See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Muchos ejecutivos de hospitales se oponen a los reportes obligatorios de errores

Según una encuesta la mayoría considera que no ayudará a los pacientes, sino que fomentará las demandas

MARTES 15 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Una nueva encuesta de cientos de ejecutivos a cargo de hospitales en seis estados encontró que la mayoría está en desacuerdo con las leyes estatales que requieren que los hospitales reporten los errores médicos importantes y menores.

Muchos expresaron su preocupación de que estas regulaciones en realidad inhibirán una información completa, dados los temores de médicos y administradores a litigios cuando estos errores se hagan públicos.

Sin embargo, la encuesta de ejecutivos de 203 hospitales también halló que en esos estados en que las leyes de reporte obligatorio ya están activas eran menos propensos a expresar objeciones fuertes a esas reglas, en comparación con los ejecutivos en los estados sin tales leyes.

"Parece haber una resistencia al cambio [entre los ejecutivos], pero la familiaridad con estas leyes genera aceptación", apuntó el investigador principal Joel S. Weissman, profesor de medicina en el departamento de política de atención sanitaria en la Facultad de Medicina de Harvard.

"Obviamente, el sistema de los EE.UU. está en proceso de cambio", afirmó.

Su equipo publicó los hallazgos en la edición del 16 de marzo del Journal of the American Medical Association.

De acuerdo con la National Academy for State Health Policy, 21 estados requieren actualmente alguna forma de reporte obligatorio de errores médicos. En algunos estados, toda la información sobre el incidente específico se mantiene confidencial, mientras que en otros estados la información tal como el nombre del hospital en que ocurrió el error puede ser puesta a disposición del público. Todos los estados mantienen la identidad del paciente confidencial.

Estos tipos de regulaciones "tienen un objetivo doble", apuntó Weissman.

"Uno de ellos es responsabilidad pública, el derecho del público de saber lo que pasa", explicó, mientras que la otra es mejorar la seguridad pública al detectar las áreas de debilidad que podrían necesitar mejora, añadió.

¿Pero qué tan ansiosos están los administradores de dar la bienvenida a los reportes obligatorios? En su estudio de 2002-2003, el equipo de Weissman condujo entrevistas francas y confidenciales con los directores principales, directores de operaciones y directores de finanzas de 203 hospitales en seis estados. Esos estados incluyeron a Massachusetts y Colorado (que tienen leyes de reportes obligatorios que permiten la diseminación de cierta información al público); Pensilvania y Florida (que tienen políticas de reporte obligatorias, pero confidenciales); y Georgia y Texas (que no tenían leyes de reporte obligatorias al momento de la encuesta).

En su mayoría, "los ejecutivos de hospitales que entrevistamos tenían algunas reservas bastante sustanciales sobre los sistemas de reportes obligatorios para hacer pública la información", apuntó Weissman. "Sentían que conducían a más demandas y que tenían un efecto negativo sobre los sistemas de reporte de sus propios hospitales. Tampoco veían mucho valor en cuanto a la seguridad general del paciente en sus [respectivos] estados".

Específicamente, el 79 por ciento de los ejecutivos encuestados pensaba que los reportes obligatorios no confidenciales fomentarían las demandas, el 69 por ciento pensaba que desanimaría los reportes internos, y el 73 por ciento pensaba que terminaría sin tener ningún efecto (ni siquiera un efecto negativo) en la seguridad del paciente.

Sin embargo, los estudios sugieren que muchos de esos temores podrían no tener base, dijo Weissman.

Dijo que en términos de demandas, por ejemplo, estudios de investigadores tanto del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan como del sistema sanitario de la Veterans Administration han encontrado que una mayor apertura sobre los errores médicos ha ahorrado en realidad dinero y problemas legales a los hospitales.

Luego de la introducción de los reportes obligatorios, "el número de casos [de errores] sobre los que se hablaba aumentó" en esas instituciones, apuntó Weissman, "pero el número que se convirtió en demandas, y el total que los hospitales tuvieron que pagar a los abogados, en realidad disminuyeron".

Ese hallazgo podría ayudar a explicar un segundo y curioso hallazgo de la encuesta: Los ejecutivos que administran los hospitales en los estados en que los reportes obligatorios ya estaban firmemente establecidos tenían menos oposición a este tipo de legislación que los administradores en los estados sin tales leyes.

De acuerdo con Weissman, esto significa que los miedos iniciales sobre litigios bajan a medida que la esperada avalancha de demandas no se materializa.

Leslie Kirle es directora principal de política clínica y defensa del paciente de la Massachusetts Hospital Association, y ayudó a representar al sector como coinvestigadora del estudio.

Considera que los reportes obligatorios pueden ayudar a mejorar la seguridad del paciente. Pero también cree que el sistema actual puede mejorarse.

"Cosas como asegurarse de que las definiciones sean claras en término de lo que necesita ser reportado y, lo más importante, llevar esa información de vuelta a los hospitales para fines de mejoras", apuntó Kirle. "Ese es ciertamente un gran objetivo que todos tenemos, para poder aprender de estos problemas".

Weissman concurrió. "Sin mencionar estados por nombre, sabemos que recolectan datos que aún no se han analizado, excepto caso por caso", apuntó. El análisis caso por caso "tiene algo de valor para el hospital en sí. Pero digamos que está en el hospital X, y halla que existe un problema con la transfusión de sangre y descubre alguna causa subyacente, esa información no está llegando a ningún otro hospital".

"Necesitamos hacer más sobre la recolección y análisis de datos de una manera sistemática para averiguar qué está pasando en todo el sistema", añadió Weissman.

Sin embargo, opinó que la cooperación sin precedentes entre investigadores, reguladores estatales y ejecutivos de los hospitales involucrados en este estudio es una buena prognosis para ese esfuerzo.

Más información

Para más información sobre este tema, vaya a la National Academy for State Health Policy.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Joel S. Weissman, Ph.D., associate professor, medicine, department of health care policy, Harvard Medical School, Boston; Leslie Kirle, M.P.H., senior director, clinical policy and patient advocacy, Massachusetts Hospital Association; March 16, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.