See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los pediatras fortalecen la advertencia sobre los efectos de la contaminación del aire

La meta es informar a los médicos y brindar una guía para las autoridades gubernamentales

MIÉRCOLES 8 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- El principal grupo de pediatras del país ha fortalecido su punto de vista sobre los peligros que la contaminación del aire representa para los niños y brinda nuevas recomendaciones sobre cómo ayudar a resolver el problema.

"Teníamos una declaración de política, pero estaba algo anticuada", afirmó la Dra. Janice J. Kim, miembro del Comité de Salud Ambiental de la American Academy of Pediatrics y autora principal de la nueva declaración. "Ha habido mucha información científica nueva sobre los peligros y efectos sanitarios relacionados con la contaminación del aire".

"El enfoque previo fue sobre el ozono", señaló. "Ahora hay nueva información sobre la materia en partículas y las toxinas aéreas como el diesel".

Estudios recientes han encontrado que la contaminación del aire no sólo agrava el asma en algunos niños, sino que también puede afectar negativamente el crecimiento y función pulmonares. El plomo aumenta los casos de enfermedades de las vías respiratorias, el nacimiento prematuro y la mortalidad entre los bebés.

La declaración de la academia aparece en la edición de diciembre del boletín del grupo, Pediatrics. Ésta moderniza la declaración actual, la cual se publicó en 1993.

La declaración de política tiene como finalidad informar a los médicos y también ofrecer una directriz a las autoridades del gobierno y otros creadores de políticas que estén involucrados en la planeación a largo plazo para limpiar el aire.

Aunque el proyecto Clean Air Act (para el aire limpio) se convirtió en ley en 1970, se estima que todavía 146 millones de estadounidenses vivían en 2002 en áreas en las que el aire evaluado no cumplía con los estándares actuales de por lo menos uno de los seis "criterios de contaminantes del aire", anotó Kim en el informe. Estos seis son el ozono, la materia en partículas, el dióxido de sulfuro, el dióxido de nitrógeno, el monóxido de carbono y el plomo.

Un punto que los padres deben recordar es que la contaminación del aire podría desencadenar el asma de su niño, apuntó Kim, médico de salud pública de la Agencia de Protección Ambiental de California en Oakland.

Entre las recomendaciones de la declaración se encuentran Los pediatras deben cumplir una función crucial en educar a los representantes locales y nacionales, los que diseñan políticas, las autoridades deportivas escolares y otros sobre los peligros de la contaminación del aire.

La declaración también recomienda que las comunidades con mala calidad del aire alerten a los residentes locales sobre los peligros sanitarios potenciales, que los niveles de mercurio industrial sean disminuidos, que se anime al uso de transporte en masa y a compartir vehículos, y que las plantas energéticas más viejas sean cerradas o modernizadas si no cumplen con los estándares actuales.

Se deben construir nuevas escuelas, lejos de las áreas contaminadas, sugirieron también los médicos.

Otro experto en la atención de la salud aplaudió la declaración revisada.

"Los autores están trayendo a la conciencia clínica lo que los investigadores han estado predicando durante algún tiempo", afirmó el Dr. Gailen Marshall, profesor de medicina y pediatría del Centro Médico de la Universidad de Misisipí en Jackson. Es director de la división de inmunología clínica y alergia del centro.

"Hay dos problemas que son particularmente preocupantes con la contaminación del aire", señaló Marshall. "Primero, la mayoría de estándares se desarrollaron teniendo en mente exposiciones más intermitentes. Esto significa que aunque hay exposiciones 'promedio' durante periodos de tiempos dados, esto supone una exposición 'cambiante'. Sin embargo, si el promedio se hace más crónico y menos episódico, las implicaciones sanitarias podrían ser más severas".

"Permítanme hacer una analogía", añadió. "Podría tener una tensión muscular severa tres o cuatro veces por año, pero, si hay suficiente tiempo entre episodios, me recuperaría completamente. Pero si tengo 10 tensiones musculares menos severas por año, el daño promedio podría ser el mismo, pero mi cuerpo nunca tendría suficiente tiempo para recuperarse. Al final, los daños más pequeños se suman y hace más daño".

"Este podría bien ser el caso si los niveles de línea de base de varios contaminantes de nuestro planeta continúan aumentando", advirtió Marshall.

Kim afirmó que los padres pueden ayudar haciendo que sus niños permanezcan en el interior de las casas y que no hagan ejercicio fuerte fuera de la casa en los días con niveles de contaminación muy altos. Otra buena idea es hacer seguimiento al índice de calidad del aire en su área, aconsejó.

Y los padres pueden servir como defensores de sus niños, apuntó Kim, al hablar con las autoridades escolares sobre maneras de minimizar la contaminación del aire y pidiéndoles que, si es necesario, replanteen las políticas de deportes en exteriores en los días en que la calidad del aire es pobre.

Más información

Para aprender más sobre los desencadenantes comunes del asma, visite la American Academy of Pediatrics.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Janice J. Kim, M.D., Ph.D., M.P.H., member, American Academy of Pediatrics' Committee on Environmental Health, and public health physician, California Environmental Protection Agency, Oakland; Gailen Marshall, M.D., Ph.D., professor, medicine and pediatrics, vice chairman, faculty development, and director, division of clinical immunology and allergy, University of Mississippi Medical Center, Jackson; December 2004 Pediatrics
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined