Los estadounidenses prefieren cobertura sanitaria seleccionada por el empleador

Un cambio hacia cuentas de ahorros de salud podría causar una reacción negativa del público, advierte la autora de un estudio

JUEVES 22 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los estadounidenses preferirían por mucho elegir un plan de salud entre un grupo de opciones seleccionado por sus empleadores a que se les ofrezca una cuenta financiada por el empleado mismo para comprar su propio plan, según demuestra un nuevo estudio.

Dos tercios de los adultos encuestados preferían que sus empleadores eligieran opciones de plan de salud y la mayoría, bien fueran demócratas o republicanos, apoyaba tal método.

El estudio, publicado el jueves por el Commonwealth Fund, también reveló que a las personas les importa más poder elegir sus propios médicos que poder elegir sus planes de salud.

"Lo que estamos encontrando, como quiera que se vea, es que parece que el tipo de elección que la gente prefiere es sobre proveedores de atención sanitaria, no sobre planes de atención sanitaria, por lo que no están tan ansiosos por abandonar el sistema basado en los empleadores", afirmó la autora del estudio Jeanne M. Lambrew, profesora asociada de políticas sanitaria de la Universidad George Washington de Washington, D.C.

Los hallazgos cuestionan si quienes toman las decisiones deberían tratar de implementar las cuentas de ahorro de salud como una manera de reducir los costos sanitarios y dar a las personas más control sobre cómo gastan sus dólares de atención sanitaria. El análisis de Lambrew sugiere que podría no ser lo que las personas desean.

"Vimos una reacción pública negativa contra las HMO muy cerradas en los 90", recordó. "Podríamos ver una reacción negativa similar contra estos tipos de políticas considerando que muchas personas no las desean y prefieren un tipo de sistema en el que todavía sean los empleadores los involucrados en tomar este tipo de decisión".

Greg Scandlen, fundador de una nueva organización de lobbying de base llamada Consumers for Health Care Choices, arguyó que esa interpretación es errónea. "Esto es ver las cosas como los políticos las ven", afirmó. "Están buscando que más del 50 por ciento apoye una idea y los mercados no funcionan así".

Esta encuesta encontró que un tercio de las personas prefieren elegir sus propios planes de salud, añadió, "y un tercio del mercado es inmenso".

Actualmente, más de un millón de estadounidenses recibe atención sanitaria a través de un plan de deducible alto junto con una cuenta de ahorros de salud, o HSA por sus siglas en inglés, de acuerdo con un estudio de America's Health Insurance Plans.

Una HSA es un tipo de cuenta de inversión relativamente nueva. Les da a las personas una opción libre de impuestos para ahorrar para gastos médicos. Las contribuciones a una HSA pueden pasar de un año a otro para pagar atención médica futura. También, el titular de la cuenta puede retirar los fondos cuando los necesite para cubrir gastos médicos actuales, incluso cuentas de médicos y hospital, medicinas recetadas o medicinas sin receta.

El Presidente Bush ha apoyado las HSA como una manera de controlar el creciente costo de la atención sanitaria en los Estados Unidos. Pero a los detractores de este método les preocupa que erosionará el sistema actual de seguros de salud basado en empleadores.

Con datos de la encuesta bienal de seguros de salud del propio Commonwealth Fund, Lambrew examinó si las personas realmente quieren más poder de selección y control sobre sus opciones de plan de salud, como insisten los proponentes de las HSA. La encuesta captura datos de una muestra nacionalmente representativa de 3,293 adultos en edad para trabajar.

Los datos sugieren que las personas valoran más la elección de proveedores que la elección de plan de salud. Y fue más probable que cerca del 12 por ciento de los que tienen un sólo plan de salud (en otras palabras, sin otra opción de plan) estuvieran insatisfechos con su atención sanitaria. Por otro lado, la tasa de insatisfacción fue más del doble (el 26 por ciento) entre los individuos a quienes no se les dio la opción de elegir un proveedor para recibir atención.

Adicionalmente, el 67 por ciento de las personas que no pudieron elegir dónde acudir a recibir atención indicaron que una elección de planes de salud es muy importante. Eso se compara con el 55 por ciento de aquéllos a quienes cuyos planes ofrecen muchas elecciones de proveedor. En contraste, sólo el 37 por ciento de las personas restringidas a una elección de plan de salud consideró que tener múltiples elecciones de plan de salud es muy importante.

"Entonces, irónicamente, las personas sin elección de plan realmente no sentían que eso fuera un problema", apuntó Lambrew. "Pero las personas que tenían una elección muy limitada de médicos sí sentían que si simplemente pudieran tener más opciones, no habría problema".

Basado en estos nuevos hallazgos, Lambrew aconsejó a quienes toman las decisiones políticas a "pensarlo dos veces" antes de migrar del sistema tradicional basado en los empleadores.

Scandlen, sin embargo, no piensa que los que toman las decisiones políticas deberían parcializarse por ningún método único. "No creo que todo el mundo deba estar en un plan de HSA", apuntó. "Algunas personas prefieren las HMO y deberían tener esa opción también".

Más información

Para más información sobre los seguros de salud patrocinados por los empleadores, visite la Agency for Healthcare Research and Quality. Para averiguar más sobre las cuentas de ahorro de salud, diríjase a The HSA Insider.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ