LUNES 1 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Puede que los pediatras crean saber si un paciente adolescente está utilizando alcohol o drogas y cuánto, pero un reciente estudio halla que los médicos juzgan mal el problema.

Más del sesenta por ciento de las veces, los pediatras sabían que sus jóvenes pacientes habían utilizando alcohol o drogas, pero en la mayoría de los casos, los médicos creían que el problema era menos grave de lo que realmente era, según señala el estudio.

"Los proveedores subestiman significativamente el nivel de uso en los adolescentes o la gravedad del abuso de sustancias entre ellos", aseguró la Dra. Celeste R. Wilson, investigadora del Centro para la Investigación del Abuso de Sustancias entre Adolescentes del Hospital Infantil de Boston, autora principal del estudio.

"Y esto es importante, naturalmente, porque éstos son los adolescentes que, si se identifican, puede ser remitidos o se pueden beneficiar de una intervención oportuna de servicios para el abuso en adolescentes", aseguró.

El estudio, financiado por la Fundación Robert Wood Johnson, aparece en la edición de noviembre de Pediatrics.

El uso de drogas ilícitas sigue siendo un problema de salud de difícil cura entre la juventud estadounidense, según sugieren datos federales. En 2003, el 11.2 de los jóvenes entre 12 y 17 años de edad usaron drogas, alcohol o tabaco en el mes inmediatamente anterior, según una encuesta de la Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA), una unidad del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.

Se estima que el 17.7 por ciento de los jóvenes en ese grupo de edad usaron alcohol en el mes inmediatamente anterior a ala encuesta, aseguró la SAMHSA. De todos los jóvenes, el 10.6 por ciento eran bebedores por atracón y el 2.6 bebedores intensos.

Estos porcentajes cambiaron muy poco con relación a la encuesta del año anterior.

La American Medical Association recomienda que los proveedores del cuidado de la salud examinen a todos los pacientes adolescentes cada año para detectar abuso de alcohol y drogas, anotaron los autores del estudio. La mayoría de los pediatras afirman que sí examinan a la mayoría de sus pacientes adolescentes, agregan, y citan un estudio publicado anteriormente.

Pero, ¿están evaluando con precisión el abuso de sustancias entre los adolescentes?

El estudio de Wilson se realizó con 533 pacientes entre 14 y 18 años de edad que buscaban cuidado médico de rutina y sus 109 proveedores de cuidado de la salud. En el momento de la consulta, cada proveedor llenó un formulario en el que explicó cuál era su impresión acerca del uso del alcohol y las drogas de su paciente. Luego de la cita, los pacientes fueron examinados con el Adolescent Diagnostic Interview (Entrevista de Diagnóstico de Adolescentes), un cuestionario que Wilson describe como el "estándar dorado" para diagnosticar los trastornos en el abuso de sustancias. Los investigadores compararon las impresiones clínicas de los proveedores con los diagnósticos reales de los pacientes.

De los 86 adolescentes con un diagnóstico de abuso o dependencia, los proveedores identificaron correctamente al 75 por ciento de ellos como usuarios de sustancias. Pero el nivel de uso en la mitad de estos pacientes fue reportado erróneamente como mínimo.

Los proveedores harían un mejor trabajo para identificar a los pacientes que tienen estos comportamientos arriesgados si utilizaran una herramienta de evaluación estructurada, según concluyeron los autores.

Una herramienta desarrollada por el Dr. John Knight, director del Centro para la Investigación sobre el Abuso de Sustancias en Adolescentes del Hospital Infantil de Boston y coautor del estudio, le pide a los adolescentes que respondan seis preguntas relacionadas con el alcohol y las drogas. Pregunta, por ejemplo, "¿alguna vez has estado en un carro que estuviera siendo manejado por alguien (incluido tú mismo) que estuviera drogado o que hubiera estado utilizando alcohol o drogas?"

Aunque Wilson admite que algunos adolescentes no revelerán con veracidad su uso de sustancias, insiste en que una herramienta de evaluación ayudaría a identificar a algunos muchachos que los médicos podrían no considerar que utilizan alcohol o drogas. "Ciertamente le daría a los proveedores una manera estructurada de abordar el tema con los adolescentes", aseguró.

Los proveedores también necesitan tener en cuenta los recursos de consejería y tratamiento disponibles en su región para estar preparados para hacer remisiones cuando sea necesario, agregó.

"Con una intervención oportuna, se pueden prevenir las secuelas del abuso de alcohol y sustancias", incluidos los accidentes automovilísticos y la adicción, sostuvo Wilson.

Más información

Visite la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry para conocer las señales de alerta del abuso de sustancias entre adolescentes.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ