See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El alcoholismo de los adolescentes puede tener efectos para toda la vida

Un estudio encuentra que es menos probable que los bebedores jóvenes busquen tratamiento y más propensos a recaer

JUEVES 7 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Convertirse en alcohólico en la adolescencia no sólo predice una adolescencia anegada en alcohol.

También puede predecir problemas por décadas, pues aparentemente contribuye a niveles mayores de alcoholismo y renuencia a buscar ayuda, según encuentra un nuevo estudio federal.

El estudio reveló que el 58 por ciento de los entrevistados que se hicieron alcohólicos antes de los 18 años de edad se embriagaba por lo menos una vez a la semana durante episodios de dependencia como adultos, en comparación con el 19 por ciento de los que se volvieron alcohólicos a los 30 ó después.

"Esto nos dice que es muy importante tratar de retrasar el inicio de la bebida", afirmó el autor del estudio Ralph W. Hingson, director de la división de investigación sobre epidemiología y prevención del National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. "Eso no quiere decir que no haya algunos que se hagan dependientes durante su juventud y venzan el problema. Simplemente es más difícil".

Se calcula que el 12.5 por ciento de los estadounidenses son alcohólicos o lo han sido durante sus vidas, según estadísticas federales. Además, estudios anteriores han relacionado beber durante la adolescencia con una variedad de males, desde fumar y usar drogas hasta pelear, tener accidentes automovilístico y relaciones sexuales sin protección.

En el estudio reciente, los investigadores examinaron los resultados de una encuesta de 2001-2002 del National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism en la que participaron 43,093 personas mayores de 18 años. Los investigadores se concentraron en las entrevistas personales de 4,778 personas que parecían haber sido alcohólicas en algún momento de sus vidas.

De todas las personas que fueron alguna vez alcohólicas, el 15 por ciento parecía haberse vuelto dependiente antes de los 18, mientras que 47 por ciento era dependiente antes de los 21.

"Probablemente, los más sorprendente para la población general es que estos problemas comienzan tan pronto", afirmó Hingson. "La imagen convencional es que las personas alcohólicas o dependientes del alcohol son de mediana edad. Pero no es así. El problema comienza mucho antes en la vida".

Los hallazgos del estudio aparecen publicados en la edición de septiembre de Pediatrics.

Los investigadores hallaron que los bebedores que se volvieron alcohólicos antes de los 18 eran más propensos a mostrar síntomas de alcoholismo más adelante en sus vidas, pues el 44 por ciento mostró de seis a siete síntomas, en comparación con 33 por ciento de los que se volvieron dependientes al alcohol después de los 30.

Los investigadores ajustaron las cifras para tomar en cuenta otras influencias posibles, como la raza, el sexo y antecedentes familiares de alcoholismo.

En comparación con los bebedores que se hicieron adictos después de los 30, los alcohólicos precoces también eran más propensos a seguir bebiendo (26 por ciento frente a 16 por ciento en el grupo de mayor edad), pensaban que no necesitaban ayuda (44 por ciento frente a 30 por ciento) y no sabían dónde buscar ayuda (14 por ciento frente a 3 por ciento).

No está claro por qué las personas que beben mucho antes tienen un mayor riesgo más adelante en sus vidas, pero podría tener algo que ver con cambios biológicos en el cerebro debido al consumo de alcohol, especuló Hingson.

El estudio tiene debilidades. No sugiere definitivamente una relación de causa y efecto entre el alcoholismo en la adolescencia y la dependencia al alcohol más adelante en la vida. Además, depende de los recuerdos de las personas sobre un tema espinoso, el alcoholismo.

Aún así, en el estudio participaron un gran número de personas y el formato de preguntas que fue usado en la encuesta no significa que los significados son inválidos, afirmó el Dr. J.C. Garbutt, profesor de psiquiatría en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

¿Qué debe usted hacer si conoce a un adolescente que tiene problemas con el alcohol? "Háblele al respecto y, si es grave, búsquele ayuda", aconsejó Garbutt. "Déle seguimiento aunque el adolescente no quiera el tratamiento, pocos pocos lo desean. La alternativa puede ser alcoholismo grave con el riesgo de problemas legales, de salud, en las relaciones, y hasta la muerte".

Más información

Para más información sobre la bebida entre menores, visite la Administración de abuso de sustancias y servicios de salud mental de los EE.UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Ralph W. Hingson, Sc.D., MPH, director, division of epidemiology and prevention research, National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism, Bethesda, Md., and researcher, Youth Alcohol Prevention Center, Boston University School of Public Health; J.C. Garbutt, M.D., professor, psychiatry, University of North Carolina at Chapel Hill; September 2006 Pediatrics
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined