See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El Zoloft no es para todos los alcohólicos

El antidepresivo no ayuda a los que tienen un problema más grave

MIÉRCOLES 14 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Si bien no se prescriben para tratar el alcoholismo en sí, los antidepresivos muchas veces se administran para aliviar la depresión que muchas veces acompaña al problema.

Pero en algunos alcohólicos empedernidos, el antidepresivo común Zoloft (setralina) parece no tener ningún efecto benéfico y podría incluso causar un aumento en la bebida, según un nuevo estudio.

El Zoloft es un tipo de antidepresivo conocido como inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS), el cual ayuda a mantener niveles óptimos de serotonina, un importante neurotransmisor asociado con la depresión.

"Encontramos que los alcohólicos tipo A responden al Zoloft junto con una terapia individual de 12 etapas", dijo el autor del estudio William Dundon, investigador principal en el departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania.

Sin embargo, Dundon añadió que en los alcohólicos tipo B, el Zoloft parecía no tener ningún efecto.

Según Dundon, los alcohólicos tipo B son los que tienen problemas más graves con la bebida. En comparación con los alcohólicos tipo A, tienden a beber más, a tener una historia más temprana de abuso de la bebida o de drogas y un nivel más alto de depresión.

En su estudio, el equipo de Dundo dio un seguimiento de seis meses a 100 alcohólicos que habían participado en un ensayo anterior. En ese ensayo, los sujetos recibieron Zoloft o un placebo más un programa de terapia de 12 etapas individual. Esta combinación de tratamiento continuó por tres meses.

El equipo de investigación encontró que 55 alcohólicos tipo A que recibieron Zoloft mantuvieron los resultados positivos que habían logrado durante el tratamiento, explicó Dundon.

Sin embargo, los 45 alcohólicos tipo B que recibieron Zoloft continuaron sin mostrar ningún beneficio del medicamento. De hecho, el consumo fuerte de alcohol se incrementó, añadió.

Su informe aparece en la edición de julio de Alcoholism: Clinical and Experimental Research.

Dundon aclaró que no se sabe la causa por la cual el Zoloft no es efectivo en alcohólicos tipo B.

"Este y otros estudios muestran que los ISRS podrían ser útiles para el tipo A, pero podrían no ser indicados para el tipo B", añadió Dundon. En este momento, no hay un método simple para saber quién es tipo A y quién es tipo B, anotó.

"Para tratar el alcoholismo, siempre recomendamos que el tratamiento incluya psicoterapia y medicamentos e participar en un programa de doce etapas", dijo Dundon. Señaló que esta combinación es la más efectiva tanto para alcohólicos tipo A como tipo B.

"Este estudio sugiere que necesitamos revisar cuidadosamente a las personas con una dependencia grave al alcohol", dijo la Dra. Darlene H. Moak, profesora asistente de psiquiatría en la Medical University de Carolina del Sur.

Moak considera que una manera fácil de clasificar a los pacientes como tipo A o B es preguntarles cuándo comenzaron a tener problemas con el alcohol. "Si es antes de los 25, se considera un inicio temprano. Si es después de los 25, se considera un inicio tardío", dijo.

Para aquellos con un inicio temprano de los problemas con el alcohol, Moak dijo que podría prescribir Zoloft, pero vigilaría a los pacientes cuidadosamente.

Existe la preocupación de que un ISRS podría aumentar el deseo de beber entre alcohólicos tipo B, apuntó Moak. "Estos pacientes probablemente tengan una mayor disfunción de la serotonina. Suministrarles un ISRS podría ser demasiado, demasiado rápido, y sobrecargar su sistema de serotonina, el cual tiene poco uso", dijo.

"Tenemos que ser cuidadosos al prescribir ISRS a individuos con problemas de alcohol de inicio temprano", aconsejó Moak.

"Podría haber algo de utilidad predictiva en dividir la dependencia de alcohol en tipo A y tipo B", dijo el Dr. Mark S. Gold, director del McKnight Brain Institute en la Universidad de Florida. "Identificar tipos de alcoholismo podría ayudar a predecir quién responderá a cuál tratamiento".

Más Información

El National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism tiene más información sobre tratamientos del alcoholismo.

FUENTES: William Dundon, Ph.D., senior research investigator, department of psychiatry, University of Pennsylvania School of Medicine, Philadelphia; Darlene H. Moak, M.D., assistant professor, psychiatry, Medical University of South Carolina, Charleston; Mark S. Gold, M.D., chief, McKnight Brain Institute, University of Florida, Gainesville; July 14, 2004, Alcoholism: Clinical and Experimental Research
Consumer News in Spanish