Los niños envenenados con medicamentos son una causa común de visitas a la sala de emergencias

Según los expertos, la mayoría de estos eventos pueden evitarse

JUEVES 12 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Los medicamentos tomados accidentalmente por niños pequeños son responsables de un estimado de 53,517 visitas no fatales a los departamentos de emergencia cada año en los Estados Unidos, según encontró un reciente estudio federal.

Los niños de 4 años de edad o menos comúnmente son tratados por tomar medicamentos que eran para otras personas o que se les administraron por error, aunque los que tienen entre 1 y 2 años de edad daban cuenta del 72 por ciento de estos accidentes. El 75 por ciento de estas exposiciones ocurren en el hogar. De los niños llevados a las salas de emergencia, casi 1 de cada 10 fueron hospitalizados o transferidos para atención especializada, según el informe.

"Los medicamentos representan, por mucho, las ingestiones más comunes por las cuales los niños son tratados en el departamento de emergencia", afirmó el Dr. Dan Budnitz, coautor del estudio, de la División de Promoción de la Calidad de la Atención Sanitaria de los Centers for Disease Control and Prevention.

"Encontramos que entre 2001 y 2003 hubo alrededor de 53,000 niños pequeños tratados en el departamento de emergencia luego de tragar medicamentos que no eran para ellos", aseguró Budnitz.

Los resultados aparecen en la edición del 13 de enero del Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC.

Para determinar la extensión del problema, los investigadores usaron datos de más de 3,600 casos de muestra. Encontraron que alrededor del 42 por ciento de los casos resultó por ingerir medicamentos comunes de venta libre, incluidas las vitaminas, y el 39.2 por ciento por medicamentos de venta con receta. Los demás casos involucraban una combinación de medicamentos o un medicamento desconocido.

Estos envenenamientos se pueden prevenir, aseguró Budnitz. Hay tres cosas que los padres o quienes cuidan a los niños pueden hacer para prevenir estos accidentes, apuntó.

En primer lugar, mantenga los medicamentos fuera de la vista y del alcance los niños pequeños. En segundo lugar, no suponga que conservar los medicamentos en carteras o en dispensadores de medicamentos los mantendrá alejados de los niños. En tercer lugar, preste mucha atención cuando le da un medicamento a un niño para asegurarse de que está administrando el medicamento y la dosis correctos.

"Los niños pequeños siguen tragando medicamentos, o dosis de medicamentos, que no son para ellos", dijo Budnitz. "Los padres deben mantenerse vigilantes, ya sea guardando sus propios medicamentos, otros medicamentos, o administrando medicamentos a los niños apropiadamente".

Un experto concuerda en que, con un poco de atención, la mayoría de estos casos pueden evitarse.

"Los padres deben reconocer que cualquier medicamento es un veneno potencial cuando se toma en una dosis alta o cuando lo toma la persona incorrecta", explicó el Dr. David L. Katz, director del Centro de Investigación de Prevención de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

"Las precauciones que tomamos con las sustancias químicas peligrosas también deben aplicarse a artículos aparentemente inocuos, como el Tylenol, los remedios para el resfriado y hasta las vitaminas", señaló Katz. "Los frascos de pastillas deben estar cerrados con seguridad, escondidos y guardados a una altura que los niños pequeños no puedan alcanzar".

Katz dijo que los padres deben ver cualquier tipo de medicamento como potencialmente dañino para los niños. "Cuando todas las pastillas y complementos sean vistos por los padres como un peligro potencial para los niños pequeños, podremos reducir significativamente el trágico y evitable precio de las exposiciones y las sobredosis no intencionadas", aseguró.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tiene más consejos sobre cómo prevenir el envenenamiento.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Dan Budnitz, M.D., Division of Healthcare Quality Promotion, National Center for Infectious Diseases, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; David L. Katz, M.D., M.P.H., associate professor of public health, director, Prevention Research Center Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Jan. 13, 2006, CDC Morbidity and Mortality Weekly Report
Consumer News in Spanish