Sólo la bebida moderada previene la apoplejía

Un vaso de vino tinto un día sí y otro no es la clave, informan los investigadores

LUNES 3 de enero (HealthDayNews/HispaniCare) -- La bebida moderada ha sido asociada con un riesgo menor de ataques del corazón, pero no se ha tenido una certidumbre tan clara en el caso de la apoplejía.

Ahora, un nuevo estudio apunta qué tan moderado tiene que ser su consumo de alcohol para protegerlo contra un ataque del cerebro: No debe ser más de una bebida un día sí y otro no, y la bebida de preferencia debe ser el vino tinto.

Consumir más alcohol que esto es una invitación para problemas cardiovasculares, aseguraron los investigadores. Para los hombres que consumen tres o más copas de alcohol por día, el aumento en el riesgo de apoplejía llega casi al 45 por ciento, en comparación con los que no beben, de acuerdo al reporte que aparecerá en la edición del 4 de enero del Annals of Internal Medicine.

"Se ha considerado que la bebida moderada previene los ataques del corazón y las apoplejías", apuntó el autor del estudio, el Dr. Kenneth Mukamal, profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. "Durante los últimos años, se ha hecho cada vez más claro que podría ser diferente para la apoplejía".

"Como los hombres beben más, el riesgo de apoplejía se hace particularmente claro", añadió Mukamal.

Durante 14 años, el equipo de Mukamal recolectó datos de 38,156 hombres que participaron en el Estudio de Seguimiento de Profesionales Sanitarios de la Facultad de Salud Pública de Harvard. Cada cuatro años entre 1986 y 2000, los hombres completaron cuestionarios sobre su dieta y su ingesta de alcohol.

Los hombres que bebían un trago un día sí y otro no tuvieron el menor riesgo, 32 por ciento más bajo que el de los que no bebían. Los hombres que bebían tres o más tragos por día tuvieron un aumento en el riesgo de cerca del 42 por ciento en comparación con los que no bebían, apuntó Mukamal.

"El delicado equilibrio entre el uso de alcohol y la apoplejía es bien claro", señaló Mukamal.

"La cantidad de alcohol en la cual se podría dar una disminución en el riesgo es menor que para la enfermedad del corazón", dijo Mukamal. "Un trago un día sí y otro no es donde comenzamos a ver el riesgo más bajo de enfermedad cardiaca, pero esa fue la única cantidad relacionada a un riesgo menor de apoplejía".

Además, el efecto protector de la bebida no es tan grande para la apoplejía como para la enfermedad de corazón, añadió Mukamal. Aunque la bebida moderada no necesariamente aumenta el riesgo de apoplejía, no está claro que reduzca el riesgo.

Otro punto es que cualquier efecto beneficioso del alcohol se confinó a la ingesta de vino tinto, señaló Mukamal. "En el pasado, no habíamos visto una ventaja de un tipo de bebida por encima de otro", declaró. "En este caso, claramente el vino tinto tuvo una relación diferente con la apoplejía. Mientras más vino tinto bebieron los hombres, menos fue el riesgo de apoplejía".

Mukamal especuló sobre si estos hallazgos serían también verdad en las mujeres.

Este estudio enfatiza la importancia de preguntar a su médico cuánto alcohol debe consumir, aclaró Mukamal. "Estos resultados sugieren que hay un equilibrio muy delicado entre cuánto alcohol beben las personas y qué sucede con su riesgo de apoplejía", dijo.

"Nadie debe empezar a beber para prevenir la apoplejía basándose en resultados como los nuestros", añadió. "Las personas que beben más de lo recomendado deben tener buenas razones para dejarlo".

"Este estudio confirma algunas de las conexiones en la bebida entre ligera y moderada y ningún efecto sobre el riesgo de apoplejía", apuntó el Dr. Ralph L. Sacco, presidente asociado de neurología y director de la División de Apoplejía y Atención Crítica en el Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia.

"Nuestros propios estudios han encontrado que una ingesta fuerte de alcohol aumenta el riesgo de apoplejía", apuntó Sacco. "La buena noticia es que si bebe entre un trago y dos al día no hay un aumento en el riesgo de apoplejía, y podría incluso haber algunos efectos protectores".

Sin embargo, este estudio añade a la creciente evidencia de que beber más de dos bebidas por día podría aumentar su riesgo de apoplejía. "Y hay que cortar la ingesta inmediatamente", resaltó Sacco.

Más información

La American Stroke Association puede darle más información sobre la apoplejía.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Kenneth Mukamal, M.D., M.P.H., associate professor of medicine, Harvard Medical School, Boston; Ralph L. Sacco, M.D., professor and associate chairman of neurology and epidemiology, and director, Stroke and Critical Care Division, Columbia University College of Physicians and Surgeons, New York; Jan. 4, 2005, Annals of Internal Medicine
Consumer News in Spanish

Written by Steven Reinberg

Updated on July 26, 2022

LUNES 3 de enero (HealthDayNews/HispaniCare) -- La bebida moderada ha sido asociada con un riesgo menor de ataques del corazón, pero no se ha tenido una certidumbre tan clara en el caso de la apoplejía.

Ahora, un nuevo estudio apunta qué tan moderado tiene que ser su consumo de alcohol para protegerlo contra un ataque del cerebro: No debe ser más de una bebida un día sí y otro no, y la bebida de preferencia debe ser el vino tinto.

Consumir más alcohol que esto es una invitación para problemas cardiovasculares, aseguraron los investigadores. Para los hombres que consumen tres o más copas de alcohol por día, el aumento en el riesgo de apoplejía llega casi al 45 por ciento, en comparación con los que no beben, de acuerdo al reporte que aparecerá en la edición del 4 de enero del Annals of Internal Medicine.

"Se ha considerado que la bebida moderada previene los ataques del corazón y las apoplejías", apuntó el autor del estudio, el Dr. Kenneth Mukamal, profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. "Durante los últimos años, se ha hecho cada vez más claro que podría ser diferente para la apoplejía".

"Como los hombres beben más, el riesgo de apoplejía se hace particularmente claro", añadió Mukamal.

Durante 14 años, el equipo de Mukamal recolectó datos de 38,156 hombres que participaron en el Estudio de Seguimiento de Profesionales Sanitarios de la Facultad de Salud Pública de Harvard. Cada cuatro años entre 1986 y 2000, los hombres completaron cuestionarios sobre su dieta y su ingesta de alcohol.

Los hombres que bebían un trago un día sí y otro no tuvieron el menor riesgo, 32 por ciento más bajo que el de los que no bebían. Los hombres que bebían tres o más tragos por día tuvieron un aumento en el riesgo de cerca del 42 por ciento en comparación con los que no bebían, apuntó Mukamal.

"El delicado equilibrio entre el uso de alcohol y la apoplejía es bien claro", señaló Mukamal.

"La cantidad de alcohol en la cual se podría dar una disminución en el riesgo es menor que para la enfermedad del corazón", dijo Mukamal. "Un trago un día sí y otro no es donde comenzamos a ver el riesgo más bajo de enfermedad cardiaca, pero esa fue la única cantidad relacionada a un riesgo menor de apoplejía".

Además, el efecto protector de la bebida no es tan grande para la apoplejía como para la enfermedad de corazón, añadió Mukamal. Aunque la bebida moderada no necesariamente aumenta el riesgo de apoplejía, no está claro que reduzca el riesgo.

Otro punto es que cualquier efecto beneficioso del alcohol se confinó a la ingesta de vino tinto, señaló Mukamal. "En el pasado, no habíamos visto una ventaja de un tipo de bebida por encima de otro", declaró. "En este caso, claramente el vino tinto tuvo una relación diferente con la apoplejía. Mientras más vino tinto bebieron los hombres, menos fue el riesgo de apoplejía".

Mukamal especuló sobre si estos hallazgos serían también verdad en las mujeres.

Este estudio enfatiza la importancia de preguntar a su médico cuánto alcohol debe consumir, aclaró Mukamal. "Estos resultados sugieren que hay un equilibrio muy delicado entre cuánto alcohol beben las personas y qué sucede con su riesgo de apoplejía", dijo.

"Nadie debe empezar a beber para prevenir la apoplejía basándose en resultados como los nuestros", añadió. "Las personas que beben más de lo recomendado deben tener buenas razones para dejarlo".

"Este estudio confirma algunas de las conexiones en la bebida entre ligera y moderada y ningún efecto sobre el riesgo de apoplejía", apuntó el Dr. Ralph L. Sacco, presidente asociado de neurología y director de la División de Apoplejía y Atención Crítica en el Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia.

"Nuestros propios estudios han encontrado que una ingesta fuerte de alcohol aumenta el riesgo de apoplejía", apuntó Sacco. "La buena noticia es que si bebe entre un trago y dos al día no hay un aumento en el riesgo de apoplejía, y podría incluso haber algunos efectos protectores".

Sin embargo, este estudio añade a la creciente evidencia de que beber más de dos bebidas por día podría aumentar su riesgo de apoplejía. "Y hay que cortar la ingesta inmediatamente", resaltó Sacco.

Más información

La American Stroke Association puede darle más información sobre la apoplejía.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ