See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un estudio encuentra que la obesidad implica mayor riesgo de hígado graso que el alcohol

Los investigadores dicen que cantidades moderadas de vino tinto no tuvieron ningún efecto nocivo e incluso mejoraron los niveles de colesterol

JUEVES, 2 de junio (HealthDay News/HolaDoctor) La obesidad y la resistencia a la insulina constituyen un mayor riesgo para desarrollar hígado graso que el consumo moderado de alcohol, según un nuevo estudio que encontró que beber cantidades moderadas de vino tinto no supone un riesgo mayor para desarrollar dicha condición.

Para el estudio, publicado en línea el 23 de mayo en la revista Annals of Medicine, investigadores suecos instruyeron a 44 personas a que se abstuvieran de alcohol o tomaran entre una (mujeres) a dos (hombres) copas de vino tinto al día durante tres meses. Al principio y al final de los tres meses, los investigadores recolectaron las muestras de sangre y resonancias magnéticas realizadas para medir el contenido graso de los hígados de los participantes.

"Resultó que la cantidad de grasa en el hígado estaba relacionada con obesidad y resistencia a la insulina y casi no se vio afectada por el vino tinto. Específicamente, luego de tres meses, ninguno de los bebedores de vino había desarrollado hígado graso o elevado los niveles de transaminasas hepáticas, dijo en un comunicado de prensa del Consejo Sueco de Investigación el Dr. Stergios Kechagias, especialista en hígado en la Universidad de Linkoping.

Por otra parte, el estudio encontró una disminución del 16 por ciento de los niveles perjudiciales de colesterol LDL entre los que bebieron el vino tinto. "Existe una fuerte correlación entre el consumo moderado de alcohol y la disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular, y nuestros datos proporcionan un mecanismo para esto, ya que el colesterol LDL se redujo en tan gran medida", concluyó en el comunicado de prensa el Dr. Fredrik Nystrom, profesor en Linkoping.

Dado que es sabido que grandes cantidades de alcohol contribuyen a la enfermedad del hígado, por mucho tiempo se pensó que incluso un consumo moderado de alcohol tenía efectos nocivos.

El hígado graso, asociado con diabetes, presión arterial alta y enfermedad cardiovascular, puede conducir la cirrosis hepática, anotaron los investigadores.

Más información

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de EE.UU. tiene más información en fatty liver disease.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTE: Consejo Sueco de Investigación, comunicado de prensa, 30 de mayo de 2011
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined