See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las estatinas parecen ayudar a los pacientes con apoplejía

Estudio halla que estos medicamentos reductores del colesterol recortan las tasas de mortalidad

MARTES 12 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Administrar medicamentos reductores del colesterol conocidos como estatinas a las personas tras una apoplejía podría reducir el daño cerebral que sufren y recortar su riesgo de muerte.

Ese hallazgo fue presentado por los investigadores el martes en la reunión anual de la American Academy of Neurology en Miami Beach.

El estudio de más de 1,600 pacientes halló que aquellos a los que se les administró estatinas tras una apoplejía eran 2.6 veces más propensos a tener un resultado favorable, lo que significa que no murieron y fueron capaces de irse a sus casas en vez de a una residencia, dijo el Dr. Majaz Moonis. Moonis es director de la Clínica de Prevención de Apoplejía del Centro Médico Memorial de la Universidad de Massachusetts en Worcester.

Además, las estatinas también beneficiaron a aquellos que tomaban los medicamentos antes de la apoplejía, resaltó Moonis. Estos individuos eran 1.6 veces más propensos a tener un resultado positivo que las personas que no tomaban los medicamentos.

Moonis atribuye el beneficio no a la reducción de los niveles de colesterol en la sangre sino a la habilidad de los medicamentos para reducir la inflamación arterial, que se mide por los niveles de la proteína C reactiva, un marcador de la inflamación.

"No se trata de una terapia para reducir los niveles de colesterol", indicó Moonis. "Lo que estamos haciendo es analizar a las personas que no están tomando dosis muy altas de una estatina".

Estudios anteriores han mostrado un efecto beneficioso diferente del tratamiento con estatinas, un riesgo reducido de una segunda apoplejía, explicó Moonis. El nuevo estudio analizó el efecto de los medicamentos en el resultado de la apoplejía y halló "un efecto protector significativo, con resultados mucho mejores al cabo de tres meses después del tratamiento", afirmó.

Como resultado, a la mayoría de los pacientes de apoplejía en el centro de Moonis en Massachusetts ahora se les indica estatinas de forma rutinaria, destacó. Las únicas excepciones son las personas con niveles inusualmente bajos de colesterol malo LDL, para los que una mayor reducción podría resultar perjudicial, indicó. "Ese es el único caso para los que ponemos un límite".

Algunos efectos beneficiosos de las estatinas contra la apoplejía ya eran conocidos, dijo el Dr. Larry Goldstein, profesor de medicina de la Universidad de Duke y vicepresidente del Consejo para la Apoplejía de la American Heart Association. El año pasado el consejo recomendó el uso de estatinas para reducir la incidencia de apoplejías recurrentes.

Pero el asunto del uso de la estatina tras una apoplejía aún no está claro, a pesar del nuevo informe, aclaró Goldstein. Los investigadores de Duke presentarán un informe en la misma reunión, el cual no encontró beneficio alguno en la administración de estos medicamentos luego de una apoplejía, tomando como base tres amplios estudios canadienses, indicó.

"A lo mejor tenga algo que ver con la forma en que se hicieron los estudios", sostuvo Goldstein, anotando que no estaban diseñados para observar directamente los efectos de las estatinas sobre el riesgo de apoplejía. "Hasta ahora, el asunto no está claro", manifestó. "Se necesita mucho más trabajo".

Las respuestas definitivas se esperan de un estudio de amplia escala y en múltiples centros que ya ha empezado, aseguró Goldstein. "Esperamos que ofrezca datos claros para evaluar los efectos de las estatinas luego de una apoplejía". Los resultados se esperan en 18 meses aproximadamente, aseguró.

Mientras tanto, la recomendación del Consejo para la Apoplejía es que "el tratamiento con estatina sea considerado tras una apoplejía", indicó Goldstein.

"Estamos intentando hacer lo que esperamos sea lo correcto", declaró.

Más información

Para más información sobre la apoplejía, visite la American Stroke Association, una división de la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Majaz Monnis, M.D., director, University of Massachusetts Memorial Medical Center Stroke Prevention Clinic, Worcester; Larry Goldstein, professor of medicine, Duke University, Durham, N.C.: April 12, 2005, presentation, American Academy of Neurology's 57th annual meeting, Miami Beach, Fla.
Consumer News in Spanish