By Edward Edelson HealthDay Reporter

Updated on June 15, 2022

Lunes, 15 de julio (HealthDayNews) -- Añadir un medicamento que previene coágulos sanguíneos a un tratamiento estándar para ataques cardiacos puede mejorar el resultado para muchos pacientes, informaron cardiólogos holandeses.

Los resultados lucen bien, según un experto estadounidense, pero se necesita más información antes de realizar cambios básicos en el tratamiento de ataques cardiacos.

Se suministran a los pacientes aspirinas rutinariamente en las horas luego de una ataque cardiaco porque evita que las células sanguíneas llamadas plaquetas se acumulen para formar coágulos que reducen el flujo sanguíneo. Sin embargo, un estudio realizado en siete clínicas en los Países Bajos encontró flujo sanguíneo mejorado y una mejor supervivencia en pacientes escogidos quienes también recibieron warfarina que actúa de una forma diferente para prevenir la coagulación. El informe aparece en la edición de mañana de Circulation.

Dichos pacientes tuvieron un patrón distintivo llamado elevación ST en sus electrocardiogramas, un indicador a menudo asociado con la formación de coágulos sanguíneos. Luego de tres meses un nuevo examen demostró que las arterias permanecieron abiertas en 85 por ciento de los pacientes quienes recibieron la combinación de aspirina y warfarina, en comparación con 72 por ciento de aquellos quienes recibieron la aspirina por sí sola.

"Las personas sólo han pensado acerca de las plaquetas en cuanto a las arterias bloqueadas", manifestó el doctor Freek W. A. Verheugt, autor principal del informe y director de cardiología en el Heartcenter of University Medical Center en Nijmegen, Países Bajos. "También pensamos acerca de las proteínas anticoagulantes en la sangre. Son una amenaza para los bloqueos recurrentes. Se ha pensado que la aspirina se encargaría, pero no es suficiente. Esto cambiará la forma que protegemos nuestros pacientes post-infartados".

Sin embargo, el doctor Richard C. Becker, un profesor de medicina de la Escuela Médica de la Universidad de Massachusetts y portavoz para la Asociación Americana del Corazón, tiene una perspectiva más cautelosa.

"Para nosotros en los Estados Unidos, tendríamos que ver los resultados de estudios a mayor escala antes de que se pudiera recomendar cualquier cambio", indicó Becker. "La warfarina necesita una vigilancia cuidadosa y conlleva el riesgo de sangrado. Necesitaríamos más información antes de cambiar el tratamiento".

La investigación que aparece en "The New England Journal of Medicine" el pasado noviembre expresó la misma preocupación sobre utilizar la warfarina en prevenir coagulación. Dicha investigación encontró que la aspirina era tan buena como la warfarina en prevenir segundos derrames y no portaba los mismos peligros potenciales.

Los siete años del estudio incluyeron más de 2,200 personas quienes habían sufrido de apoplejías debido a los bloqueos en las arterias que se desarrollaron en sus cerebros. Los investigadores señalaron que la warfarina tenía el potencial de causar sangrado peligroso, y las personas que la utilizan deben realizarse pruebas sanguíneas cada tres o cuatro semanas para evitar problemas.

La warfarina, también conocida como coumarina, se asocia con un riesgo mayor de sangrado peligroso, reconoció Verheugt. Sin embargo, en el más reciente estudio, la incidencia de exceso de sangrado en pacientes quienes recibieron el anticoagulante no fue significativamente mayor que en aquellos quienes sólo recibieron aspirina, dijo.

Además, los cardiólogos europeos están conduciendo estudios para ver si se podría utilizar la melagratina, un anticoagulante más nuevo y que se espera sea menos riesgoso, en lugar de la warfarina, comentó Verheugt. La melagratina no está aprobada para uso general en Europa ni los Estados Unidos.

Dichos estudios se encuentran entre varios que se realizan para ver cómo el tratamiento actual en las horas críticas luego de ataque cardiaco se puede mejorar, indicó Becker. Hasta que los resultados de dichos estudio se puedan evaluar, "la aspirina es claramente parte del patrón de cuidado", indicó. El estudio holandés "es importante, no hay duda de ello, pero necesitamos ver los resultados de los estudios en progreso antes de que podamos hacer cualquier recomendación".

El estudio es importante porque "enfatiza la necesidad de diagnóstico temprano y de tratamiento para ataques cardiacos", sostuvo Becker. "También subraya la importancia de tener estrategias de tratamiento para prevenir bloqueos subsiguientes".

Qué hacer

Para obtener rápidos tratamientos que salvan vidas, necesitas reconocer los síntomas de un ataque cardiaco, y puedes aprenderlos de la Asociación Americana del Corazón. Para saber más sobre medicamentos anticoagulantes, pulsa aquí.

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ