Según la FDA, la confusión entre los nombres de los medicamentos hace que importarlos sea peligroso

La agencia advierte sobre las confusiones con las recetas, pero los críticos sospechan una agenda contra la importación

LUNES 16 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Muchos consumidores, médicos y farmaceutas no son conscientes de que medicamentos vendidos en los Estados Unidos pueden tener el mismo nombre de marca o un nombre que suene igual que los vendidos en el extranjero, pero con ingredientes totalmente distintos, según una alerta de la U.S. Food and Drug Administration.

La confusión en los nombres de los medicamentos puede conllevar serias consecuencias de salud para los consumidores si éstos terminan comprando y usando el medicamento equivocado, afirmó la agencia.

Un estudio de la FDA de los medicamentos vendidos en 28 países de todo el mundo encontró docenas de casos en que los nombres similares de los medicamentos recetados podrían llevar a serios problemas de salud.

Sin embargo, un destacado grupo de protección al consumidor considera que la FDA está resaltando el peligro para ayudar a avanzar la agenda contra la importación de la administración Bush.

Sharon Treat es directora ejecutiva de la National Legislative Association on Prescription Drug Prices (NLAPDP), que defiende la importación de medicamentos más baratos para los consumidores estadounidenses de bajos ingresos. Considera que la FDA está tratando una vez más de asustar a los pacientes para que desistan de la práctica.

"Lo único que hace esta alerta es probar el punto de que se necesita un programa regulado para los medicamentos importados", apuntó Treat. "Esto es parte de la campaña del gobierno de los EE.UU. para desanimar la creación de legislación para importar medicamentos de otros países", añadió.

Pero Ilisa Bernstein, directora de asuntos farmacéuticos de la FDA, afirmó que es importante que los consumidores sepan que en otros países no siempre existen medidas de seguridad contra la confusión en los nombres de los medicamentos.

"En la FDA, nos hemos interesado en asegurar que los nombres de los medicamentos no sean confusos para los profesionales sanitarios", aseguró Bernstein. "En los Estados Unidos, tenemos sistemas para minimizar el riesgo de confusión en los nombres de los medicamentos".

Anotó que no existen tales sistemas para manejar este problema internacionalmente.

Bernstein afirmó que la revisión de la FDA no cubrió "todos los medicamentos del mundo". Sin embargo, "sí realizamos un análisis de los medicamentos vendidos en 28 países y en los EE.UU.", destacó.

El resultado fue que "Encontramos que 105 nombres de marca de los EE.UU. son tan similares a nombres de marca extranjeros que los pacientes podrían obtener un medicamento con los ingredientes incorrectos", apuntó Bernstein. "Además, 18 de los nombres de marca extranjeros tienen el mismo nombre que un medicamento vendido en los EE.UU., pero ingredientes distintos".

La preocupación sobre la confusión de los nombres de marca es doble, explicó. Primero, los pacientes que viajan al extranjero podrían comprar el medicamento equivocado al intentar renovar una receta. En segundo lugar, a los pacientes que piden medicamentos del extranjero podrían recibir el medicamento equivocado. Bernstein señaló que ambos escenarios pueden tener consecuencias graves.

Un caso reportado en enero de 2005 por el Institute for Safe Medication Practices ejemplifica el problema, según la FDA. El caso fue protagonizado por un paciente que viajaba por Serbia cuando se le terminó su Dilacor XR (diltiazem de liberación extendida), que se usa para tratar la hipertensión arterial.

Un farmaceuta serbio le vendió digoxina, porque en Serbia, Dilacor es un nombre de marca para la digoxina. La digoxina se usa para tratar la insuficiencia cardiaca y los ritmos cardiacos anormales. El instituto informó que el paciente continuó tomando el medicamento sin darse cuenta de que la digoxina no era el diltiazem, y fue hospitalizado con una toxicidad farmacológica que amenazó su vida luego de su regreso a los Estados Unidos.

Otro ejemplo de la FDA es el medicamento Ambyen, que es un nombre de marca en el Reino Unido para la amiodarona, usada para tratar los ritmos cardiacos anormales. Si se receta Ambyen en lugar de Ambien, un popular medicamento para el sueño vendido en los Estados Unidos, podría tener serios resultados adversos, apuntó la FDA.

"Si va a viajar al extranjero, lleve suficientes medicamentos y un poco más, en caso de que sus planes de viaje cambien", aconsejó Bernstein. "Si pierde su medicamento mientras viaja, o se le termina, obtenga consejos de un experto médico calificado, porque si va a una farmacia le podrían dar el medicamento equivocado", agregó.

Sin embargo, Treat, de la National Legislative Association on Prescription Drug Prices, apuntó que esta última alerta de seguridad de la FDA se parece a medidas tomadas en el pasado reciente. Anotó que justo antes de navidad, la Patrulla Fronteriza de los EE.UU. incautó paquetes de medicamentos que provenían de Canadá y envió cartas a los destinatarios que les advertían que tales medicamentos podían ser peligrosos. "Las cartas decían que estos medicamentos no eran seguros, que no podíamos garantizarlas y que se renunciaba a todo derecho de tener esos medicamentos", declaró.

Más información

La FDA puede darle más información sobre los nombres internacionales de los medicamentos.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Ilisa Bernstein, Pharm.D., J.D., director, pharmacy affairs, U.S. Food and Drug Administration, Rockville, Md.; Sharon Treat, executive director, National Legislative Association on Prescription Drug Prices, Hallowell, Maine; Jan. 12, 2006, FDA press release
Consumer News in Spanish