Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Beber con moderación podría reducir el riesgo de obesidad

Pero según un estudio beber demasiado alcohol puede añadir libras de más

LUNES 5 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los beneficios derivados del consumo leve o moderado de alcohol sobre la enfermedad cardiaca han sido promovidos durante años, pero ahora una nueva investigación sugiere que el alcohol también podría contribuir a que las personas se mantengan esbeltas.

Los bebedores regulares que consumen uno a dos copas de alcohol pocas veces a la semana son menos propensos a ser obesos en comparación con las personas que no beben. Sin embargo, beber cuatro o más copas al día podría incrementar el riesgo de obesidad en un 46 por ciento, informan los investigadores.

El informe aparece en la edición en línea del 4 de diciembre de BMC Public Health.

"Nos sorprendió encontrar que los que eran bebedores moderados eran menos propensos a la obesidad", afirmó el coautor del estudio, el Dr. James Rohrer, del departamento de medicina familiar de la Clínica Mayo.

"No queremos dar la impresión equivocada", continuó Rohrer. "Ciertamente no queremos recomendar a los no bebedores que empiecen a tomar alcohol sólo para tratar de controlar su peso".

No obstante, Rohrer dijo que no existe razón para preocuparse por una copa ocasional en lo que se refiere a ganar peso. "Podría incluso haber un efector protector", agregó.

En su estudio, Rohrer y su colega, Ahmed Arif, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas, recopilaron datos de 8,236 no fumadores que participaron en la National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES, Encuesta Nacional de Evaluación de la Nutrición y la Salud ) III. Estas personas habían contestado también preguntas sobre sus hábitos de consumo de bebidas, y se les midió su índice de masa corporal.

Hallaron que los bebedores actuales tenía 0.73 por ciento menos probabilidades de convertirse en obesos que los no bebedores. Las personas que bebían regularmente menos de cinco copas por semana eran menos propensas a ser obesas que los no bebedores y los que bebían en exceso.

Se desconoce por qué beber está asociado con un menor riesgo de obesidad, señaló Rohrer.

Rohrer cree que no se debería beber en exceso. "La moderación es la mejor política", destacó. "Beber con moderación es posiblemente una conducta saludable bastante razonable. No podemos mostrar ningún beneficio de la abstención completa de alcohol".

Un experto considera que los hallazgos no tienen base biológica.

"El alcohol es muy denso en energía, dado que proporciona 7 kcal (kilocalorías) por gramo de etanol", explicó el Dr. David L. Katz, director del Centro de Investigación Preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale. "Y sus efectos de deshinibición pueden inducir un mayor consumo de calorías de otras fuentes".

Katz cree que la relación entre el alcohol y la pérdida de peso se debe probablemente a otros comportamientos saludables. "Muchas personas concientes de su salud toman una copa diaria debido a los beneficios para la salud ampliamente publicitados; pero puede deberse a que en tales personas se haya producido toda una constelación de comportamientos que las lleven a controlar el peso".

Además, las personas con sobrepeso dejan de tomar como una forma de reducir calorías, dijo Katz. "Lo que proveería la apariencia de un beneficio de control del peso como resultado del consumo moderado de alcohol, pero sería algo ilusorio", sugirió.

"El mensaje final es que el alcohol no debería promoverse como una ayuda para perder peso", afirmó Katz. "Sino que el consumo moderado de alcohol forma parte de un patrón general de comportamientos promotores de la salud asociados probablemente al control del peso".

Más información

El National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases tiene más información sobre la obesidad.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: James Rohrer, M.D., department of family medicine, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; David L. Katz, M.D., M.P.H., associate professor of public health, director, Prevention Research Center Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Dec. 4, 2005, BMC Public Health
Consumer News in Spanish