Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Olvídese de la respiración boca a boca para los pacientes de ataque cardiaco

Un estudio encuentra que los resultados son mejores si los testigos realizan solamente la compresión torácica

VIERNES 16 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Un estudio japonés encontró que añadir reanimación boca a boca a la compresión torácica hacía daño, en lugar de ayudar, en la supervivencia de las personas que sufrían de paro cardiaco.

El estudio examinó a más de 4,000 adultos que obtuvieron tratamiento de emergencia de transeúntes cuando colapsaron al dejar de latir sus corazones. El resultado: una mejor función neurológica en el 10.1 por ciento de los que sólo obtuvieron compresión torácica dentro de los cuatro minutos del paro cardiaco, frente al 5.1 por ciento a quienes también se administró reanimación boca a boca.

Se encontraron beneficios similares con sólo compresión torácica en personas que sufrían ritmos cardiacos anormales y en los que tenían apnea, una dificultad respiratoria.

"Sin embargo, no hubo evidencia de ningún beneficio por añadir ventilación boca a boca en ningún subgrupo", informaron los investigadores.

Los hallazgos aparecen en la edición del 17 de marzo de la revista británica The Lancet.

El informe podría llevar a más cambios en las directrices de la American Heart Association para la reanimación cardiopulmonar (RCP), señaló el Dr. Gordon Ewy, director del Centro de salvamento cardiaco de la Universidad de Arizona, quien ha estado proponiendo tales cambios por años. Escribió un editorial que acompaña el informe de la revista.

"En base a la investigación llevada a cabo en nuestro laboratorio experimental de reanimación, hemos estado respaldando la compresión torácica sola para el paro cardiaco", apuntó Ewy. "Lo hemos hecho porque nuestras encuestas indicaron que las personas eran más propensas a realizar reanimación si tienen que llevar a cabo sólo la compresión torácica, en lugar de tener que aplicar reanimación boca a boca".

Los transeúntes dudan en suministrar reanimación boca a boca en parte porque no les gusta el contacto físico y el potencial de enfermedad infecciosa, y en parte porque "es una habilidad psicomotora compleja, y las personas tienen miedo a causar daño", explicó Ewy.

Como resultado, apuntó, "tres de cada cuatro personas que son testigos de un paro cardiaco no administran RCP".

Y cuando se administra ventilación boca a boca, hay que detener momentáneamente la compresión torácica, dijo Ewy, y añadió que "sólo se presiona el pecho el 50 por ciento del tiempo".

La asociación cardiaca ya parece inclinarse en esa dirección. Puso al día sus directrices de RCP en noviembre de 2005, cambiando la proporción a 30 compresiones por cada dos respiraciones, frente a la proporción anterior de dos respiraciones por cada 15 compresiones.

"Este artículo es extremadamente importante, porque muestra claramente lo que hemos demostrado en nuestro laboratorio, que la compresión es mejor, y que las personas son dramáticamente más propensas a llevarla a cabo", señaló Ewy.

Se calcula que cada año, hay 450,000 paros cardiacos en los Estados Unidos. Las probabilidades de que alguien cuyo corazón se detenga en un lugar público reciba reanimación y luego pueda llevar una vida normal varían entre el 2 y el 70 por ciento en los Estados Unidos y Canadá, dependiendo de dónde ocurra el evento, dijo Ewy.

Las directrices existentes exhortan a todos los adultos a tomar un curso de RCP y a llamar al 911 para recibir instrucciones sobre RCP de emergencia.

"Si llama al 911, se le indica que haga sólo compresión torácica", apuntó Ewy. "Si se logra que más personas hagan sólo compresión torácica, marcaría una diferencia dramática".

Que las directrices de RCP se cambien o no debido a este estudio casi ni es el punto, afirmó el Dr. Lance Becker, director del Centro de ciencias de reanimación de la Universidad de Pensilvania y ex presidente del Comité de soporte básico de vida de la American Heart Association.

"El mensaje del estudio es que cualquier RCP es mejor que nada de RCP, y que cualquier intento de reanimación es mejor que no hacer nada", afirmó Becker. "La buena noticia para las personas es que se pueden sentir cómodas si hacen cualquier cosa. Cualquier cosa que hagan ayudará a esa persona".

Para los transeúntes que dudan en ayudar cuando ven a alguien colapsar, porque no están seguros sobre la reanimación boca a boca, Becker aconsejó: "Si no está seguro de poder hacerlo muy bien, no lo haga. Pero haga compresión torácica. No se si las directrices cambiarán, pero las directrices señalan que si no se siente cómodo realizando reanimación boca a boca, que haga la compresión torácica".

Más información

Para más información sobre el paro cardiaco y la RCP, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Gordon Ewy, M.D., director, University of Arizona Sarver Heart Center, Tucson; Lance Becker, M.D., director of the University of Pennsylvania Center for Resuscitation Science, Philadelphia; March 17, 2007, The Lancet
Consumer News in Spanish