Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Experto cuestiona la teoría del 'consumo alcohólico saludable'

Científico señala que no existe una prueba real de que beber con moderación proteja el corazón

JUEVES 1 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Con un montón de estudios que sugieren que beber con moderación podría proteger el corazón, muchas personas toman felices uno o dos tragos "medicinales" al día.

Pero ahora un experto afirma que no existe una evidencia sólida de que el alcohol tenga tal efecto protector.

Los estudios publicados entre los años 70 y 80 sugieren que beber cantidades pequeñas o moderadas de alcohol puede proteger contra la enfermedad cardiaca, y que este efecto supera cualquier efecto adverso para la salud como consecuencia de ese consumo ligero.

Sin embargo, esta investigación tiene defectos, de acuerdo con el Dr. Rod Jackson, profesor de epidemiología de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda. "Toda la investigación actual sobre el alcohol y la enfermedad cardiaca procede de estudios no aleatorios, lo que significa que está sujeta a la sesgos", destacó.

Jackson y sus colegas plantearon su caso en un artículo que aparece en la edición del 3 de diciembre de The Lancet.

Jackson dijo que los que no beben se diferencian de los bebedores leves o moderados, quienes a su vez se diferencian de los que beben mucho. "Así que es probable que los beneficios aparentes del consumo alcohólico leve o moderado sobre el corazón sea sobreestimado debido a que los bebedores leves o moderados asumen este mismo patrón de conducta en otros aspectos de su vida, lo que les confiere algunos de los beneficios observados, más que el alcohol en sí mismo", señaló.

Además, beber en exceso está asociado con un aumento en las enfermedades cardiacas, "pero el efecto adverso podría deberse en parte a que los que beben en exceso tienen también otros 'excesos' que les hacen más propensos a la enfermedad cardiaca", apuntó Jackson. "Posiblemente sobreestimamos los beneficios del consumo leve o moderado así como las consecuencias negativas de beber más fuertemente sobre el corazón".

Aunque beber puede que no proteja su corazón, tal vez tampoco constituya un peligro, agregó Jackson. "Probablemente no existen niveles de consumo que le ofrezcan algún beneficio de salud, pero beber uno o dos tragos al día no es perjudicial, sólo neutral", enfatizó.

"No beba para protegerse a sí mismo del riesgo de enfermedad cardiaca", recomendó Jackson. "Beba con moderación, uno o dos tragos al día como máximo, si le gusta el alcohol, pero no se engañe a usted mismo pensando que protege a su corazón".

Un experto estuvo de acuerdo en que no existe prueba alguna que demuestre que el alcohol protege contra las enfermedades cardiacas, y que beber con moderación probablemente no sea perjudicial.

"A un nivel práctico, no creo que la evidencia sea lo suficientemente sólida como para respaldar la recomendación de que el consumo de alcohol reduce la enfermedad cardiaca a alguien que normalmente no bebe", dijo el Dr. J.C. Garbutt, profesor de psiquiatría de la Universidad de Carolina del Norte.

"Sabemos que existen claras razones de por qué los individuos no deberían beber, incluido el riesgo de alcoholismo y riesgos médicos tales como el cáncer de mama y la enfermedad hepática", destacó Garbutt. "Sin embargo, si un individuo es un bebedor moderado y no tiene factores de riesgo que haga que su consumo de alcohol sea algo problemático, entonces beber con moderación sea posiblemente razonable desde una perspectiva de salud".

Otro experto considera que el alcohol probablemente tenga un efecto protector.

"Me parece que Jackson y sus colegas probablemente estén equivocados", aseguró el Dr. David L. Katz, profesor asociado de salud pública y director del Centro de Investigación de la Prevención de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

"Aunque no tenemos ensayos aleatorios sobre el consumo de alcohol y los ataques cardiacos, sí tenemos estudios sobre los efectos del alcohol, especialmente del vino tinto, sobre los lípidos en la sangre, la presión sanguínea, la adherencia de las plaquetas e incluso la habilidad de los vasos sanguíneos para dilatarse", señaló Katz. "En todos los casos, consumir alcohol con moderación produce beneficios claros y cuantificables".

El alcohol es el epítome de la espada de doble filo, señaló Katz. "La evidencia es más bien sólida de que efectivamente sí confiere beneficios cardiovasculares cuando se consume en dosis moderadas. Pero los daños empiezan rápidamente a superar cualquier beneficio a medida que se incrementa la dosis. De modo que el mensaje para la salud pública con respecto al alcohol debe ser de cautela y sensatez".

"Consumir alcohol con moderación confiere de forma convincente un beneficio de salud para el corazón", declaró Katz. "En este punto, la carga de la prueba recae sobre aquéllos que desean refutar esto".

Más información

Para más información sobre el alcohol y el corazón, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Rod Jackson, M.D., Ph.D., professor, epidemiology, department of community health, University of Auckland, New Zealand; J.C. Garbutt, M.D., professor, psychiatry, University of North Carolina, Chapel Hill; David L. Katz, M.D., M.P.H., associate professor, public health, director, Prevention Research Center Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Dec. 3, 2005, The Lancet
Consumer News in Spanish