See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El abuso de los medicamentos recetados está enviando a más gente a los hospitales

Un estudio halla que la sobredosis de analgésicos y sedantes aumentó 65 por ciento en EE. UU.

MARTES, 6 de abril (HealthDay News/DrTango) -- Una investigación reciente revela, que las hospitalizaciones causadas por abuso accidental e intencional de sedantes recetados, tranquilizantes y otros medicamentos analgésicos ha aumentado de manera drástica durante la última década.

El estudio halla que las hospitalizaciones por sobredosis no intencional de opioides (como Vicodin y Percocet) y sedantes (como Valium y Atvian) aumentaron un 37 por ciento entre 1999 y 2006. Las sobredosis intencionales de estos medicamentos aumentaron sustancialmente en 130 por ciento en este tiempo.

"Estamos viendo un aumento tremendo en sobredosis graves relacionadas con el uso de medicamentos recetados", señaló el Dr. Jeffrey H. Coben, autor líder del estudio, director del Centro de Investigación sobre el Control de Lesiones de la Facultad de medicina de la Universidad de Virginia Occidental y profesor de emergencia y medicina comunitaria.

"Y aunque sé que la gente ha visto las noticias sobre Michael Jackson, Heath Ledger y Anna Nicole Smith, el problema no es sólo de celebridades", recalcó Coben. "Este problema está aumentando de manera drástica en todo el país, es muy importante que la gente entienda que los medicamentos recetados son muy poderosos, potencialmente mortales y necesitan ser usados tal como fueron recetados y con precaución".

En los EE. UU., de hecho, el envenenamiento, que incluye las sobredosis, ahora es la segunda causa principal de muerte por lesión no intencional, según el estudio.

El estudio, sobre el que se informó en la American Journal of Preventive Medicine, presenta una instantánea sobre el abuso de medicamentos recetados obtenida de una base de datos que le da seguimiento a las hospitalizaciones del país.

Los investigadores hallaron que las hospitalizaciones que resultaron de los opioides recetados, el uso de tranquilizantes y sedantes aumentaron en 65 por ciento durante el período de siete años del estudio, cuando se incluyeron los usos accidentales e intencionales.

Los autores del estudio también hallaron que las hospitalizaciones causadas por sobredosis no intencionales de estos medicamentos aumentaron en 37 por ciento, en comparación con un aumento de 21 por ciento en las hospitalizaciones atribuidas al envenenamiento por otros medicamentos y sustancias, incluidas las drogas recreativas, como la heroína, los medicamentos de venta libre, como Tylenol y medicamentos recetados.

El estudio halló que las hospitalizaciones por todas las demás causas sólo aumentaron 11 por ciento.

Según los investigadores, hubo un aumento de 130 por ciento en las sobredosis de estos medicamentos relacionadas con el suicidio, frente a un aumento de 53 por ciento en las sobredosis intencionales por todas las demás sustancias.

La información del hospital, sin embargo, no mostró un aumento en los envenenamientos por todos los medicamentos recetados. El uso de metadona explicó el aumento relativo más grande en las hospitalizaciones, de hasta 400 por ciento, pero las hospitalizaciones causadas por el uso de barbitúricos y antidepresivos, se redujo en 41 y 13 por ciento, respectivamente, tendencias que, según Coben, podrían ser el resultado de cambios en patrones de prescripción.

A partir de los hallazgos, Coben resaltó los pasos que podrían darse para tratar de reducir las probabilidades de sobredosis de medicamentos recetados.

"Hay un consenso bastante bueno alrededor de ciertas medidas. Sí, necesitamos trabajar con médicos y farmaceutas para asegurarnos de que hay mejores procedimientos implementados para monitorizar quién recibe qué y con qué frecuencia", dijo.

"También existe la necesidad de educar mejor a la gente acerca de los peligros relacionados con estos medicamentos, cómo usarlos, cómo no usarlos y qué hacer cuando se termine de usarlos", agregó Coben. "Finalmente, existe una función para el sistema legal, controlar a las farmacias falsas y la distribución por Internet de estos medicamentos. Por eso defiendo un método en varios frentes".

Michael Von Korff, investigador líder del Group Health Research Institute, parte del sistema de salud con sede en Seattle, describió los hallazgos del estudio como coherentes con otra investigación reciente.

"Nuestro trabajo sugiere que entre 3 y 4 por ciento de los estadounidenses adultos, no sólo la gente que tenía dolor crónico, toman ahora opioides", aseguró Von Korff. "Éste es el tratamiento que entre 8 y 10 millones de estadounidenses usan ahora, lo que significa que mucha más gente tiene estos medicamentos en sus casas y los está usando. Y si se incrementa la exposición, habrá incrementos en los eventos adversos", agregó.

"Debido a esto, la cantidad de visitas a la sala de emergencia aumenta rápidamente así como la cantidad de sobredosis fatales y la cantidad de estudiantes de secundaria que usan opioides para fines no médicos", señaló Von Korff. "Yo diría que este hallazgo es aleccionador, pero no sorprendente".

Más información

El Instituto Nacional de Abuso de Drogas de EE. UU. tiene más información sobre el abuso y la seguridad de medicamentos.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Jeffrey H. Coben, M.D., director, Injury Control Research Center, and professor, departments of emergency medicine and community medicine, West Virginia University School of Medicine, Morgantown, W.Va.; Michael Von Korff, Sc.D., senior investigator, Group Health Research Institute, Seattle; May 2010, American Journal of Preventive Medicine
Consumer News in Spanish