See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un tratamiento con dos medicamentos no mejoró los índices de supervivencia del paro cardiaco

Pero el caso no está cerrado, afirman cardiólogos estadounidenses

MIÉRCOLES, 2 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Inyectar la hormona vasoconstrictora vasopresina además de adrenalina no mejoró la supervivencia entre personas que habían sufrido paro cardiaco repentino en un ensayo europeo, pero cardiólogos estadounidenses señalaron que el hallazgo no descarta el uso del tratamiento en algunos casos.

El informe proviene de un grupo, compuesto principalmente por franceses, que hace varios años describió resultados promisorios de la combinación de vasopresina y epinefrina, el nombre formal de la adrenalina, como parte del tratamiento de emergencia para el paro cardiaco. La American Heart Association respondió a ese informe en directrices que señalaban que la primera inyección de vasopresina podía ser sustituida por adrenalina, el fármaco tradicional para el paro cardiaco, en algunos casos.

Pero el más reciente informe, que incluía un total de casi 3,000 personas, encontró que "la combinación de vasopresina y epinefrina durante el soporte vital cardiaco avanzado para el paro cardiaco fuera del hospital no mejoró los resultados". El estudio fue publicado en la edición del 3 de julio de la revista New England Journal of Medicine.

En cada grupo, alrededor de uno de los cinco tratados sobrevivieron lo suficiente para ser admitidos al hospital, con 20.7 por ciento en el grupo de terapia combinada, y 21.3 por ciento en el grupo de sólo adrenalina. El índice de supervivencia a un año fue de 1.3 por ciento para los que recibieron ambos fármacos y de 2.1 por ciento para los que recibieron sólo adrenalina.

El motivo para no descartar por completo la vasopresina es el tiempo promedio de respuesta en el estudio francés, apuntó el Dr. Joseph P. Ornato, presidente de medicina de emergencia en la Universidad del estado de Virginia, y miembro del comité que creó las directrices de la asociación cardiaca.

"París es una ciudad con mucho tráfico", dijo Ornato. "Si se ve el tiempo que pasó desde el colapso hasta el tratamiento, el primer equipo estuvo en la escena en un promedio de 7.2 minutos. No comenzaron a tratar hasta los 16.3 minutos. La primera inyección constante no fue hasta los 21 minutos".

Ese intervalo significa todo, porque "perdemos alrededor del diez por ciento de las probabilidades de reanimación por cada minuto", apuntó Ornato.

En Richmond, "el 90 por ciento de las veces respondemos en un plazo de ocho minutos o menos", afirmó.

Entonces, dijo Ornato, "no estoy muy convencido de que esto responda completamente a la pregunta, porque no sé qué significa cuando no se suministran fármacos hasta 20 minutos después de que el corazón se paró".

El ensayo "genera tantas preguntas como las que responde", afirmó la Dra.. Nisha Chandra-Strobos, jefa de cardiología de la división de Bayview de la Universidad Johns Hopkins.

El tiempo de respuesta lento es una razón importante, dijo. "Con un tiempo de 21 minutos para la inyección, en realidad no hay nada que hacer para entonces".

Las directrices de la asociación cardiaca que Ornato ayudó a preparar aplican sólo al personal médico llamado para el tratamiento de emergencia del paro cardiaco. La asociación cardiaca aconseja a las personas que carecen de capacitación médica llamar para esa ayuda tan rápido como puedan, marcando el 911.

Se pueden tomar medidas de emergencia antes de que llegue la ayuda médica. El consejo recién actualizado de la asociación del corazón afirman que simplemente deprimir el pecho de manera periódica y continua puede contribuir a la supervivencia. Si el paro cardiaco ocurre en un lugar público, como un aeropuerto, podría haber un desfibrilador portátil disponible. Debe colocarse encima del pecho para administrar un choque eléctrico que podría hacer que el corazón comience a latir de nuevo.

Más información

La American Heart Association describe los síntomas del paro cardiaco y qué hacer al respecto.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Joseph P. Ornato, M.D., chairman, emergency medicine, Virginia Commonwealth University, Richmond, Va.; Nisha Chandra-Strobos, M.D., chief, cardiology, Johns Hopkins Bayview, Baltimore; July 3, 2008, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined