Y el Oscar es para . . . ¿Doc Brown?

Un médico sugiere que las técnicas de actuación podrían ayudar a los médicos a expresar empatía

VIERNES 4 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Para mostrar sentimientos de empatía hacia sus pacientes, los médicos deben estudiar las mismas técnicas de actuación practicadas por leyendas del cine como Al Pacino, Robert De Niro y Marlon Brando.

Pero si sacar a flote sentimientos de empatía genuinos parece algo imposible, los médicos puede hacer lo siguiente: fingirlos.

De cualquier forma, comportarse de manera sensible ayuda en el proceso de curación, de acuerdo con el Dr. Eric B. Larson, director del Centro para Estudios de Salud de la Cooperativa de Salud Grupal en Seattle y autor principal de un comentario que aparece en la edición de esta semana del Journal of the American Medical Association.

"Usted debe esperar una conducta empática por parte del médico, forma parte de su trabajo", indicó.

En general, los médicos han cultivado una reputación de que adolecen de habilidades interpersonales eficientes. Las facultades de medicina han respondido en años recientes mediante la creación de cursos para aprender a comunicarse con los pacientes.

"Hay mucho por hacer, pero han habido progresos", afirmó la Dra. Jimmie C. Holland, médico del departamento de psiquiatría y servicios conductuales del Centro contra el Cáncer de Memorial Sloan-Kettering en Nueva York y autora de The Human Side of Cancer.

Los programas académicos a menudo contratan actores para estimular a los pacientes a través de ejercicios de actuación orientados para mejorar las comunicaciones entre el médico y el paciente, dijo Holland, que estudió los aspectos psicológico, social y conductual del cáncer. Enseñar métodos de actuación a los médicos, entonces, no es una idea tan descabellada.

"Es mejor aprender a comportarse de manera apropiada, aunque no se sienta así", agregó.

Hunter "Patch" Adams, el famoso médico interpretado por Robin Williams en una película de 1998 con el mismo nombre, no podía estar más en desacuerdo. Él criticó duramente la idea de que los médicos fingieran a través de la actuación.

"¿No quiere nadie animar a los médicos a que realmente sean empáticos?", preguntó el fundador del Gesundheit! Institute. "¿Por qué no sugerir que tal vez lo médicos necesitan aprender a ser compasivos?"

Adams, cuyos libros Gesundheit! y House Calls tratan sobre su tipo de cuidado compasivo, pasa cuatro horas con los pacientes de primera consulta, algo muy distinto a una visita médica promedio.

Para ayudar a los médicos a desarrollar el lado sensible del arte de curar, Larson propone que las escuelas de medicina enseñen una técnica de "actuación profunda" que algunos actores usan para alterar su estado emocional. Entre los actores de escenario y pantalla, se conoce como "actuación metódica", un concepto originado por el actor ruso y director Constantin Stanislavsky para ayudar a los actores a meterse en la piel de sus personajes.

"Con una actuación profunda, se pretende sentir lo que los pacientes sienten; se trata de usar el sentimiento, compartir sentimientos o el conocimiento que se tenga sobre los sentimientos de esa persona, para luego comunicarse con ellos", explicó.

Además, los médicos pueden realizar una "actuación superficial" para fingir empatía por los pacientes mediante el uso de expresiones faciales, por ejemplo, o cambio de postura. Mientras que la preferida es la "actuación profunda" , cualquier esfuerzo para mostrar empatía es mejor que ninguno, razonó Larson.

Incluso un simple gesto puede hacer una diferencia. Antiguamente, el obstetra más popular del pueblo de Larson era un hombre que se sentaba a encender un cigarrillo cada vez que se reunía con un paciente.

Los pacientes lo adoraban, apuntó Larson. "Todos pensaban que debido a ese acto, el pasaba mucho tiempo con ellos", incluso cuando no lo hacía, agregó.

Hoy, por supuesto, fumar durante la visita de un paciente sería considerado como un descuido imprudente. "El punto es, él tenía un método, una manera, si así le llamamos, de comunicar que el paciente le importaba", explicó Larson.

Mediante el aprendizaje de una actuación profunda, indicó Larson, los médicos pueden adquirir las habilidades necesarias para mostrar empatía. Y lo pueden hacer de una manera que va mucho más allá de las peculiaridades superficiales asociadas con una buena forma de mostrar interés. Es justo ahí en donde el trabajo emocional entra en juego, explicó: "Es cuestión de experimentar lo que sus pacientes experimentan".

Los estudios futuros necesitan mirar los efectos de usar estos métodos de actuación en la satisfacción del trabajo, sostuvo Larson. Larson sospecha que los médicos que fingen empatía sin experimentar esas sensaciones pueden ser susceptibles al cinismo y la fatiga.

El Dr. Allan Hamilton, neurocirujano del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Arizona, está de acuerdo en que enseñar actuación es un buen primer paso.

"Por otra parte", agregó Hamilton, "espero que la empatía tenga un significado diferente cuando se habla del alquilar un automóvil que cuando se habla sobre un transplante de corazón".

Los médicos deben apegarse a un estándar más alto que los trabajadores del sector de servicios, agregó Hamilton, que usa caballos en una materia electiva en la que enseña sobre comunicaciones no verbales en humanos.

"Me preocupa una profesión que proclame, 'Sabe que, cuando se gradúe, le vamos a entrenar para que sienta empatía'" , indicó.

Más información

La American Medical Association tiene recomendaciones sobre cómo comunicarse con su médico.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ