See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los ataques cardiacos en las escuelas afectan más a los adultos que a los niños

Un investigador señala que la cuestión de si los desfibriladores deberían estar disponibles sigue abierta

LUNES 27 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Cuando un estudiante muere de un paro cardiaco en la escuela, se informa de ello en las noticias, pero la incidencia real de ataques cardiacos en propiedad escolar es poco común y la mayoría de las víctimas son adultos, según informan los investigadores.

Después de revisar 16 años de llamadas a servicios médicos de emergencia en el área de Seattle, los investigadores encontraron que los profesores y el personal eran 25 veces más propensos que los estudiantes a sufrir paros cardiacos. El informe aparece en la edición del 18 de septiembre de Circulation.

"El paro cardiaco sí ocurre en las escuelas, aunque es bastante poco común", apuntó el Dr. Tom Rea, investigador principal y profesor asociado de medicina del Centro médico Harborview y de la Facultad de medicina de la Universidad de Washington. "Es mucho más probable que ocurra en los adultos que entre los estudiantes".

La meta del estudio es proveer datos a las personas que consideran cómo desean configurar los sistemas de respuesta a las emergencias en las escuelas, señaló Rea.

"Este estudio provee información a los legisladores y a las escuelas para tomar la decisión sobre qué tanta prioridad darán al paro cardiaco, sobre todo en la implementación de programas de desfibriladores externos automáticos (DEA)", apuntó Rea.

En el estudio, el equipo de Rea evaluó 3,773 paros cardiacos en King County, Washington, que ocurrieron entre enero de 1990 y diciembre de 2005. De esos casos, 97 ocurrieron en 641 escuelas, desde preescolares hasta universidades. En siete de esos paros cardiacos, la afiliación entre la víctima y la escuela era desconocida.

Los investigadores encontraron que de los 90 casos restantes, 12 estudiantes sufrieron paro cardiaco, ocho de los cuales tenían 18 años o menos. Hubo 33 paros cardiacos entre la facultad y el personal. Además, 45 adultos que no tenían conexión con la escuela tuvieron paros cardiacos mientras estaban en las instalaciones de la escuela, lo que incluía campos de deportes y pistas.

De los ocho estudiantes menores que sufrieron paro cardiaco, cuatro tenían enfermedad cardiaca o pulmonar conocida o tenían graves discapacidades de desarrollo, informó el grupo de Rea.

La pregunta pendiente es qué deben hacer las escuelas para prepararse para estos raros eventos, si es que tienen que hacer algo. La idea que ha captado más atención es entrenar al personal escolar en resucitación cardiopulmonar (RCP) y desfibrilación precoz mediante el uso de DEA. Los DEA son usados para que el corazón comience a latir nuevamente tras un paro cardiaco.

Rea no expresó opinión sobre lo que debería hacerse. "Es una pregunta difícil", dijo. "Cuando ocurre un evento trágico en una escuela, tiene efectos de largo alcance. Aunque tales eventos son extremadamente poco comunes, hay que decidir si se desea estar preparado hasta para los eventos más raros. Es una decisión con la que cada escuela o distrito escolar tendrán que luchar".

Un experto opina que estos hallazgos muestran la necesidad de expandir la capacitación en RCP y la disponibilidad de DEA en las escuelas.

"Se calcula que cada año más de 350,000 individuos mueren de paro cardiaco repentino en los Estados Unidos", señaló el Dr. Gregg C. Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles. "Un mejor reconocimiento del paro cardiaco y activación de la emergencia, una RCP precoz y una desfibrilación también precoz que incluya el uso de DEA pueden mejorar significativamente las probabilidades de supervivencia al paro cardiaco repentino".

Este estudio provee datos importantes obtenidos en la comunidad sobre la incidencia, las circunstancias y los resultados de los paros cardiacos en el ambiente escolar, apuntó Fonarow. "Este estudio encontró que la mitad de los paros cardiacos de los estudiantes no tenían que ver con el agotamiento físico o con los deportes, y que el riesgo estudiantil era similar en la escuela primaria, secundaria y en la universidad", dijo.

La mayoría de los paros cardiacos que ocurren las escuelas tuvieron lugar entre adultos, anotó Fonarow. "El hallazgo apoya la afirmación de que los programas de RCP y DEA en las escuelas beneficiarían no sólo a los estudiantes, sino también a los profesores y al personal, además de a los visitantes a la escuela, y provee importantes datos para considerar el aumento de la capacitación en RCP y la disponibilidad de DEA en el ambiente escolar", añadió.

Otro experto no estuvo de acuerdo. La misma rareza de los paros cardiacos en las escuelas hace que tener DEA disponibles sea innecesario, afirmó.

"Cualquier paro cardiaco en un estudiante, sobre todo si ocurre en terreno escolar, genera mucha atención de los medios", apuntó el Dr. Byron Lee, profesor asociado de cardiología de la Universidad de California en San Francisco. "Esto ha llevado a algunas personas a pedir un DEA para cada escuela".

Sin embargo, teniendo en cuenta que los paros cardiacos en las escuelas son extremadamente poco comunes y sólo una minoría de los paros cardiacos ocurren en los estudiantes, "parece poco probable que colocar un DEA en cada escuela resultase rentable", dijo Lee.

Más información

Para más información sobre los ataques cardiacos, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Tom Rea, M.D., M.P.H., associate professor, medicine, Harborview Medical Center, University of Washington School of Medicine, Seattle; Gregg C. Fonarow, M.D., professor, cardiology, University of California, Los Angeles; Byron Lee, M.D., associate professor, cardiology, University of California, San Francisco; Sept. 18, 2007, Circulation
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined