See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El costo de los servicios médicos de inmigrantes en EE.UU. está muy por debajo de los nativos

Estudio refuta la noción de que los recién llegados se aprovechan del sistema

MIÉRCOLES 27 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- Un reciente estudio halla que contrario a lo que se cree, los inmigrantes en EE.UU. no utilizan más de lo que le corresponde de los recursos para el cuidado de la salud.

Según una investigación dada a conocer esta semana, los datos sugieren que el inmigrante promedio consume varios cientos de dólares menos al año en costos de salud, en promedio, que el ciudadano nacido en los EE.UU. Lo que sorprende aún más, los investigadores aseguran que el costo del cuidado de la salud para los niños inmigrantes más pobres está 84 por ciento por debajo del de los niños nacidos en el país.

En ese sentido, "hemos hallado una disparidad realmente grave", aseguró la Dra. Sarita Mohanty, coautora del estudio y profesora asistente de medicina de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles.

Según Mohanty, el equipo de investigación lanzó el estudio para combatir la creencia de que los inmigrantes se aprovechan del sistema de salud estadounidense. "Nos pareció que había muchos conceptos populares errados" dijo.

Los investigadores examinaron los resultados de una encuesta federal de 1998 en la que participaron más de 21,000 personas, incluidos 2,800 inmigrantes. Los hallazgos aparecen publicados en la edición de agosto del American Journal of Public Health.

El equipo de Mohanty halló que los inmigrantes eran responsables en promedio por unos $1,582 en costos de salud al año, en comparación con $2,005 de los nativos. Cuando los investigadores ajustaron las cifras para tener en cuenta posibles diferencias entre ambos grupos por factores como la edad y el estado de salud, la brecha se amplió de $1,139 para los inmigrantes a $2,546 para los nacidos en los EE.UU. Es más, un 30 por ciento de los inmigrantes no usó servicios de salud en el curso del año promedio.

Los latinos tenían la menor cantidad de gastos entre los inmigrantes, mientras que los blancos no latinos tenían los más altos.

Sin embargo, las encuestas no preguntaron acerca de la situación de inmigración, así que Mohanty reconoció que es posible que no hayan incluido a algunos inmigrantes indocumentados que tenían mucho miedo de responder a las preguntas.

Los investigadores también hallaron que los niños inmigrantes tenían menos probabilidades que otros niños de acudir a consulta médica o utilizar medicamentos de venta bajo fórmula médica. Por otro lado, los niños de los inmigrantes terminaron consumiendo más en cuanto a costos de salas de emergencia, en comparación con los niños nacidos de estadounidenses nativos.

Las familias inmigrantes muchas veces acuden al cuidado de emergencia porque muchos "no saben qué tienen a su disposición en cuanto a servicios preventivos o no tienen acceso a ellos por [falta de] seguro o ingresos", explicó Mohanty. "También podría haber preocupaciones sobre estar indocumentados".

A la Dra. Mita Sanghavi Goel, instructora de medicina de la Universidad Northwestern en Chicago, quien estudia la salud de los inmigrantes, los hallazgos le parecieron razonables. Aún así, "queda mucha investigación por hacer para comprender con mayor detalle de dónde vienen los altos costos de los nacidos en los EE.UU. y los bajos costos de los nacidos en el exterior", dijo.

Según Goel, también hace falta mayor comprensión de la función adecuada de la prevención de enfermedades. "¿Estamos gastando dinero de manea inteligente en el cuidado de las personas, independientemente de dónde hayan nacido? ¿Deberíamos estar brindado mejor cuidado preventivo y precoz en lugar de cuidado en la sala de emergencia?" se preguntó. "Necesitamos analizar estos datos meticulosamente antes de llegar a una conclusión".

Más información

Lea más acerca de las opciones para el cuidado de la salud de los inmigrantes en el U.S. Department of Health and Human Services.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Sarita Mohanty, M.D., M.P.H., assistant professor, medicine, University of Southern California, Los Angeles; Mita Sanghavi Goel, M.D., instructor, medicine, Northwestern University, Chicago; August 2005 American Journal of Public Health
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined