La atención de emergenciade los EE.UU. no cumple con las expectativas, según un informe

Grupo profesional da una mala calificación a todo el país

MARTES 10 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- La atención de emergencia en los Estados Unidos sólo merece una C-, según un nuevo informe.

El estudio, llevado a cabo por el American College of Emergency Physicians, encontró que el sistema de atención de emergencia está saturado, ofrece un acceso limitado a la atención, y se ve impedido por los crecientes costos de responsabilidad y una pobre capacidad para manejar los desastres de salud pública o de terrorismo.

La C- representa las calificaciones promedio de todos los 50 estados y el Distrito de Columbia. Las calificaciones se llevaron a cabo usando 50 medidas para cada estado en una escala de "A" a "F", según el apoyo a criterios claves en cada estado, el acceso a la atención de emergencia, la calidad y la seguridad del paciente, la salud pública y la prevención de lesiones, y el ambiente de responsabilidad legal médica.

Los resultados de la primera National Report Card on the State of Emergency Medicine (Hoja nacional de calificaciones del estado de la medicina de emergencia) no fueron exactamente impresionantes.

Ningún estado consiguió una A general. California tuvo la clasificación más alta, seguido por Massachusetts, Connecticut y el Distrito de Columbia. Los cuatro tuvieron una calificación general de B. Arkansas, Idaho y Utah quedaron en el fondo de la curva de calificaciones, con una D general. La mitad de los estados ofrecieron apoyo inferior al promedio para sus sistemas de medicina de emergencia, según el informe.

"Muchas personas dan por sentada la atención de emergencia", afirmó el Dr. Frederick C. Blum, presidente del American College of Emergency Physicians y profesor de medicina de emergencia, pediatría y medicina interna en la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia Occidental. "En un momento en que las visitas al departamento de emergencia son más numerosas que nunca, el número de departamentos de emergencia ha disminuido porque los hospitales han encontrado que es más atractivo económicamente cerrar el departamento de emergencias que dejarlo abierto y perder dinero".

Blum anotó que uno de los principales problemas de la atención de emergencia es la responsabilidad legal médica. En muchos lugares, el costo del seguro de negligencia médica ha forzado a muchos médicos a abandonar sus prácticas, afirmó. Esta tendencia está haciendo que sea más difícil para los departamentos de emergencia hacer que los especialistas vean pacientes en la sala de emergencias. También añade a la carga de los departamentos de emergencia, dado que los pacientes que hubieran ido a un especialista terminan yendo a un departamento de emergencia, explicó Blum.

"Recarga un sistema de entrega de atención de emergencia que ya está sobrecargado", apuntó Blum. "Hay personas que esperan horas o días para obtener atención especializada".

En cuanto al acceso a la atención, Blum afirmó que un sistema de atención de emergencia que fracasa, fracasa para todos, no sólo para los pobres o los que no tienen seguro. "Hay muchos sistemas de atención de emergencia que están operando al borde del abismo y no tardarán mucho en fallar", aseguró. "Hay una crisis de aumento de volumen en los pacientes, disminución de los reembolsos, problemas de responsabilidad nacional y asuntos de disponibilidad".

Todos estos problemas se conectan con la calidad y seguridad de la atención que se está prestando, señaló Blum.

Para resolver parte de estos problemas, Blum considera que se necesita atención tanto estatal como federal, particularmente en las áreas de reforma de la responsabilidad legal, los reembolsos por visitas al departamento de emergencias, la preparación para los desastres y el terrorismo, la educación sobre salud pública y la legislación.

"Las personas tienden a contar con la atención de emergencia y a darla por sentada", aseguró Blum. "Pero las personas que dan esta atención se enfrentan a muchos problemas".

Un experto está de acuerdo en que la atención de emergencia está en problemas.

"El sistema de atención de emergencias está en una condición seria, pero no crítica", aseveró el Dr. Stephen Epstein, médico de emergencia del Centro Médico Beth Israel Deaconess y profesor de la Facultad de Medicina de la Harvard. "Es como un juego de sillas musicales", afirmó. A medida que el número de pacientes aumenta, los departamentos de emergencia son menos. "Nos estamos quedando sin sillas".

Epstein anotó que el problema de los departamentos de emergencia es sólo un síntoma de una crisis mayor. "Los hospitales tienen que operar a casi al 100 por ciento de su capacidad para poder sobrevivir", señaló.

Debido a esto, muchos hospitales han cerrado pabellones y tienen menos camas disponibles. "Muchos de nosotros tememos que si hubiera una pandemia de gripe aviar, no tendríamos lugares para hospitalizar a las personas", agregó.

Epstein también considera que se necesitan leyes tanto estatales como federales para manejar los problemas subrayados por el informe. En cuanto al estado del sistema de atención de emergencia nacional, dijo que "no es una C por cortesía. Estamos en una condición seria. Esperamos que en lugar de esperar a que se vuelva algo crítico, alertemos a las personas sobre los problemas".

Más información

El American College of Emergency Physicians puede darle más información sobre el estado de la medicina de emergencia en los Estados Unidos.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Frederick C. Blum, M.D., president, American College of Emergency Physicians, and professor, emergency medicine, pediatrics and internal medicine, West Virginia University School of Medicine, Morgantown; Stephen Epstein, M.D., emergency physician, Beth Israel Deaconess Medical Center, and instructor, Harvard Medical School, Boston; Jan. 10, 2006, National Report Card on the State of Emergency Medicine
Consumer News in Spanish