See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los adolescente VIH positivos se están arriesgando más

Estudio halla que la aparición de medicamentos poderosos coincide con una tendencia a comportamientos más arriesgados

LUNES 28 de febrero (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un reciente estudio señala que los adolescentes infectados con el VIH tienen más posibilidades de tener relaciones sexuales arriesgadas y de usar drogas peligrosas desde la introducción de poderosos medicamentos que de manera eficaz mantienen a raya la enfermedad del SIDA.

Los investigadores destacaron que la tendencia, que comenzó a aparecer luego de que las terapias antirretrovirales altamente activas (TAAA) surgieran en 1996, apunta hacia la necesidad de intervenciones dirigidas para reducir el comportamiento arriesgado y mejorar la calidad de vida de los miembros de este grupo.

Apenas un cuarto de las 40,000 nuevas infecciones por VIH en los Estados Unidos cada año tienen lugar en personas menores de 21 años, según los Centers for Disease Control and Prevention federales.

"Los jóvenes, luego de la aparición de las TAAA, tienen más relaciones sexuales sin protección y abusan de las drogas con más frecuencia, asimismo se ven más afectados emocionalmente y cuentan con una menor calidad de vida", aseguró la investigadora principal, Marguerita Lightfoot, psicóloga asistente de investigación del Centro para la Salud Comunitaria de la Universidad de California en Los Ángeles.

El hallazgo fue sorprendente, agregó Lightfoot. "Mi hipótesis era que los jóvenes sometidos a TAAA eran más sanos porque tenían más esperanzas y vivían más tiempo. Me sorprendió descubrir que ese no era el caso".

En el estudio, Lightfoot y sus colegas compararon los comportamientos de 349 adolescentes VIH positivos de Los Ángeles, San Francisco, la ciudad de Nueva York y Miami entre 1994 y 1996 con 175 adolescentes de las mismas ciudades entre 1999 y 2000.

Los dos grupos no incluían a las mismas personas, pero la mezcla de edad, sexo, raza y etnia era similar, así como los factores socioeconómicos, según el informe publicado en la edición de marzo del American Journal of Health Behavior.

Los investigadores hallaron que el grupo post-TAAA era casi dos veces más propenso a tener relaciones sexuales sin protección. Estos adolescentes tenían casi el doble de parejas sexuales, en comparación con el grupo pre-TAAA. Además, los adolescentes del grupo posterior a los TAAA tenían más posibilidades de tener una pareja sexual que usara drogas inyectables.

Adicionalmente, el equipo de Lightfoot halló que a este grupo se le había diagnosticado VIH a una edad más temprana y estaba en un peor estado de salud que el primer grupo.

Lightfoot aseguró que existen varias razones para explicar estos hallazgos. Anotó que el poderoso régimen de medicamentos no es perfecto. "Hay mucha expectativa en torno a las TAAA", anotó Lightfoot. "Pero no tienen el mismo éxito en todo el mundo".

Lightfoot también anotó que los adolescentes infectados con el VIH son más aptos a verse involucrados con el sistema judicial de menores y de pasar algún tiempo en la cárcel. "Quizá esto nos esté diciendo algo sobre la cantidad de jóvenes que tienen más posibilidades de resultar infectados por el VIH. Estas son las personas que están en mayor riesgo", aseguró.

Además, debido a que la TAAA hace que las personas se sientan más seguras, es más probable que tengan relaciones sexuales sin protección. Las personas también piensan que la TAAA hace del VIH una enfermedad con la que se puede vivir, agregó Lightfoot. Esta actitud también se encuentra entre los adultos VIH positivos, anotó.

"Quienes resultan infectados son aquellos que no están recibiendo los mensajes de prevención", aseguró Lightfoot. "Estamos viendo que es una tendencia entre las personas de color, la población que más rápidamente se está infectando con el VIH".

"Necesitamos dirigirnos a estos jóvenes y hacer intervenciones, no sólo para evitar que transmitan el virus, sino para ayudarles con sus problemas emocionales", sostuvo Lightfoot. "Tenemos una oportunidad real para prevenir que el VIH se siga esparciendo si nos enfocamos en los jóvenes que actualmente viven con él".

Otro experto calificó las conclusiones del estudio como bastante perturbadoras.

"Es preocupante que las cosas hayan empeorado para el grupo más reciente de adolescentes que viven con el VIH", aseguró Freya Sonenstein, profesora y directora del Centro de Salud de Adolescentes de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Johns Hopkins.

Sonenstein se enfoca en el tipo de adolescentes que tienen más posibilidades de resultar infectados por el VIH para explicar los hallazgos. "Una explicación para los hallazgos del estudio es que los adolescentes que viven con el VIH se están haciendo selectivamente más desaventajados", explicó.

"El contagio del VIH ahora es más posible entre los adolescentes desaventajados de lo que lo era anteriormente. Aún así, considero que debemos que los sistemas de cuidado y apoyo ayuden a este grupo a mejorar, por lo que se justifica la necesidad de programas mejorados", agregó Sonenstein.

Por otro lado, hay buenas noticias en un informe publicado en la edición del 28 de febrero de Archives of Internal Medicine, que señala que la TAAA sí resulta eficaz para evitar que los pacientes de VIH lleguen a tener SIDA y también para prevenir el desarrollo de infecciones oportunistas asociadas con el VIH y el SIDA.

En este estudio, investigadores británicos recopilaron información sobre 12,574 pacientes durante tres años.

"En este gran estudio multicohortes, demostramos una reducción significativa de la incidencia de eventos oportunistas, independientemente de la etiología", concluyeron los autores.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tiene más información sobre el VIH y el SIDA.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Marguerita Lightfoot, Ph.D., assistant research psychologist, University of California, Los Angeles Center for Community Health; Freya Sonenstein, Ph.D., professor and director, Center for Adolescent Health, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; March 2005 American Journal of Health Behavior; Feb. 28, 2005, Archives of Internal Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined