See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las tasas de mortalidad de los pacientes de VIH descienden de manera dramática

Un estudio halla que la tasa de supervivencia a cinco años para los que están en terapia antirretroviral altamente activa es similar a la de la población general

MARTES, 1 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las tasas de mortalidad para las personas infectadas con VIH que tienen la suerte de tener acceso a medicamentos antirretrovirales descendieron de manera dramática desde la introducción de estos medicamentos en 1996, según muestra una investigación británica reciente.

En la mayoría de los casos, la supervivencia a cinco años tras el diagnóstico de los que contrajeron la enfermedad por vía sexual es casi igual a la de la población general.

Sin embargo, las tasas de mortalidad fueron más altas para los individuos mayores, para los que tienen la infección desde hace tiempo y para los que se infectaron por el uso intravenoso de drogas.

Ya se han documentado declives dramáticos en las tasas de mortalidad de los individuos infectados con VIH después de la introducción de la terapia antirretroviral altamente activa (TARAA) en los países desarrollados a mediados de los 90.

"El VIH es una enfermedad crónica compleja", dijo el Dr. Michael Horberg, director de VIH/SIDA en el Plan de salud Kaiser Permanente en Santa Clara, California. "Y si se trata de manera agresiva con los medicamentos aceptados, podríamos esperar una mortalidad similar a la de la población general en la misma composición demográfica".

"Esta información ayudará a los legisladores y a los que monitorizan la eficacia de los tratamientos a pronosticar el impacto del SIDA en las necesidades de atención de la salud", apuntó Srikanth Kolluru, profesor asistente de ciencias farmacéuticas del Centro de ciencia de la salud Texas A&M en Kingsville. "Un aspecto importante a tener en cuenta es que la composición del régimen TARAA seguirá cambiando para un paciente particular durante el curso de la terapia en función del desarrollo de tolerancia a un medicamento en particular. Por ende, es necesario incorporar continuamente al régimen de TARAA los medicamentos más recientes que tienen diferentes mecanismos de acción para mantener una baja tasa de mortalidad".

Los autores del estudio actual, publicado en la edición del 2 de julio de la Journal of the American Medical Association, actualizan la información existente, centrándose de manera deliberada en las personas cuyas tasas de seroconversión estaban relativamente bien establecidas. La seroconversión se refiere al momento en que aparecen los anticuerpos del VIH en la sangre, normalmente entre una semana hasta varios veces o más después de la infección.

Más de 16,000 individuos en varios países fueron seguidos por una media de 6.3 años. Durante el periodo de seguimiento, murieron 2,571 individuos con VIH en comparación con 235 que sería el número de muertes previsto en la población general.

La tasa de mortalidad pasó de 40.8 por 1,000 personas-años antes de la introducción de TARAA a 6.1 por 1,000 personas años durante el periodo 2004-2006.

Básicamente, no se observó un exceso en la mortalidad en los primeros cinco años luego de la seroconversión entre individuos que se habían infectado por la vía sexual. Sin embargo, durante los primeros 10 años, los que tenían entre 15 y 24 años y los de 45 años o más al momento de la seroconversión tenían tasas de mortalidad más altas.

Los autores calcularon una reducción de 88 por ciento en la mortalidad excesiva durante 2000-2001 en comparación con el periodo previo a 1996. Fue una reducción bastante similar a la de 87 por ciento observada en 1997-2001. En el periodo de 2004-2006, la mortalidad excesiva fue 94 por ciento más baja que los niveles anteriores a 1996.

El estudio no tuvo en cuenta la adherencia a la medicación ni los efectos secundarios, que pueden ser graves.

"El estudio tampoco tomó en consideración los eventos adversos ni la adhesión a la medicación. Tampoco sabemos si a largo plazo se producirán efectos por la acumulación de los medicamentos en el organismo", dijo Horberg.

"A pesar de todos los efectos secundarios [diarrea, nauseas, vómitos y redistribución de la grasa], la terapia TARAA todavía mejora la calidad de vida y la esperanza de vida, que se aproxima cada vez a la de la población sana", afirmó Kolluru. "La prevención es aún el mejor tratamiento para el SIDA y no tiene efectos secundarios".

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre el VIH/SIDA.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Michael Horberg, M.D., director, HIV/AIDS, Kaiser Permanente Health Plan, Santa Clara, Calif.; Srikanth Kolluru, assistant professor, pharmaceutical sciences, Imra Lerma Rangel College of Pharmacy, Texas A&M Health Science Center, Kingsville; July 2, 2008, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined