Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Pasar demasiado tiempo frente a las pantallas podría hacer que se aumente de peso

teen on smartphone

LUNES, 6 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- Los jóvenes están pasando más tiempo que nunca frente a las pantallas, aumentando las probabilidades de llegar al sobrepeso o a la obesidad, afirma una nueva revisión.

El niño o adolescente promedio de 8 a 18 años de edad pasa más de siete horas al día viendo una pantalla, ya sea de una computadora, un smartphone, una tableta, un videojuego o la televisión, muestran las evidencias más recientes.

Los adolescentes que superan las dos horas al día de tiempo de recreación frente a las pantallas tienen casi el doble de probabilidades de tener sobrepeso o ser obesos, mostró la revisión. El exceso de peso aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas, diabetes y otros problemas de salud.

"El uso total de los medios de comunicación aumentó en más o menos un 20 por ciento entre 1999 y 2009; la mayor parte de ese aumento sucedió a partir 2004, y se vio fomentado sobre todo por incrementos en la utilización de las computadoras", señaló la autora principal del estudio, Tricia Barnett, investigadora en el INRS-Institut Armand Frappier y en el Centro de Investigación del Hospital Universitario de Sainte-Justine, en Montreal.

Éstas y otras evidencias respaldan la duradera recomendación de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) de que los niños y los adolescentes no pasen más de dos horas al día de tiempo de recreación frente a las pantallas, concluyeron Barnett y sus colaboradores.

"Mientras más tiempo se pasaba frente a esos dispositivos con pantallas, más altas eran las probabilidades de tener sobrepeso o ser obeso", señaló Barnett.

El porcentaje de niños y adolescentes obesos en Estados Unidos se ha multiplicado por más de tres desde los años 70, y ahora incluye a 1 de cada 5 jóvenes en edad escolar, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Pero la televisión ya no es la principal creadora de jóvenes sedentarios.

El uso tradicional de la televisión se ha reducido en los últimos 10 años, mientras que el tiempo que se pasa frente a otros dispositivos con pantallas se ha disparado, encontraron los investigadores.

"Aunque parece que los jóvenes están pasando menos tiempo viendo televisión, siguen viendo contenido televisivo. Simplemente lo hacen en estos dispositivos nuevos", explicó Barnett. "Significa que siguen siendo sedentarios con estos otros tipos de dispositivos recreativos con pantallas".

Los niños se están exponiendo a las pantallas a una edad increíblemente temprana, descubrieron los investigadores. Un estudio reciente encontró que el tiempo diario promedio frente a la televisión entre los niños menores de 2 años de edad variaba entre media hora y más de tres horas.

"Me resulta chocante", aseguró la Dra. Martha Gulati, jefa de la división de cardiología del Colegio de Medicina de la Universidad de Arizona, en Phoenix. "No sé si la pantalla se ha convertido en la niñera, pero no creo que sea en realidad con lo que los niños deban interactuar".

Además, sigue habiendo un vínculo entre el tiempo que se pasa frente a una pantalla y las probabilidades de exceso de peso.

El porcentaje de niños y adolescentes que pasan más de dos horas al día frente a una pantalla ha aumentado en más o menos un tercio en los últimos años, apuntó Barnett: de alrededor de un 16.4 por ciento en 2003, a un 21.7 por ciento en 2007.

Tiene sentido que el tiempo que se pasa frente a la pantalla sea sedentario, comentó Gulati, editora jefa de CardioSmart.org, el sitio web de información para los pacientes del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology).

"Si intercambian mensajes de texto con sus amigos, la mayoría de las veces están sentados para hacerlo. Si usan Instagram o Snapchat o lo que sea, usualmente están sentados", dijo.

Pero tanto Barnett como Gulati admiten que limitar el tiempo frente a las pantallas a dos horas resultará difícil para la mayoría de padres.

"Dos horas es una meta magnífica", dijo Gulati. "No creo que las personas deban pasar tanto tiempo sentadas, ni los niños ni los adultos. Pero siendo realista, creo que para los padres hacer que los niños cumplan con esa meta será muy difícil".

Barnett sugirió que para los padres que deseen limitar el tiempo que sus hijos pasan frente a la pantalla, quizá sea mejor enfocarse en otras cosas que los niños podrían estar haciendo.

"Pasar tiempo juntos, pasar tiempo al aire libre, asegurarse de que haya actividades libres de dispositivos... creo que eso necesariamente reducirá y controlará el tiempo frente a las pantallas", comentó Barnett.

Gulati añadió que los padres también pueden ayudar al dar un buen ejemplo y limitar su propio uso de dispositivos con pantallas.

"Si los padres salen a caminar cada tarde, los niños aprenden que eso es algo que se hace como familia", aseguró. "Si los padres siempre están viendo la tele, los niños tienden a también ver la tele".

La asociación cardiaca recomienda prohibir los dispositivos con pantalla durante la cena y en los dormitorios. Otras posibles ideas son:

  • Sacar un tiempo para la actividad física en familia, preferiblemente a diario.
  • Planificar por adelantado el tiempo que pasarán viendo televisión, elegir unos programas selectos que deseen ver, y evitar zapear por los canales.
  • Evitar el uso de la televisión o de los dispositivos como recompensa o castigo por una buena o una mala conducta.

El estudio aparece en la edición en línea del 6 de agosto de la revista Circulation de la Asociación Americana del Corazón.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre cómo limitar el tiempo frente a las pantallas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Tracie Barnett, Ph.D., researcher, INRS-Institut Armand Frappier and Sainte-Justine University Hospital Research Center, Montreal, Canada; Martha Gulati, M.D., M.S., cardiology division chief, University of Arizona College of Medicine-Phoenix; Aug. 6, 2018; Circulation, online
Consumer News in Spanish