentando en los Estados Unidos.

"Ahora que tenemos los datos, las personas con una combinación de problemas de abuso de sustancias y trastornos de ánimo y ansiedad serán tratados por estos últimos conjuntamente con su abuso de sustancias. Esto es algo bueno", apuntó Grant.

Mark, D. Litt, profesor de ciencias conductuales en el Centro Médico de la Universidad de Connecticut, dijo que los hallazgos son importantes porque muchas veces los médicos tratan las dos enfermedades como una sola. Generalmente, se tratan como si una fuera la causa de la otra, explicó.

Según Litt, la creencia común entre los terapeutas es "no queremos tratar su depresión o trastorno de ansiedad porque necesitamos tratar su abuso de sustancias primero. O, no podemos tratar su problema con el abuso de sustancia porque está siendo causado por su trastorno de ansiedad y se está automedicando".

Sin embargo, este estudio podría terminar con esa forma de pensar, dijo Litt. "La demostración de que ambos trastornos pueden ocurrir independientemente, aunque se manifiesten al mismo tiempo, elimina esas excusas, y brinda una razón para tratar ambos trastornos simultáneamente", afirmó.

Más Información

Obtenga más información sobre los trastornos de ansiedad y su tratamiento en el National Institute of Mental Health.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ