Más del 40 por ciento de los ataques cardiacos no se diagnostican

Investigadores informan que el problema afecta con más frecuencia a las mujeres que a los hombres

MARTES 14 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Más de cuatro de cada 10 ataques cardiacos no se diagnostican al momento en que ocurren, según halla un nuevo estudio europeo.

Y estos llamados "ataques cardiacos silenciosos" no son advertidos con mayor frecuencia en las mujeres, ya que más de la mitad de los ataques cardiacos pasan desapercibidos en las mujeres, en comparación con un tercio en los hombres, señalaron los investigadores.

"Hay una proporción considerable de infartos del miocardio [ataques cardiacos] que no son reconocidos clínicamente por el mismo paciente ni por el sistema médico", dijo el coautor del estudio Eric Boersma, profesor asociado de epidemiología cardiovascular clínica en el Centro Médico Erasmus en Rótterdam, Holanda. "Sabemos por otras investigaciones que los infartos del miocardio no tratados tienen implicaciones pronósticas en el sentido de reducir la expectativa de vida".

Los resultados asociados a las mujeres fueron particularmente preocupantes para algunos expertos.

"Claramente no se estaban detectando ataques cardiacos en las mujeres, y estas eran mujeres que estaban dentro del sistema de atención sanitaria", apuntó la Dra. Nieca Goldberg, jefa de atención cardiaca para mujeres en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York y autora de The Women's Healthy Heart Program (Programa de corazón saludable para mujeres). "Dos tercios de las mujeres con ataque cardiaco nunca logra llegar al hospital, y estas mujeres sí llegaron pero sus ataques cardiacos no fueron diagnosticados. Obviamente, esto es una gran decepción".

Los autores del estudio sugirieron que electrocardiogramas (ECG) repetidos y periódicos podrían revelar la evidencia de ataques cardiacos que previamente pasaron desapercibidos.

Los hallazgos aparecen en la edición del 14 de febrero del European Heart Journal.

De acuerdo con los autores del estudio, las muertes causadas por enfermedad cardiaca isquémica, cuando el flujo sanguíneo y por tanto el oxígeno son restringidos debido al estrechamiento de las arterias del corazón, están descendiendo. Pero este tipo de enfermedad cardiaca seguirá siendo un problema de salud de importancia en las próximas décadas, debido en gran parte al envejecimiento continuo de la población.

Los ataques cardiacos son el resultado más severo de la enfermedad cardiaca isquémica, y pueden provocar la muerte, señalaron los investigadores.

Estudios anteriores han indicado que hasta el 44 por ciento de estos ataques cardiacos no son reconocidos clínicamente, pero los datos han sido limitados y contradictorios.

Para este estudio, los investigadores analizaron más de 4,000 hombres y mujeres mayores de 55 que participaron en el Estudio de Rótterdam, un estudio poblacional prospectivo que está siendo realizado en el suburbio de Rótterdam.

Entre 1990 y 1993, se registraron en el estudio hombres y mujeres que no tenían evidencia de haber tenido un ataque cardiaco, se les sometió a ECG y exámenes médicos de línea base y al menos a una evaluación de seguimiento durante 1994-95 y 1997-2000.

El cuarenta y tres por ciento del total de ataques cardiacos pasó inadvertido, incluidos un tercio en los hombres y más de la mitad en las mujeres, hallaron los investigadores.

La diferencia en los sexos persistía a medida que la edad aumentaba de 55 a 80.

Aunque el estudio fue realizado en Holanda, los investigadores creen que los resultados podrían ser extrapolados a cualquier país desarrollado.

Un número de factores podría explicar por qué los ataques cardiacos pasan desapercibidos: los síntomas atípicos, síntomas que son diferentes en mujeres que en hombres, síntomas diferentes en personas de la tercera edad y personas con diabetes, entre otros.

Pero es importante reconocer que debido a que estos pacientes han sufrido un ataque cardiaco están en alto riesgo de complicaciones cardiovasculares adicionales. Como tal, es posible que puedan beneficiarse del tratamiento preventivo, incluidos la aspirina, los betabloqueantes y las estatinas, así como de cambios en el estilo de vida, señalaron los investigadores.

Electrocardiogramas regulares podrían determinar quién ha sufrido un ataque cardiaco silencioso y quién necesita atención extra, declararon los autores.

"Si desea diagnosticar esto temprano, entonces tendrá que, de alguna manera u otra, hacerse esos ECG repetidos", dijo Boersma. "Pero antes de que podamos hacer tal afirmación, necesitamos hacer un análisis de costo y beneficio para ver si resulta beneficioso hacerlo en una población grande mayor de 55 años".

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre los ECG.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Eric Boersma, Ph.D., associate professor, clinical cardiovascular epidemiology, Erasmus Medical Centre, Rotterdam, the Netherlands; Nieca Goldberg, M.D., chief, women's cardiac care, Lenox Hill Hospital, New York City, author, The Women's Healthy Heart Program, and spokeswoman, American Heart Association; Feb. 14, 2006, European Heart Journal
Consumer News in Spanish