See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los New York Jets del 69 siguen con sus días de gloria

Estudio halla que al equipo del Super Bowl de Joe Namath le ha ido mejor con su salud que a muchos jugadores retirados

Los New York Jets del 69 siguen con sus días de gloria

VIERNES 5 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- En 1969, a fuerza de arrojo y suerte, un equipo de fútbol americano recién llegado, los New York Jets, ganó la Super Bowl III, algo que se ha considerado uno de los desconciertos más grandes de la historia deportiva de los EE.UU. Esa suerte parece seguir acompañando a los jugadores aún después de su jubilación.

Un estudio reciente halla que la salud colectiva de los ex Jets es bastante buena.

Aún así, los autores del estudio se apresuraron a agregar que estos hallazgos probablemente no sean representativos de los jugadores profesionales de fútbol americano en general. De hecho, la controversia continúa creciendo alrededor de las solicitudes de compensación de muchos jugadores retirados envejecientes que con frecuencia están enfermos.

"No me parece que se pueda generalizar a toda la población de fútbol americano profesional a partir de este pequeño microcosmos" de los New York Jets, aseguró el Dr. Stephen Nicholas, investigador líder del estudio. Nicholas es el director del Instituto Nicholas de medicina deportiva y trauma atlético del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York.

Durante más de cuarenta años, Nicholas y su padre antes que él, el fallecido Dr. James Nicholas, han sido los médicos del equipo de los Jets. A Nicholas el mayor se le encargó el cuidado del equipo de 1969, en el que estaba el mariscal de campo estrella Joe Namath.

En ese momento, a los Jets no se les consideraba más que perdedores sin esperanzas amarrados a la difamada American Football Conference. Su victoria de 16 a 7 sobre los favoritos irrefutables, los Baltimore Colts de la National Football Conference, se considera uno de los mejores juegos profesionales de fútbol americano que se haya jugado jamás.

Ahora, al consultar 35 años de datos de seguimiento, los investigadores dirigidos por Nicholas el menor hallaron que los veteranos de los Jets de ese encuentro legendario, que ahora tienen en promedio 62 años de edad, están en tan buena forma física y mental, o mejor, que los hombres de su edad.

Del total de 41 miembros, 36 de los Jets participaron en el estudio, cuyos resultados aparecen en la edición de octubre de The American Journal of Sports Medicine. (Tres de los miembros originales del equipo habían muerto para cuando se recolectó la información en 2004, señaló Nicholas).

Los jugadores que sufrieron una lesión en el ligamento de la rodilla durante sus carreras estuvieron en mayor riesgo de osteoartritis de rodilla y reemplazo de rodilla, según hallaron los investigadores. De hecho, las dos terceras partes de los Jets retirados sufrieron problemas de rodilla relacionados con la lesión.

Por otro lado, "la salud general de estos jugadores fue sorprendente", aseguró Nicholas. "Tenían muy poca incidencia de diabetes, su hipertensión no era tan mala y en realidad hubo menos muertes de las que se esperaría en la población de la misma edad".

Los investigadores hallaron que las puntuaciones de salud física de los jugadores que tenían artritis de rodilla fueron similares a la de los hombres estadounidenses sexagenarios, mientras que los que no tenían problemas de rodilla presentaron puntajes un 19 por ciento por encima del promedio.

Aún cuando los jugadores tenían exceso de peso o eran obesos, "no vimos diabetes", anotó Nicholas. Esto podría deberse al compromiso continuado de los miembros del equipo con un buen estado físico.

"Conozco a la mayoría de estos jugadores", anotó Nicholas. "Yo era el aguador del equipo en 1969. Los conocía en aquella época y los conozco ahora como médico de varios de ellos. Mantienen su estado físico y siguen en forma".

Esto también incluye la buena forma del cerebro, agregó. El estudio halló que los ex Jets tenían tanta o más agudeza mental que los hombres de edad similar, a pesar de los riesgos neurológicos que puede conllevar el fútbol americano.

Según Nicholas, las precauciones tomadas durante las carreras de los jugadores podrían haber ayudado. "Mi padre estuvo a la vanguardia de la ortopedia y la medicina en esa época. Usaron criterios muy estrictos para las lesiones cerebrales", dijo. "Los jugadores no volvían al juego ni regresaban a la semana siguiente si tenían conmoción cerebral".

Los investigadores tampoco hallaron evidencia de mayor riesgo de depresión entre los veteranos de los Jets y el 94 por ciento de los retirados aseguró que había tenido una carrera "muy satisfactoria" o "algo satisfactoria".

Incluso el riesgo de artritis de rodilla estuvo limitado a esos 24 de 36 jugadores que habían sufrido desgarre del ligamento u otra lesión de la rodilla. "Esas personas que no tenían lesiones de ligamento tenían una incidencia relativamente baja de la necesidad de reemplazo de rodilla y de osteoartritis", aseguró Nicholas.

Todo esto contradice las investigaciones recientes más generalizadas sobre la salud de los jugadores retirados de fútbol americano. Por ejemplo, un estudio de casi 1,600 jugadores retirados realizado en abril en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise, halló que más de la mitad tenía puntajes de dolor altos y que cerca del 15 por ciento informó sobre depresión entre moderada y grave.

El autor líder del estudio aseguró que esos resultados podrían reflejar mejor la realidad de la vida luego de que los jugadores abandonaron el campo.

"Ese [equipo de los Jets] era muy especial, tenían mucho espíritu y camaradería y tuvieron continuidad asombrosa en la atención de su salud todo el tiempo", aseguró el Dr. Thomas Schwenk, profesor y presidente del departamento de medicina familiar de la Facultad de medicina de la Universidad de Michigan. "Sabemos que eso contribuye a la salud general, a la salud mental y física, y a la vitalidad".

También se pregunta si los Jets de 1969, un grupo de hombres muy selectos, con excelente estado físico y muy consentidos desde el punto de vista médico, deberían estar en mejores condiciones que lo que muestran los datos. "Deberían tener puntajes que fueran tan sólo igual de buenos que los de la población general? ¿Deberían ser mejores?", se preguntó Schwenk.

Considera que para demasiado jugadores, la vida después del juego es mucho más solitaria de la que han experimentado los Jets del 69.

"Me parece que buena parte de esto tiene que ver con lo que le sucede a estos jugadores después del retiro, ¿se van y no tienen contactos o son mínimos? ¿No tienen apoyo, atención médica, no hay continuidad o seguimiento?", continuó Schwenk. "¿Se les relega simplemente a una esquina o permanecen conectado de manera que obtienen ciertas ventajas para su salud general?".

De hecho, los titulares noticiosos recientes han demostrado que no a todos los jugadores les va tan bien como a los Jets retirados. Andre Walters, ex jugador de la NFL defensa estrella de los Philadelphia Eagles y de los Arizona Cardinals se suicidio el año pasado a los 44 años. Sufría de daño cerebral causado por varias contusiones durante su carrera de 12 años, según hallaron los informes de patología.

Además, sigue habiendo un forcejeo legal y de los medios entre quienes representan a los ex jugadores envejecientes y enfermos y la NFL Players Association. Los críticos argumentan que el sindicato de jugadores no le está dando a los retirados los fondos de pensión y discapacidad que necesitan para las enfermedades relacionadas con las lesiones que sufrieron durante sus carreras.

Al intervenir en una audiencia especial del Congreso en septiembre, Mercury Morris un ex corredor de atrás de los Delfines de Miami, arguyó que la "Intención" de los encargados de los fondos de discapacidad "es evitar que los jugadores reciban el beneficio", según un informe en el Baltimore Sun.

En respuesta, Gene Upshaw, jefe de la NFL Players Association, le ha pedido al Congreso que ayude con una legislación que reforme el sistema de pensión y discapacidad de la organización.

Según Schwenk, buena parte de la ira de los jugadores viejos podría ser justificada.

"Cuando sienten que simplemente se les ha utilizado y descartado, me parece que esto lleva a consecuencias significativas para la salud", dijo.

Nicholas estuvo de acuerdo. Aseguró que aunque a los Jets del 69 les ha ido relativamente bien con los años, a muchos de sus colegas no.

"Muchos de estos antiguos jugadores son responsables de lo que el juego es hoy", señaló Nicholas. "Es triste ver que no se está cuidando de algunos de ellos. Por supuesto, como ser humano, uno quiere que eso cambie".

Más información

Si desea conocer más información sobre la lesiones deportivas, visite el National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Stephen Nicholas, M.D., director, Nicholas Institute of Sports Medicine and Athletic Trauma, Lenox Hill Hospital, New York City; Thomas Schwenk, M.D., professor and chairman, department of family medicine, University of Michigan School of Medicine, Ann Arbor; October 2007, The American Journal of Sports Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined