See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Tenga unas felices fiestas sin engordar

Según los expertos, la moderación y una planificación cuidadosa pueden ayudarlo a mantener a raya esos quilitos de más que caracterizan a las fiestas

VIERNES 22 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Desde ahora hasta el Año Nuevo, es la temporada de comer, beber y, bueno, comer y beber más.

Y de preocuparse de que todas esas calorías adicionales se convertirán en kilos de más la próxima vez que se atreva a pesarse.

Relájese. Esta no tiene que ser otra temporada de fiestas en la que fluctúe entre disfrutar la comida y sentirse culpable, afirman los expertos. Todo lo que necesita es la actitud apropiada y estrategias comprobadas que funcionan para mantener en equilibrio la ecuación entre las calorías que consume y las que quema.

Todo el que ha luchado contra la báscula en la temporada de las fiestas, o por lo menos la ha escondido bajo la cama, conoce los trucos básicos: Beba agua o cómase una manzana antes de salir a celebrar. También puede decir "no, gracias", amable pero firmemente, cuando la Tía Ramona le ofrezca ese trozo gigante de pastel de chocolate con helado por quinta vez.

Pero otras estrategias y perspectivas podrían ser nuevas para usted.

"La perspectiva es la clave durante la temporada de fiestas", afirmó Jeannie Moloo, dietista registrada de Roseville, California, y vocera de la American Dietetic Association. "No es la mejor época del año para perder peso. En vez de eso, concéntrese en mantener un peso saludable, no en perderlo".

Mantenga ese enfoque cuando se enfrente a ese inmenso buffet o a la cocina casera de Mamá, añadió Leslie Bonci, dietista registrada y directora de medicina nutricional de deportes del Centro médico de la Universidad de Pittsburgh. No se prive, pero tampoco se deje llevar por sus impulsos gastronómicos.

"Puede disfrutar de todo, pero elimine la tercera parte", aconsejó. "En vez de comerse tres galletas, cómase dos. En lugar de una rebanada de pastel de cinco centímetros, intente comerse una de cuatro. En lugar de comerse un gran cucharón de relleno y papas, cómase medio cucharón de cada uno".

Y no olvide la parte de gastar calorías de la ecuación. "Busque siempre oportunidades para moverse. Asegúrese de que realizar algo de actividad física siga siendo una prioridad durante la temporada de fiestas", advirtió Moloo. "Con los días más cortos y los horarios apretados, puede ser difícil mantener la actividad física en el calendario, pero este no es el momento para volverse sedentario".

Si tiene niños pequeños, puede incluir actividad física en su día sugiriendo una caminata al parque o un concurso de muñecos de nieve, o cualquier otra actividad invernal. O puede acordar con un compañero de trabajo ir al gimnasio o a un sendero para excursionistas por lo menos tres veces a la semana, después del trabajo o durante el almuerzo.

Bonci apuntó que también se pueden manejar esas fiestas, bien sea que sea el anfitrión o el invitado. Como anfitriona, aconsejó, "no es necesario tener galletas en todas las habitaciones de la casa. Cree zonas 'libres de comida'". Es probable que sus invitados le den las gracias, por lo menos silenciosamente. Les dará la oportunidad de evitar las tentaciones y concentrarse en socializar y las amistades.

Y no todo lo festivo tiene que estar abarrotado de azúcar. "Use fruta fresca para las decoraciones comestibles", recomendó Lona Sandon, dietista registrada del Centro médico de la Universidad de Texas Southwestern en Dallas y vocera de la American Dietetic Association. "Llene grandes recipientes o canastas con frutas frescas lavadas".

Si sabe que se verá tentado con los abarrotados bufetes de las fiestas o con las mesas llenas de los favoritos de la familia, refresque su memoria por adelantado sobre los tamaños apropiados de las porciones, dijo Moloo.

"El tamaño de las porciones es clave para manejar el peso, sobre todo durante la temporada de fiestas", afirmó. "Le tengo unos consejos. Haga que las porciones de proteína [como el plato de carne] sean del tamaño de la palma de su mano. La grasa que elija, como la mantequilla, crema agria o aderezo de ensalada, no debe sobrepasar en tamaño al doble de la uña de su pulgar. Lo que cabría en la palma de su mano es una porción de arroz o pasta, y una papa debe ser del tamaño de una pelota de béisbol". Si es más que eso, se está excediendo.

Si viaja durante la temporada de fiestas, Moloo sugiere llevar refrigerios saludables que se conserven. De esa manera, tendrá menos tentación de comer la no tan saludable comida de las aerolíneas y los aeropuertos, o de los restaurantes de comida rápida en la carretera.

Si todo lo demás falla, recuerde que usted controla la comida y al contrario. "Si es necesario, aléjese físicamente de la comida", añadió Bonci. En una fiesta, puede alejarse y encontrar a alguien interesante con quien hablar o admirar las obras de arte o el diseño de interiores de su anfitrión. En casa, podría decidir limpiar el patio o jugar en la nieve, apuntó.

Más información

Para más información sobre una alimentación saludable en la temporada de fiestas, visite la American Dietetic Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Leslie Bonci, R.D., director of sports medicine nutrition, University of Pittsburgh Medical Center; Jeannie Moloo, Ph.D., R.D., nutrition consultant, Roseville, Calif., and spokeswomann for the American Dietetic Association; Lona Sandon, R.D., registered dietitian at the University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined