Los adolescentes, el alcohol y la mala actitud no mezclan

Los adolescentes tomadores con actitudes negativas pueden enfrentar mayores problemas de salud

Miércoles, 10 de octubre (HealthDayNews) Los adolescentes quienes abusan del alcohol son más propensos a tener problemas de la salud, y al menos algunos problemas están directamente vinculados con lo que los doctores llaman "emotividad negativa", indicó un nuevo estudio.

El opuesto del pensamiento positivo, la emotividad negativa puede afectar la forma en que nos vemos y nuestro lugar en el mundo, la mayoría de las veces comienza en una edad muy temprana.

"En muchos casos creo que la emotividad negativa es un rasgo de personalidad existente desde hace mucho con raíces en la infancia", indicó el autor del estudio, el Dr. Duncan Clark, director del Pittsburgh Adolescent Alcohol Research Center.

Cuando el abuso de alcohol y, últimamente, la dependencia del alcohol se torna parte de la ecuación, Clark argumentó que los sentimientos negativos incrementan, permitiendo "la emotividad negativa al entrelazarse e involucrarse con el alcohol". El resultado con frecuencia es una serie de enfermedades que van desde dolores de estómago hasta fatiga, cuyos orígenes se pueden encontrar en la emociones negativas, señaló Clark.

Aunque se conoce desde hace tiempo que los adolescentes quienes abusan del alcohol también tienen un número mayor de problemas de salud, Clark dijo que hasta ahora nadie había documentado la razón.

"La meta de nuestro estudio era examinar los problemas de salud reportados por ellos mismos, los niveles de enzimas hepáticas séricas y los resultados del examen físico de adolescentes con trastornos en el uso del alcohol y tomar la relevancia de la emotividad negativa y una prosperidad hacia la ansiedad y la depresión para los problemas de salud reportados por este grupo", indicó Clark.

Aunque dijo que esperaba que algunos problemas de salud estuvieran basados en causas físicas vinculadas al abuso del alcohol, Clark dijo que también sospechaba que muchas enfermedades reportadas por estos jóvenes tenían causas sicológicas.

"Creo que [estas enfermedades] eran indicativas de depresión y ansiedad y no causadas por enfermedades relacionadas con daño de órganos tales como la cardiopatía", expresó Clark.

La psiquiatra infantil Dra. Cynthia Pfeffer planteó que las teorías de Clark van de acuerdo a lo que ya sabemos acerca de las emociones y las enfermedades, y vincular las emociones negativas al tomar en adolescentes y por último a la enfermedad no es una sorpresa.

"Cómo nos sentimos con respecto a nosotros mismos está directamente vinculado a los niveles de ansiedad y depresión, que, a su vez, están relacionados con muchos problemas de salud, así como muchos problemas de estilo de vida, tales como la adicción al alcohol", indicó Pfeffer, profesora de psiquiatría en el Weill Medical Center de Cornell University, división de Westchester (N.Y.)

El estudio de Clark, publicado en la edición de septiembre de "Alcoholism: Clinical and Experimental Research", incluyó 71 adolescentes con dependencia del alcohol y 57 con problemas de abuso de alcohol. Aproximadamente 60 por ciento de ambos grupos eran masculinos. Los adolescentes se compararon con un grupo de 131 niños y niñas (divididos bastante equitativamente) quienes bebían pero no abusaban del alcohol.

Se pidió a todos los adolescentes seleccionar una lista de síntomas que habían experimentado de un inventario de 136 quejas a la salud, incluyendo el sueño, el corazón y los pulmones, y problemas neurológicos. A cada adolescente también se le practicó una prueba sanguínea para medir las enzimas hepáticas y un examen físico general. También contestaron las interrogantes diseñadas para determinar su nivel de emotividad negativa.

El resultado: Ciertos problemas de salud o enfermedades, tal como enzimas hepáticas levemente elevadas, se relacionaron directamente con los efectos de tomar. Sin embargo, dichos males fueron muy pocos.

En comparación, la abrumadora mayoría de las enfermedades reportadas por ellos mismos estaban ligadas a la "emotividad negativa" agravada por el abuso del alcohol, indicó Clark.

"Se demostró que los adolescentes [con trastornos por el uso del alcohol] tenían más problemas de la salud que los otros adolescentes [sin trastornos por el alcohol]", planteó Clark.

Pfeffer señaló que, "Los adolescentes quienes toman tienen mayores índices de depresión y ansiedad, y estamos casi seguros de que en la mayoría de los casos, la emotividad negativa estaba presente antes de comenzar a beber y es probable que esto haya desarrollado alguna función en por qué estos adolescentes comenzaron a tomar", indicó.

Qué hacer

Para aprender más acerca de las señales del abuso del alcohol en adolescentes, visita La Academia Americana de Psiquiatría de Niños y Adolescentes.

Para saber acerca de los efectos del alcohol dañinos a la salud en los adolescentes, presiona aquí.

Para encontrar más información con respecto al abuso del alcohol, escrita expresamente por adolescentes, visita Centro Nacional de Distribución de Información para Drogas y Alcohol.

FUENTES: entrevistas con Duncan B. Clark, M.D., Ph.D., director, Pittsburgh Adolescent Alcohol Research Center; Cynthia Pfeffer, M.D., profesora de psiquiatría, Weill Cornell Center of Cornell University, división Westchester; "Alcoholism: Clinical and Experimental Research", septiembre 2001
Consumer News in Spanish