See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las víctimas ocultas de la crisis de los opiáceos: los niños en cuidados de acogida

children

LUNES, 8 de enero de 2018 (HealthDay News) -- A medida que la crisis de opiáceos continúa afianzándose en Estados Unidos, aumenta el sufrimiento de sus víctimas más pequeñas, los hijos de los adictos, muestra una nueva investigación.

"La crisis de opiáceos tiene muchos aspectos negativos, pero se podría decir que su efecto en los niños es uno de los peores", comentó el autor del estudio, Troy Quast, profesor asociado en el Colegio de Salud Pública de la Universidad del Sur de Florida.

A veces, se separa a los niños de sus padres debido a la negligencia. O quizá ya no tengan un hogar porque sus padres murieron por una sobredosis. Algunos de esos niños pueden vivir con sus abuelos. Pero muchos acaban en el sistema de cuidados de acogida, que ya está sobrecargado.

El equipo de Quast exploró algunos de los motivos de que los niños sean retirados de sus hogares, y cómo esas retiradas parecen vincularse con la epidemia de opiáceos.

Encontraron que de cada mil niños en Florida, dos habían sido retirados de sus hogares debido a la negligencia de los padres en 2015. Eso es un aumento del 129 por ciento respecto a 2012, según el estudio. En el mismo periodo (de 2012 a 2015), la tasa de recetas de opiáceos aumentó en un 9 por ciento.

"Unas tasas más altas de recetas de opiáceos se asocian con unas tasas más altas de retiradas de niños en Florida, y la relación es particularmente potente en las retiradas por negligencia de los padres y por abuso de medicamentos y drogas de los padres", señaló. "La relación también es más potente en los condados con unas proporciones relativamente altas de residentes blancos".

En todo el país, unos 2 millones de personas abusan o dependen de los analgésicos opiáceos recetados, como OxyContin y la morfina. Y más de 33,000 personas fallecieron debido a una sobredosis de opiáceos en 2015, muestran estadísticas del gobierno de EE. UU.

Aunque el estudio encontró vínculos entre el uso de opiáceos y que se retire a los niños de sus hogares, no pudo probar una relación causal.

Los investigadores recolectaron datos de todo el estado de Florida de los niños retirados de sus hogares entre 2012 y 2015. También revisaron datos estatales sobre la cantidad de recetas de opiáceos emitidas. El estudio no incluyó el uso de heroína, que también es una importante causa de sobredosis de drogas y negligencia de los padres.

El estudio encontró que por cada 6.7 recetas de opiáceos adicionales emitidas por cada 100 personas que vivían en el estado, la tasa de retiradas de niños debido a la negligencia de los padres aumentó en un 32 por ciento.

Quast dijo que la negligencia puede implicar una variedad de factores. Incluyen no dar a los niños suficiente comida, no proveer atención de la salud, ropa o refugio, o no proveer una supervisión adecuada para la edad. El abuso emocional y el abuso de medicamentos y drogas de los padres también se pueden considerar como negligencia de los padres, señaló.

Esa negligencia cuesta a Florida unos 40 millones de dólares al año. Esa cifra, dijeron los investigadores, no incluye la atención física o psicológica constante que los niños quizá necesiten debido a la negligencia.

"La investigación anterior ha mostrado que es más probable que los niños retirados sufran de unos futuros drásticamente dañados. Por ejemplo, por lo general tienen unos resultados educativos peores, y es más probable que luego se impliquen en el sistema legal, y que tengan hijos que al final son retirados", lamentó Quast.

Ahora mismo, el sistema de cuidados de acogida tiene dificultades para mantenerse al día con la cantidad de niños que se están retirando de sus hogares, añadió.

Y Florida no es el único estado que se enfrenta a este problema, apuntó Wendy Ellis, experta en salud pública en la Universidad de George Washington en Washington, D.C. Dijo que los niños están sufriendo en muchas áreas que están lidiando con la epidemia de opiáceos.

"Hay más demanda de cuidados de acogida que familias. En Ohio, hay 14,000 niños esperando hogares de acogida, y solo hay 7,000 disponibles", lamentó Ellis.

"En algunas de esas familias, los abuelos acogen a los niños, pero con frecuencia son personas mayores con ingresos fijos. Ahora también intentan lidiar con la educación de la niñez temprana, y con los sistemas de salud", anotó.

Ellis es directora de proyecto de la Colaboración para Fomentar la Resiliencia Comunitaria de la universidad, un proyecto de cinco estados que busca ayudar a los niños, a las familias y a las comunidades a reducir los resultados adversos en la niñez.

Comentó que una respuesta multifacética a esta crisis es esencial.

"Debemos ver más allá de la epidemia y pensar en llegar a la raíz de la desesperación que está haciendo que la gente se automedique. Para muchos, se trata de la pérdida de la movilidad económica. La gente no tiene los medios para mantenerse. Y lamentablemente, no tenemos una varita mágica que lo resuelva en unos meses", apuntó.

El estudio aparece en la edición del 8 de enero de la revista Health Affairs.

Más información

Para más información sobre la epidemia de opiáceos, visite el Departamento de Servicios de Salud y Humanos de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Troy Quast, Ph.D., associate professor, University of South Florida College of Public Health, Tampa; Wendy Ellis, M.P.H., Milken Scholar in Health Policy, and project director, Building Community Resilience Collaborative, George Washington University, Washington D.C.; Jan. 8, 2018, Health Affairs
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined