Relacionan medicamentos contra la acidez estomacal con la neumonía

A mayor uso, mayor riesgo, según un estudio

MARTES 26 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Consumir medicamentos contra la acidez estomacal aumenta el riesgo de desarrollar neumonía, sostiene un nuevo informe realizado por investigadores holandeses.

El hallazgo es particularmente oportuno debido a que los Estados Unidos se enfrenta a una escasez significativa de vacuna antigripal, y la gripe puede conducir a una neumonía en individuos vulnerables.

El estudio de más de 364,000 participantes del programa de seguro de salud a nivel nacional de Holanda encontró que el riesgo de neumonía era casi el doble para las personas que tomaban medicamentos contra la acidez estomacal, denominados inhibidores de la bomba de protones, durante periodos prolongados. Y el riesgo era casi dos tercios más alto para aquellos que tomaban antagonistas de la histamina, en comparación con aquellos que no tomaban tales medicamentos.

Ambos tipos de medicamentos son efectivos contra el ardor estomacal al reducir la producción de ácidos en el estómago. Los inhibidores de histamina, como su nombre implica, impiden que la histamina estimule las células a producir ácido. Éstos incluyen la cimetidina (Tagamet), famotidina (Pepcid), nizatidina (Axid) y ranitidina (Zantac). Los inhibidores de la bomba de protones actúan contra un mecanismo diferente de producción de ácido. Incluyen a Nexium, Prevacid, Prevpac, Prilosec, Protonix y Aciphex.

Debido a que algunos medicamentos recetados están disponibles en forma genérica a bajos precios y otros son vendidos sin receta, son consumidos por un gran número de personas, y equivalen a un estimado de $20 mil millones de ventas anuales.

Una razón por la que el uso a largo plazo de los medicamentos puede aumentar el riesgo de infección es que el ácido mata las bacterias en el estómago, afirmó Robert J. F. Laheij, epidemiólogo del Centro Médico Universitario en Nijmegen y autor del estudio. Una reducción de los ácidos estomacales permite la supervivencia de más bacterias, explicó.

"Puede que algún tipo de bacteria se aspire hacia las vías respiratorias", indicó Laheij. Y si bien el estudio analizó específicamente la neumonía, "la neumonía no es el único problema", añadió. Él y sus colegas han realizado otros estudios que demuestran un incremento de otras infecciones respiratorias, como la influenza y la bronquitis, asociado al uso de los medicamentos.

El nuevo estudio aparece publicado en la edición del 27 de octubre del Journal of the American Medical Association.

El hallazgo es importante, dada la escasez actual de vacuna antigripal en los Estados Unidos, porque "la influenza es un camino fácil hacia la neumonía", explicó el Dr. George Pankey, jefe de investigación de enfermedades infecciosas de la Ochsner Clinic Foundation en Nueva Orleáns. La influenza puede ser una enfermedad relativamente moderada, sin embargo, en personas vulnerables, particularmente en los mayores, puede conducir a una neumonía, una amenaza potencial para la vida.

Tanto Pankey como Laheij consideran que cualquiera que tome medicamentos para la acidez estomacal por un periodo prolongado debe consultar a un médico, especialmente ahora, porque el comienzo del tiempo frío aumenta el riesgo de infecciones respiratorias.

"No creo que estos medicamentos deberían ser utilizados indiscriminadamente, y pienso que están siendo usados de esa manera", añadió Pankey.

La fácil disponibilidad de las medicaciones de supresión de ácido forma gran parte del problema, consideró Laheij. En la mayoría de los casos, dos o tres semanas de medicamentos es suficiente para la mayoría de personas, agregó, pero algunas "siguen tomando medicina por un periodo muy largo. Mi recomendación es que la utilicen por el tiempo necesario y luego dejen de tomarlas".

Pankey añadió: "El médico necesita saber lo que se está tomando. En este país, tal vez más que allá [en Europa], los médicos no saben todo lo que un paciente toma, especialmente en cuanto a los medicamentos sin receta. Si está tomando muchos medicamentos, consulte a su médico".

Más información

Para saber más sobre los inhibidores de la bomba de protones, visite Drug Digest.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Robert J. F. Laheij, Ph.D, epidemiologist, University Medical Center, Nijmegen, Netherlands; George Pankey, M.D., head, infectious disease research, Ochsner Clinic Foundation, New Orleans; Oct. 27, 2004, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish