See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Asocian brote bacterial con limpieza de heridas

Estudio indica que dispositivo de hospital infectó a pacientes

MIÉRCOLES diciembre 22 (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un brote de una infección bacterial resistente a los antibióticos se ha identificado en un hospital importante a raíz de un equipo utilizado comúnmente para limpiar heridas, y un estudio reciente revela que se requieren de medidas más estrictas de control de infecciones para prevenir brotes futuros.

Al menos uno de los tres fabricantes de este dispositivo ha acordado incluir instrucciones para el control de infecciones con el equipo, de acuerdo a la autora del estudio, la Dra. Lisa Maragakis, médico residente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins. Las autoridades de Hopkins, en donde tuvo lugar el brote, también han aumentado las prácticas de control de infecciones cuando se usan los dispositivos.

El brote se dio a conocer en octubre de 2003, reportaron los investigadores. "Observamos dentro de un marco de tiempo reducido (durante un periodo de 7 días), cinco tendencias de una bacteria altamente resistente, Acinetobacter baumannii," dijo la autora principal del estudio, la Dra. Trish Perl, profesora asociada de medicina y patología en Hopkins.

El reporte aparece en la edición del 22 y 29 de diciembre del Journal of the American Medical Association.

Al investigar la fuente, Perl y su equipo empezaron con los conocimientos que tenían sobre Acinetobacter, uno de varios patógenos que han estado ocasionando problemas recientemente en los hospitales.

"Sabíamos que se trataba de un bicho acuático", Perl dijo, y su equipo revisó los expedientes de todos los pacientes infectados.

En total, 11 pacientes presentaron cultivos que desarrollaron la bacteria resistente durante el periodo del brote, ocho habían recibido un tratamiento de lavado pulsátil, una terapia común para la limpieza de heridas. En siete de ellos se detectó tener la misma tendencia de Acinetobacter. Fueron comparados con 28 pacientes de control seleccionados de manera aleatoria de una lista de pacientes que no tenían la infección bacterial, pero que habían recibido la consulta para la limpieza de heridas. Dos pacientes con la infección fallecieron, pero no quedó claro que la infección haya sido la causa, escribieron las autoras.

El dispositivo que funciona con batería y que es construido por varios fabricantes, "parece como una pistola de agua", dijo Perl. Los proveedores de atención médica, como los fisioterapeutas, disparaban el agua bajo presión en la herida para limpiarla. "No ha quedado exactamente claro para nosotros cómo [el dispositivo] se contaminó", comentó Perl.

"Se tiene agua que está siendo disparada por todos lados, y al final de la pistola hay una copa de succión para cubrir la herida", continuó Perl. Pero el contorno de las heridas puede ser disparejo, aclaró, y muchas veces no cabe por debajo de la copa. "Por lo que el agua está siendo disparada bajo presión, y la gente está respirado en el agua. Los fisioterapeutas están usando guantes, trajes y máscaras". Pero hasta hace poco, los pacientes no lo hacían. El equipo de Perl concluyó que la bacteria estaba siendo dispersada como aerosol, causando la infección en los pacientes que la inhalaban.

De acuerdo a lo hallado por la investigación, los profesionales de Hopkins ahora realizan la técnica bajo estrictas medidas de control de la infección. "Ahora lo hacemos en habitaciones independientes", afirmó Perl. Los pacientes portan una máscara, dijo Maragakis, y todos los conductos intravenosos son cubiertos con una toalla.

Los dispositivos están exentos de la notificación previa de mercado o de la aprobación de la U.S. Food and Drug Administration. Pero la FDA alentó a C.R. Bard, Inc., cuya subsidiaria Bard-Davol fabrica el dispositivo usado en Hopkins, a que incluya información para el control de infecciones en la etiqueta, y la compañía acordó hacerlo, indicó Maragakis. En los Estados Unidos, al menos tres fabricantes distribuyen los dispositivos, añadió.

Holly Glass, vocera para Bard-Davol, indicó que las precauciones para el control de infecciones están siendo incluidas con el dispositivo.

El consejo de Perl para los pacientes que requieren de limpieza de sus heridas es "solicitar una máscara y lavarse las manos tras el procedimiento".

Más información

Para obtener más información sobre las heridas, visite la National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Trish Perl, M.D., M.Sc., associate professor, medicine and pathology, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Lisa Maragakis, M.D., clinical fellow, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Holly Glass, spokeswoman, Bard-Davol, Cranston, R.I.; Dec. 22/29, 2004, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish