La terapia intensiva con estatinas es beneficiosa en las emergencias cardiacas.

Estudios hallan una reducción en las muertes y los problemas cardiovasculares

LUNES 25 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Un estudio reciente de otros estudios señala que el tratamiento a tiempo y agresivo con estatinas para reducir el colesterol logra beneficios significativos a largo plazo para quienes sufren ataques cardiacos u otros eventos coronarios agudos.

"Hallamos que administrarle a alguien que tenga síndrome coronario agudo un tratamiento con estatinas, redujo la incidencia de ataques cardiacos y otros eventos cardiacos durante los dos años siguientes en más del 18 por ciento", aseguró el Dr. Jeffrey Jackson, director del programa de becas en medicina general del Centro médico militar Walter Reed de Washington D. C.

Jackson y sus colegas analizaron los resultados de 13 estudios anteriores en los que una terapia intensiva con estatinas había empezado o no para 18,000 pacientes dentro de los 14 días a su hospitalización por síndrome coronario agudo. Hallaron beneficios importantes para los que recibían un tratamiento agresivo con estatinas, en comparación con los pacientes que recibieron un tratamiento de dosis bajas o ninguno.

Los hallazgos fueron publicados en la edición del 25 de septiembre de los Archives of Internal Medicine.

"Esos beneficios tomaron más de cuatro meses en comenzar a acumularse y se mantuvieron durantes dos años", escribieron los investigadores. "Durante esos dos años, hubo una reducción ligeramente inferior al 20 por ciento en el riesgo de experimentar un evento cardiaco adverso".

Según los investigadores, parte del beneficio se debe a algo distinto a los efectos de reducción del colesterol de las estatinas. Los medicamentos también reducen la inflamación, la presión arterial, mejoran la función de los vasos sanguíneos y estabilizan la acumulación de placa que obstruye las arterias, anotaron.

Un informe que se publica esta semana en la publicación Circulation apoya ese punto de vista, según el Dr. Robert A. Stein, director de cardiología preventiva del Centro Médico Beth Israel de la ciudad de Nueva York y vocero de la American Heart Association.

En ese informe, cardiólogos italianos describieron una reducción importante en la incidencia de fibrilación auricular, una arritmia peligrosa entre los que recibieron estatinas antes de una cirugía de bypass.

Tanto Jackson como Stein aseguraron que el punto de vista de que la terapia intensiva con estatinas es beneficiosa para el síndrome coronario agudo se ha fortalecido a medida que se publican los resultados de más estudios.

"La mayoría de las personas sabe que es deseable reducir el colesterol en esos casos", aseguró Jackson. "Cada vez más, la creencia sobre la cantidad en que se debe reducir el colesterol ha cambiado con los años. Al principio, la idea era bajar de 160, luego de 130, luego de 100 y luego de 70. En este momento, la preferencia es ser agresivo, suministrar dosis altas y no esperar".

"En casi cada caso de síndrome coronario agudo, más es mejor", dijo Stein al referirse a la terapia con estatinas.

El temor a efectos adversos graves de la terapia intensiva con estatinas se ha reducido considerablemente, decía el estudio del Walter Reed. Los índices de efectos secundarios como la hepatitis fueron similares para los que recibieron o no tratamiento intensivo. Además, "los efectos adversos graves no fueron comunes", anotaron.

Los pacientes de síndrome coronario agudo que no fueron candidatos para el tratamiento con estatinas por alergia u otros factores de complicaciones deberían ser tratados intensivamente con otros medicamentos para reducir el colesterol, sostuvo Stein.

Más información

Para más información sobre las estatinas, visite el U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Jeffrey Jackson, M.D., director, general medicine fellowship program, Walter Reed Army Medical Center, Washington, D.C.; Robert A. Stein, M.D., director of preventive cardiology, Beth Israel Medical Center, New York City; Sept. 25, 2006, Archives of Internal Medicine; Sept. 26, 2006, Circulation
Consumer News in Spanish