Nuevas pistas de los problemas de sueño de los alcohólicos

Investigadores descubren diferencias celulares en monos

MIÉRCOLES 27 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Los alcohólicos se quejan de que su sueño se ve interrumpido si dejan de beber, y muchas veces regresan a la adicción para poder descansar.

Un nuevo estudio apoya esa queja, y ofrece nueva esperanza para un medicamento que los ayude a mantenerse sobrios.

Investigadores han aislado cambios a nivel celular que podrían ser responsables de la interrupción en el sueño, un descubrimiento que podría ayudarlos a intervenir con medicamentos para normalizar el sueño en los alcohólicos en recuperación.

En la investigación, un equipo liderado por Dwayne Godwin, investigador principal del Centro Médico Bautista de la Universidad de Wake Forest, encontró que monos que bebían alcohol crónicamente tenían un incremento de cuatro veces en uno de los genes que expresan los canales de calcio, proteínas que generan ritmos cerebrales asociados con el sueño normal.

"Parte del problema del sueño puede explicarse por el aumento en la expresión del gen", señaló Godwin, explicando que este canal de calcio es suprimido por el alcohol.

Los hallazgos fueron presentados el 27 de octubre en la reunión anual de la Society for Neuroscience en San Diego.

"Al comprender el rol de este canal del calcio, los médicos podrían elegir un medicamento que normalice el sueño, que compense los efectos sobre el canal de calcio", añadió Godwin.

Existen varios tipos de canales de calcio, pero el tipo que se estudió está en su mayor punto de actividad cuando el cerebro está menos activo, como sucede durante el sueño.

Basados en el nuevo estudio, Godwin y sus colegas especulan que lo que sucede es un mecanismo de compensación: el gen produce copias excesivas del canal de calcio para compensar por el déficit generado por la bebida excesiva.

Pero la sobreproducción de los genes no llevó a un incremento en canales de calcio que funcionen, encontró, y las células aún tenían disturbios en los canales. En comparación con los monos que no bebían, los monos bebedores eran más activos durante la noche, probablemente como reflejo de sus problemas con el sueño, señaló.

La aplicación práctica de esta investigación, apuntó Godwin, es ayudar a aquellos que tratan a los alcohólicos a comprender la naturaleza del problema con el sueño. "En la clínica, uno de los mayores elementos que llevan a una recaída en la bebida es el problema del sueño", afirmó. En el bebedor social o casual, el alcohol funciona inicialmente como un sedante, haciendo que dormirse sea más fácil. Pero en los usuarios crónicos de alcohol, el cerebro desarrolla una tolerancia a los efectos sedantes del alcohol, y las etapas restauradoras del sueño declinan.

Como respuesta, los usuarios crónicos podrían aumentar su ingesta para tratar de mejorar su sueño. Cuando se deja el alcohol, el cerebro no vuelve a la normalidad inmediatamente, o puede ser que nunca vuelva a la normalidad, y los problemas de sueño pueden empeorar, apuntó Godwin.

Otros expertos del sueño afirman que el estudio es innovador, y que podría ser un promisorio inicio en resolver los problemas de sueño de los alcohólicos en recuperación. "Este es el primer modelo que he visto que muestra cómo el alcohol modifica la expresión genética", afirmó el Dr. Michel Cramer-Bornemann, médico de personal y especialista del sueño en el Centro Regional de Trastornos del Sueño de Minnesota.

Afirmó que se necesitan más estudios para determinar si la modificación es clínicamente importante o no.

"Comprender el mecanismo de expresión genética nos permite idear tratamientos enfocados en donde está el problema", apuntó Cramer-Bornemann.

Prescribir pastillas de dormir para los alcohólicos que tienen problemas de sueño muchas veces no funciona muy bien, dijo Cramer-Bornemann. "No responden porque el efecto del alcohol ha estado en el sistema por un largo periodo de tiempo, lo que los hace menos sensible a los medicamentos", explicó. Y se sabe que algunas pastillas para dormir recetadas son adictivas, lo que no es ideal especialmente para un paciente que está tratando de abandonar un hábito de alcohol, añadió.

"Esta investigación tiene el potencial de generar medios alternativos de tratar los problemas de sueño en alcohólicos", señaló.

Dennis A. Twombly, director del programa de neurofisiología y farmacología en el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism dijo que la nueva investigación aclara cuáles cambios celulares ocurren en el cerebro con el consumo crónico de alcohol. Dijo que "la gran pregunta aún por contestar es que, dado que tenemos estos cambios a nivel celular, se necesita más investigación para establecer la relación con la conducta".

Más información

Para obtener más información sobre el sueño saludable, visite la National Sleep Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Dwayne Godwin, Ph.D., associate professor, neurobiology and anatomy, Wake Forest University Baptist Medical Center, Winston-Salem, N.C.; Dennis A. Twombly, Ph.D., program director, neurophysiology and pharmacology, National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism, Bethesda, Md.; Michel Cramer-Bornemann, M.D., staff physician and sleep specialist, Minnesota Regional Sleep Disorders Center, Minneapolis; Oct. 27, 2004, presentation, Society for Neuroscience annual meeting, San Diego
Consumer News in Spanish