Profesionales de la salud involucrados en interrogatorios de Guantánamo

Un artículo afirma que los médicos comprometieron su ética

MIÉRCOLES 22 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- Actuando en contradicción con la ética médica, médicos, psiquiatras y psicólogos han jugado un papel activo en los interrogatorios de detenidos extranjeros en la prisión de los EE.UU. en la Bahía de Guantánamo, Cuba, según una nueva investigación.

Las revelaciones, que aparecerán en la edición del 7 de julio del New England Journal of Medicine, se publicaron en línea el miércoles en la noche.

De acuerdo con el informe, los prisioneros no tienen ninguna confidencialidad médica, lo que permite al personal médico usar la información que han recogido para ayudar en interrogatorios.

"En contradicción con lo que la administración Bush ha dicho, la regla es que los detenidos de Guantánamo no tienen confidencialidad", afirmó el coautor del estudio, el Dr. M. Gregg Bloche, profesor de leyes en la Universidad de Georgetown en Washington, D.C. "El Secretario Asistente de Asuntos Sanitarios de Defensa, William Winkenwerder, afirmó, recientemente, la semana pasada, que las protecciones y excepciones de confidencialidad eran análogas a las disfrutadas por los ciudadanos estadounidenses".

Sin embargo, hay una orden permanente sobre la que no se ha informado anteriormente, apuntó. Con fecha de agosto de 2002, la orden dice que no sólo no hay confidencialidad médica en, sino que los proveedores de atención sanitaria deben reportar cualquier información de interés potencial al personal médico y no médico de Guantánamo, añadió.

"Además, de manera sistemática, la información médica fue empleada por asesores de ciencias de la conducta para apoyar el proceso de interrogación", dijo Bloche. "Estos científicos de la ciencia conductual, típicamente un psiquiatra y un psicólogo, fueron asignados al Equipo de Asesoría de Ciencia Conductual".

Estos asesores tenían acceso a los registros médicos y los usaron para desarrollar perfiles específicos que podían ser usados para ayudar a los interrogadores, apuntó Bloche.

"No se ha dicho la verdad al pueblo estadounidense", añadió Bloche. "Necesitamos saber mucho más, incluidas las estrategias para conformar las tácticas de interrogación. También, es importante que separemos el proceso de atención clínica del proceso de interrogación".

Ofrecer la información médica para la interrogación hace a todo proveedor de atención sanitaria parte de una red de vigilancia, aseveró Bloche. "Eso es ir demasiado lejos. La información clínica no debe estar disponible para aquéllos que planean un interrogatorio", agregó.

Bloche considera que hay un papel muy limitado para los psicólogos en el desarrollo de estrategias legales de interrogación. "Pero dado lo que se ha reportado ampliamente sobre los tipos de tácticas usados en Guantánamo, es claro que fueron demasiado lejos. Y nos enteramos de que los Equipo de Asesoría de Ciencia Conductual estuvieron involucrados de manera constante".

No sólo hay causa probable para sospechar que los miembros de los Equipos de Asesoría de Ciencia conductual eran cómplices, dijo Bloche, "si no que la falta de confidencialidad hace que los proveedores de atención clínica sean partícipes de este proceso completo".

"Necesitamos una investigación más detallada, completa e independiente sobre los abusos en Guantánamo", afirmó Bloche. "Como parte de esa investigación, deberían averiguarse las maneras en que se diseñaron las prácticas abusivas de interrogación".

Aunque la administración Bush ha dicho que las Convenciones de Ginebra no aplicaban a los prisioneros de Guantánamo, dijo Bloche, también afirmó que los prisioneros serían tratados de acuerdo con esas convenciones.

"Obviamente, la administración ha violado eso", dijo. "Está claro que la falta de protección de la confidencialidad médica violó las reglas de Ginebra".

Más información

La American Medical Association puede darle más información sobre la ética médica.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Consumer News in Spanish