See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Investigadores informan sobre avances en la lucha contra la gordura

Dos medicamentos y una variación genética son el objetivo de estudios prometedores

MARTES, 6 de enero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Investigadores informan en dos estudios recientes que parecen estar acercándose a la piedra filosofal de tratamientos nuevos para la obesidad.

En un estudio, los investigadores lograron coaccionar los cerebros de ratones obesos para procesar una hormona llamada leptina que ayuda a controlar el apetito.

"Es muy emocionante porque la leptina se estaba considerando un callejón sin salida, algo que nunca funcionaría", señaló el Dr. Umut Ozcan, profesor asistente de la Facultad de medicina de la Harvard.

En otro estudio, los investigadores lograron nuevas ideas sobre un rasgo genético relacionado con la delgadez de las personas más flacas que parece ayudar a que los obesos aumenten de peso.

El estudio aparece en la edición del 7 de enero de la revista Cell Metabolism.

Aunque ha habido avances en el tratamiento de la obesidad, continúa siendo difícil para los médicos ayudar efectivamente a las personas gordas a perder peso con medicamentos.

Los científicos han estado estudiando la leptina desde el descubrimiento de la hormona a mediados de los noventa, según Ozcan. La hormona es producida en las células grasas y tiene que ver con la regulación del apetito.

Algunos científicos pensaron que las dosis elevadas de leptina obligarían a la gente a comer menos al controlar el ansia de consumir alimentos. Sin embargo, según Ozcan, resultó que los gordos, y los ratones gordos, eran inmunes a los efectos de la hormona.

"La leptina llega al cerebro y llama a la puerta, pero el cerebro no sale a abrir", explicó.

Para el nuevo estudio, Ozcan y sus colegas hallaron que dos medicamentos existentes aprobados por la FDA actuarían como "chaperones químicos" para ayudarle a la leptina a entrar a los cerebros de los ratones. Los medicamentos son el ácido 4 fenil butírico (PBA), que se utiliza para el tratamiento de la fibrosis quística, y el ácido tauroursodeoxicólico (TUDCA), que se utiliza para el tratamiento de la enfermedad hepática.

"Son medicamentos muy seguros para los seres humanos y se usan de manera segura para otras indicaciones", aseguró Ozcan.

Sin embargo, agregó, no hay garantía de que los medicamentos tendrían los mismos efectos en las personas que en los ratones. Solo los estudios con seres humanos resolverán el asunto.

En el otro estudio, un equipo internacional de investigadores se dedicó a comprender mejor una variación genética que parece ayudar a la gente delgada a ser flaca y a la gente gorda a ser obesa.

Cerca del doce por ciento de las personas tiene la variación genética. Según los investigadores, un estudio con ratones sugiere que las personas que tienen la variación generalmente son más delgadas que otras, aunque sus organismos pueden descontrolarse, por lo que pueden aumentar aún más de peso de lo que deberían con una dieta rica en grasa.

Los investigadores sugirieron que las pruebas genéticas podrían ayudar a determinar si la gente tiene la variación y, si es así, si deberían preocuparse sobre una dieta rica en grasa.

"Si se le pudiera decir a estos portadores que es importante adherirse a un estilo de vida saludable, el impacto sería muy significativo y hasta podría prolongar su esperanza de vida", señaló la Dra. Johan Auwerx, coautora del estudio y profesora de la Escuela politécnica federal de Lausana (Suiza).

El siguiente paso es intentar un estudio similar con seres humanos, señaló Auwerx.

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite The Obesity Society.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Umut Ozcan, M.D., assistant professor, Children's Hospital Boston and Harvard Medical School; Johan Auwerx, M.D., Ph.D., professor, Ecole Polytechnique Federale de Lausanne, Switzerland; Jan. 7, 2009, Cell Metabolism
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined