See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El consumo de alcohol durante el embarazo puede reducir el coeficiente intelectual del bebé

Los bebés no necesitan desarrollar el síndrome de alcoholismo fetal para sufrir los efectos, halla un estudio

LUNES 15 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Las mujeres que consumen alcohol durante el embarazo no solamente corren el riesgo de tener un hijo con el síndrome de alcoholismo fetal, sino de concebir un bebé con trastornos del neurodesarrollo relacionados con el alcohol, según halla el estudio.

El trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol puede aparecer en niños con una exposición prenatal al alcohol. Estos niños tienen problemas conductuales y cognitivos inducidos por el alcohol, pero sin las características anormalidades faciales o del crecimiento observado entre los niños con el síndrome de alcoholismo fetal.

Los niños con el síndrome de alcoholismo fetal pueden llegar a tener un coeficiente intelectual menor de 70. Ahora los resultados del nuevo estudio muestran por primera vez que los niños con el trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol también tienen menores coeficientes intelectuales.

"Anteriormente, creíamos que los efectos del coeficiente intelectual eran vistos únicamente en niños con el síndrome de alcoholismo fetal completo", afirmó Sandra W. Jacobson, profesora de psicología en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Wayne en Detroit. Ahora también se ha demostrado que los niños con trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol también tienen una discapacidad intelectual, añadió.

El equipo de Jacobson ha realizado un seguimiento a 337 niños negros del interior de la ciudad cuyas madres fueron reclutadas para la investigación cuando estaban embarazadas. A los niños, que tienen ahora 7.5 años de edad, se les administró la prueba de inteligencia de la escala Wechsler para niños III. Esta es la prueba de coeficiente intelectual más utilizada en niños entre los 7 y 14 años.

Durante el embarazo, los investigadores recopilaron datos con respecto a la ingesta de alcohol de las madres, educación y coeficiente intelectual, tabaquismo y abuso de drogas, calidad de atención paterna, depresión materna y problemas relacionados con el alcohol, de acuerdo con el informe publicado en la edición de noviembre de Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

Jacobson y sus colegas encontraron que por cada dos bebidas adicionales consumida al día durante el embarazo, había una caída de tres puntos en el coeficiente intelectual total en los niños y una caída de cinco puntos y medio en la habilidad de concentración.

Al parecer, las mujeres mayores de 30 años que consumían alcohol tenían el mayor riesgo de tener un hijo con trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol, alegó Jacobson.

"Cuando las mujeres están embarazadas, deben tratar de no consumir alcohol", resaltó Jacobson. "Especialmente, no ingerir cantidades excesivas de alcohol", agregó.

Jacobson recalcó que consumir en promedio una bebida al día no era lo mismo que no tomar durante la semana, pero tomar de manera excesiva los fines de semana. "Esto es lo que coloca a los niños en un grave riesgo", especificó.

Además, Jacobson señaló que el coeficiente intelectual no es la única manera a través del cual los niños con trastornos de neurodesarrollo relacionado con el alcohol son afectados. Pueden aparecen problemas de atención, periodo de reacción y memoria de reconocimiento, apuntó.

"Muchas mujeres saben que no deben consumir alcohol durante el embarazo", indicó Jacobson. "Si una mujer desea quedar embarazada, debe dejar de tomar antes de la concepción". Las mujeres que tienen un problema con la bebida deberían buscar ayuda y discutir el problema con sus médicos, recomendó Jacobson.

Lynn T. Singer, profesora de psicología y sub-rectora de la Case Western Reserve University, declaró que "Estamos empezando a comprender los efectos del alcohol en los niños que no tienen el síndrome de alcoholismo fetal total. Las madres necesitan ser advertidas sobre las posibilidades de los efectos".

El nuevo estudio identifica a las mujeres de mayor riesgo de tener niños con el trastorno de neurodesarrollo relacionado con el alcohol, anotó Singer. Incluyeron mujeres mayores de 30 años, a mujeres que tomaron durante la concepción, a mujeres con un historial de problemas con la bebida, y a mujeres que tomaban de manera excesiva en periodos cortos.

Singer cree que puede existir un componente genético también.

"Hemos a penas comenzado a explorar los efectos del alcohol en el dominio cognitivo", indicó Singer. "Aún necesitamos aprender más sobre los efectos emocionales".

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre el síndrome de alcoholismo fetal.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Sandra W. Jacobson, Ph.D., professor, psychiatry, Wayne State University School of Medicine, Detroit, Michigan; Lynn T. Singer, Ph.D., professor, psychology, Vice Provost, Case Western Reserve University, Cleveland; November 2004 Alcoholism: Clinical & Experimental Research
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined